Junio comienza con un nuevo aumento que afecta al bolsillo de las familias jujeñas, el gas domiciliario subió un 6% para uso residencial, 4% para pymes y 20% para las industrias o grandes comercios. Proconsumer, entidad de Defensa del Consumidor, dio recomendaciones de cómo controlar que las subas se facturen de forma correcta.

El lunes pasado el aumento fue oficializado a través del Boletín Oficial; el último incremento había sido de 29%, en abril de 2019. Desde entonces se mantuvieron congeladas y generaron una caída de la inversión en nuevos pozos de gas, que implicó una caída en la producción. Para detener el declino, el Gobierno debió lanzar el año pasado un nuevo programa de estímulo, el Plan Gas.AR.

En Jujuy se estima que el consumo promedio por una familia tipo es entre 1.500 y 2.000 pesos, tomando la cifra de 2.000 pesos el aumento sería de 120 pesos por mes.

La titular de Proconsumer en Jujuy, Asociación de Protección de Consumidores del Mercado Común del Sur, Claudia González, en diálogo con El Tribuno de Jujuy indicó que ante la modificación de las tarifas es necesario tener en cuenta algunos puntos para poder controlar que la facturación sea correcta. Dijo que ante la falta de instrucción sobre cómo leer una factura muchas veces los consumidores no discriminamos entre lo que corresponde a consumo y lo que corresponde a impuestos porque solemos solo mirar el monto final sin comprender de qué se trata un nuevo aumento en la factura.

Ante esa situación, indicó que en todos los servicios públicos las facturas deben contar con un mínimo de información establecida por la Ley de Defensa del Consumidor, es así que en la factura del gas deben estar consignados en el costado izquierdo de la factura, el consumo promedio, la medición del periodo facturado y el detalle del costo por metro cúbico consumido. La factura debe consignar la fecha de lectura del medidor, para controlar qué consumo corresponde al periodo facturado y debe consignar cuál es la tarifa vigente para la fecha facturada.

Para poder leer correctamente la misma es necesario hacer una comparación entre el consumo promedio de meses anteriores y poder constatar que el aumento se aplica sobre el mismo consumo.

Para tener un control del consumo, se recomienda hacer una revisión a través de un gasista matriculados una vez por año del funcionamiento de los artefactos. Además, realizar la regulación de termostatos, reducir filtraciones de aire, usar artefactos clase A, el uso de aireadores de agua. Y si a estas medidas agregamos mejoras en la aislación térmica de paredes y techo, el ahorro de gas podría llegar hasta el 50 o el 60 por ciento.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...