Aumentó el precio, pero aún hay stock de carne

Luego de anunciarse el cierre de exportaciones de carne desde el Gobierno nacional, la Mesa de Enlace que lidera la Sociedad Rural Argentina extendió el cese de comercialización hasta mañana. El NOA adhirió mediante la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor) y las sociedades rurales. En las carnicerías locales aún hay stock, pero ya hubo un nuevo aumento de 20 pesos por kilo y no se descartan nuevas subas.

La medida nacional de prohibir las exportaciones de carne por 30 días, que generó la reacción del sector con el cese de comercialización por nueve días, se extendió hasta mañana porque las negociaciones se redujeron a pocos exportadores sin incluir a la Mesa de Enlace y otros actores de la cadena productiva. Apronor planteó que se debe integrar a la mesa de negociaciones a todos los actores de la cadena y poder producir más para aumentar la oferta, que tiende a generar empleo y divisas.

En la capital jujeña la medida rural se acató, sin embargo no hubo desabastecimiento. De hecho, las carnicerías aún cuentan con stock y afirman que lo último que llegó fue con un aumento de 20 pesos por kilo, y debido a que mañana culmina el cese de comercialización, algunos esperan provisión el viernes y creen que vendrá con aumentos.

Piden participación

El secretario Gonzalo Magni, que adhirió a la medida lanzada por la Mesa de Enlace, explicó que hubo alto acatamiento en toda la cadena de ventas. Detalló que no se comercializó en Liniers, en los remates ni en forma privada, y que se levantará mañana la medida para no generar desabastecimiento ni perjuicio a los abastecedores, y por la necesidad de mover a los productores, en cuanto al invernado, por la que hay mucha necesidad de trasladar hacienda, y que el productor pueda seguir activando la cadena para seguir funcionando.

Aclaró que esto no implica que los ceses de comercialización y las protestas continúen, y entiende que la evolución de las negociaciones no depende solo del sector sino también del Gobierno. "Vemos que del Gobierno está complicado, estamos como en una encrucijada porque vemos que no tiene en claro la dinámica del sector. Sostienen que acá hay formadores de precios y que las negociaciones se pueden solucionar de manera simple, limitándose a hablar con cinco exportadores, pero no es así", afirmó Magni, y reiteró que se debe incluir al eslabón productivo en la negociación.

Planteó que se trata de un mercado de "competencia perfecta" con muchos oferentes y demandantes, ya que son más de 300 mil productores en Argentina, aclarando que no hay formadores de precios. "Los 10 frigoríficos más grandes de Argentina no llegan a cubrir el 18% de la faena total, o sea que es un mercado con oferta súper atomizada, con cantidad de carnicerías y una demanda sólo en Argentina de 40 millones de personas", afirmó.

Por otro lado, explicó que hay otros actores del sector productivo, asociaciones y entidades de productores, que piden el cese de comercialización no sólo de la carne sino total, que incluya la soja y pasando por todas las economías regionales. Es que aseguró que se sienten "ninguneados y que les cambiaron las reglas de juego", y cree que es un mensaje adverso que ya paralizó las inversiones en el sector.

La prohibición del Gobierno nacional sigue firme buscando bajar el precio de la carne. La Mesa de Enlace con la Sociedad Rural Argentina, la Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentina (CRA) extendió el cese de comercialización en todo el país hasta mañana.

Cortes de consumo local, 20% de lo que se exporta

En relación al endurecimiento de la postura del Gobierno nacional sobre fiscalización, un nuevo esquema de control sobre las exportaciones, a través de la prohibición de ventas al exterior de determinados cortes, cupos o suba de retenciones, el secretario de Apronor Gonzalo Magni señaló que no están siendo partícipes de las negociaciones. No obstante, ratificó que desde el sector prevén defender a los productores.

“Ellos piensan que con un cierre de exportaciones y con inundar el mercado argentino, con carne que no se consume acá, que son vaca, cerdo, manufactura, acuerdo sería introducir esos animales que se exportan en el mercado interno, sería inviable, la gente acá no consume eso”, aseguró.

GONZALO MAGNI, DE APRONOR

Indicó que eso antes se enviaba a Rusia para hacer chacinados, y cuando estaban cerradas las exportaciones a China y Rusia se hacía corned beef, un paté de carne que se puede tener a temperatura ambiente. Estimó que no se consumirá carne de grasa amarilla, porque hay hábitos distintos. Y sobre exportar pero dejar la carne más consumida en el país, apuntó que supone sólo el 20% de la exportación.

Además, planteó que no es el mismo escenario que en 2006 cuando se tomó una medida similar, donde se producían 83 kg de carne vacuna por habitante por año, pero hoy se produce 68 kg, ya que subió la población y bajó el stock ganadero, por lo que no sobra novillos ni vaquillonas que se consumen en el país y no hay incentivos para aumentar la producción por los insumos dolarizados. Detalló que la cadena productiva se inicia con el criador que se lleva el 28% del producto, el que lleva adelante el feed lot que debe pagar insumos dolarizados, el frigorífico, las carnicerías y el Estado que se lleva el 30%. Asume que es una actividad que tiene márgenes ajustados y ya está en jaque.

Ya hubo aumento de $20 el kilo

En la capital jujeña las carnicerías aseguran que no hubo desabastecimiento de la carne, pese a que la Mesa de Enlace nacional extendió la medida del cese de comercialización hasta mañana. No obstante explican que ya hubo un aumento de 20 pesos por kilo y no descartan que llegue otro el viernes con el nuevo aprovisionamiento.

“En el tema carne no hay problemas, pero lo que cambia mucho son los precios. Esta semana no hubo pero en las semanas anteriores estaba subiendo bastante, 20 pesos por kilo”, aseguró José Sánchez, de una carnicería de calle Patricias Argentinas al 300, sobre el incremento antes de la medida. El propietario de la carnicería prevé recibir carne el sábado de sus proveedores, y estima que volverá con nuevo aumento. Expresó por tras el último aumento actualmente el kilo de filet está a 995 pesos, el de asado especial 935 pesos, que son los cortes más caros. Mientras los blandos especiales, entre ellos cuadrada, a 840 pesos y paleta a 720 pesos. En tanto, su par de una carnicería del barrio Ciudad de Nieva, Santiago Dupont, coincidió en que no hubo faltante de carne por la medida, y explicó que les llegó con aumento de 20 pesos por kilo, e indicó que es muy probable que vuelva a aumentar.

Por ello ahora el kilo de asado está a 935 pesos y el blando especial a 970. “Nosotros estamos bien por ahora, tranquilos. Como la empresa tiene su propio establecimiento con ganado y hacienda no tuvimos problemas. El precio sí subió la semana pasada, por mercadería 10 a 20 pesos”, explicó Gustavo Álvarez de una carnicería de Almirante Brown al 400. Planteó que los precios de oferta son del blando especial a 650 pesos, el vacío 750 pesos, asado consumo a $350, blando especial a $915 y los jueves a 650 pesos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...