"El disco nos permitió luchar contra la frustración de no poder encontrarnos"

Afectados por la sensibilidad de un panorama surrealista y singular signado por la pandemia, los músicos de Las Pelotas gestaron desde la virtualidad un espacio de encuentro reparador, un universo paralelo para mantenerse juntos, cerca, unidos. En esos encuentros, la música se transformó en una terapia. Hacer música en casa implicaba probar nuevos instrumentos, diferentes formas de acústica, grabar con lo que se tenía, como se podía, cuando se podía. Con la frescura de lo espontáneo y la pulsión del desafío. En el marco de este proceso surge "Versiones desde casa" donde Las Pelotas aborda canciones de su repertorio en formato acústico.

¿Cómo fue el proceso de realización del nuevo disco?

El año pasado salió nuestro disco de estudio llamado "Es así", en él habíamos trabajado por muchos años y pasado un mes y medio del lanzamiento apareció la pandemia, se vino la cuarentena y nos impidió volver a juntarnos a tocar para presentar el material. Todos los shows que teníamos previsto para el año y las giras quedaron suspendidas. Fue una frustración muy grande para nosotros.

Estábamos muy ilusionados y fue un shock, nos dimos cuenta de que todo lo que habíamos pensado no lo íbamos a poder hacer. Y luego de la desilusión nos empezamos a reconectar musicalmente y como la pandemia nos impedía juntarnos empezamos a mandarnos tracks de audio buscando un camino para revincularnos a pesar de la frustración que sentíamos. Y ahí surgieron versiones de temas que hace mucho que no tocamos o temas que empezamos a hacer de una manera diferente. Después de unos meses nos dimos cuenta de que teníamos material suficiente para un disco y con una estética que permitía llevarlo adelante

¿Qué otros detalles nos puede dar del material?

Son ocho versiones acústicas de nuestros temas -"Cuantas cosas", "Más de todo", "Nunca te jugaste", "Bombachitas rosas", "Siempre estará", "Como una estrella", "Nada es real" y "Victimas del cielo"-, son propuestas sin guitarra eléctrica, ni batería, más despojados y con muchos instrumentos que no son propios de nosotros. Así el disco incluye arpa, chelo, acordeón, hay mucha percusión, son versiones distintas con una sonoridad bien diferente.

¿Cómo fue trabajar en forma remota?

Funcionó bien, la tecnología hoy lo permite, cada uno puede grabar desde su casa. Hoy esto es sencillo por medio de una computadora con micrófono y placas de audio que lo habiliten. Y nos fuimos mandando las cosas, comunicándonos para que todos puedan escuchar y opinar. Obvio que no es lo mismo que estar juntos, es otra experiencia, pero en el resultado se nota la comunión de la banda, porque el oyente no podrá percibir que no estamos juntos físicamente, solo se nota nuestra conjunción musical.

¿Esta situación los conectó de otra manera?

Nosotros pasamos mucho tiempo juntos de gira, en los escenarios o haciendo los discos, el nuestro es un laburo muy colaborativo, de equipo, hacemos un trabajo súper grupal. Y esto de alguna manera es lo mismo pero a distancia. Somos muy unidos y esta fue la manera que encontramos para luchar contra la pandemia y contra la frustración de no poder encontrarnos, de no presentar el disco el año pasado. Fue una manera de reconectarnos nosotros, de relacionarnos con la música y olvidarnos de los problemas un poco.

¿Tuvieron en este tiempo ocasión de volver a presentarse en vivo?

Tuvimos una ventanita de shows en marzo pero fue lo único que pudimos hacer, ya es un año y medio sin grandes presentaciones presenciales. Y fue hermoso encontrarse con el público y tocar en un escenario, ofrecimos una propuesta acústica, sentados, en sintonía con lo que pasa. Es lo que se puede hacer, el "pogo" ya no se puede. Y hay que adaptarse. Esperamos, ya en primavera, poder realizar algunos shows.

Es muy frustrante para nosotros no poder salir a tocar. Te saca de la actividad principal que hacés y no es que esté mal porque las circunstancias así son, somos testigos históricos de una época que no hubiéramos imaginado nunca. Pero es difícil, llevamos más de 30 años viviendo de tocar en el escenario. Y que tu actividad quede suspendida, paralizada es muy complejo. Pero toda esa frustración fue destinada hacia la música, hacia este nuevo disco y reconvertida en canciones que quedaron hermosas, este es disco muy cálido, ideal para escuchar en invierno.

¿Y cómo se llevan con los vivos en redes sociales o los streamings?

Tuvimos una experiencia virtual en el Cosquín Rock, por no nos llevamos muy bien con eso, ninguno de nosotros es un instagramer, no es algo que manejamos. Y no reemplaza a la música en vivo ni al encuentro con la gente, nos cuesta mucho.

¿Cuáles son los próximos planes del grupo?

Ahora estamos muy abocados a la difusión de este disco, para que se conozca hasta que tengamos la ocasión de presentarlas en vivo. Queremos que todos reconozcan este material nuevo, la gente que nos sigue ya está al tanto y nos acompaña.

Uds. vinieron varias veces a Jujuy. ¿Qué recuerdo tienen de nuestra provincia?

Recuerdo la última vez que fuimos porque visitamos varios lugares, fuimos a Purmamarca, a Juella, a las Salinas, hicimos una recorrida hermosa y no podía creer donde estaba porque el paisaje es increíble, tengo un gran recuerdo. Y del público, ni hablar, el recuerdo es genial. Me gustaría mucho volver.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...