En Jujuy no hubo aumentos en el precio de la carne

Ante el reciente anuncio nacional de la prohibición transitoria de la exportación de ciertos cortes de carne y tras el cese de la comercialización del sector productor por tres semanas, en Jujuy el precio de la carne tuvo un comportamiento disímil. Solo en un par de carnicerías hubo aumentos y todos coinciden en una baja demanda. La Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor) rechaza la medida nacional y estima que afectará a toda la cadena productiva y al consumidor.

La medida del Gobierno nacional tendiente a bajar los precios de la carne fue rechazada por la mesa de enlace quien suspendió la comercialización por tres semanas, y ahora considera nefasta la decisión del Gobierno por lo que analiza medidas de fuerza. La restricción de exportaciones de carne ahora es del 50% hasta el 31 de diciembre, no se podrá vender al exterior los cortes más demandados en el país y promueven un programa para aumentar la producción, algo que para Apronor es contradictorio.

En Jujuy, pese a lo que se anticipaba, no aumentaron los precios en general, sin embargo las ventas siguen siendo bajas y eso se le atribuye al menor poder adquisitivo de la gente.

"No nos afectó, no hubo aumento. Acá el último aumento fue mucho antes de la medida. El último fue del 5% y a pesar del aumento de combustible nosotros no lo reflejamos en el precio de la carne. Tenemos frigorífico en Santa Fe", explicó Miguel Vilte de una carnicería de calle Escolástico Zegada. Allí el precio de la carne ronda los 620 pesos, asado 480 pesos y los cortes más requeridos son picana y sobaco a $480 el kilo. Estimó que la demanda está sostenida y crece levemente por sus precios competitivos.

En el mercado central, el aumento fue disímil. En uno, ayer la carne sí llegó con un aumento de 5 pesos por kilo y las achuras, 20 pesos por kilo. "Por el momento las medidas que se van tomando van a tardar en impactar, que baje la carne es más difícil, hoy vino con aumento de 5 pesos más pero sumado en los distintos cortes es importante. Esperamos que baje", afirmó Miguel Juárez. El precio del asado ahí ronda entre 800 y 1.000 pesos, blandos especiales de 720 a 1.000 pesos. Estimó que con la medida del Gobierno los que más se beneficiarán con esos cortes que se exceptuaran en la exportación son los supermercados, porque las carnicerías independientes traen media res.

"Antes por el paro de ganaderos aumentó pero volvió a bajar y está en el mismo precio. Por kilo 30 pesos y bajó 20 pesos por kilo", explicó Reynaldo Chávez, de otro local del mercado.

Explicó que el asado llegó a 1.000 pesos el kg y ahora está a 950 pesos, y los blandos están desde 850, la bola de lomo a 950, la pulpa a 980 pesos. "Para el Día de Padre vendimos lo que no vendíamos en el mes. Ahora poquito está llevando la gente, lo más económico, blando para hacer guisos, puchero y el asado lo que queda", precisó.

Mientras para Abraham Elias Zelaya, propietario de una carnicería de calle Santiago del Estero, los aumentos vienen desde antes y la demanda, que comenzó a bajar en el 2020 debido al poco consumo, repuntó pero no se recuperó, por lo que, sumado al alquiler, tuvo que dejar de tener tres empleados y ocuparse solo junto a su hija. "Desde julio del año pasado subió mucho. Antes cuando no se vendía, los mismos frigoríficos empezaban a bajar el precio pero después volvía a repuntar, y ahora es al revés, no hay ventas pero igual sube", dijo y aclaró que no se incrementó en las últimas semanas por la medida contra las exportaciones, que estimó negativa.

En tanto, en una carnicería de calle José de la Iglesia, Silvia Guzmán explicó que en las últimas semanas la carne no aumentó pese al cese de comercialización. "La venta se mantiene porque están los precios accesibles", dijo. Allí comercializan el asado a 650 pesos.

“Es una de las peores medidas”

El pasado 20 culminaron los 30 días de suspensión de exportaciones y el Gobierno nacional ahora decidió la exportación del 50% de la cantidad respecto a lo exportado en el 2020. “Pensamos que es una de las peores medidas que se pudo haber tomado”, explicó Gonzalo Magni, de la Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor). La medida también plantea un plan ganadero tendiente a aumentar la producción; y por otro lado hasta el 31 de diciembre que no se exporte media res, cuartos con huesos y cortes de asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

Sobre la exportación del 50%, Apronor considera una muy mala decisión por entender que el país necesita divisas y porque repercute en el ánimo del productor y en la inversión, que aseguró se paralizó y en la producción mixta se están volcando al agro. “La medida pone en jaque a pequeños y medianos productores; más a los que están en el NOA que son campos más difíciles, con producción de alimentos más complicada porque los rindes son muy inferiores al Sur y tienen insumos dolarizados y más caros”, dijo.

En torno al plan ganadero anunciado por el Gobierno que apunta a pasar de la producción de 3 millones de toneladas (tn) para llevarla a 5 millones de tn consideró: “Suena contradictorio cerrar al 50% las exportaciones y querer producir más. De por sí con ese cierre del 50% de las exportaciones mucha de la producción que no se va a poder colocar porque están cerrando los mercados, entonces mucho menos se va a poder colocar si hay excedente en la producción”, afirmó Magni.

Planteó que Apronor y todas las entidades del campo consideran una medida nefasta que se rechaza. Entiende que el excedente que haya no se podrá vender, y que no hay ganaderos que piensen en producir más sino al contrario, y esto llevaría a que el productor pierda al bajar su rentabilidad al producir menos. Y el Estado perdería en recaudación, y el frigorífico con el 50% su actividad estará frenada y deberán reducir operarios. “La gente pierde porque se le va a reducir la oferta que ya es acotada, y a mediano plazo la carne va a terminar subiendo”, explicó.

Se analizan medidas de protesta

“Desde la mesa de enlace y las entidades, actualmente se está consultando a las bases a ver qué medidas tomar, se está pensando en algunas medidas de protesta porque es un ataque en el sector productivo en su conjunto”, afirmó Gonzalo Magni, de Apronor. Planteó que la demanda viene bajando y está actualmente en un promedio de 45 kilogramos (kg) por habitante, mientras hace un par de años estaba en 60 kg.

Explicó que un productor cobra el kilo de carne a 200 pesos, y de los 600 a 800 que está la carne, tiene una utilidad neta de no más de 20 pesos, es decir que no tienen un margen atractivo. Consideró que son medidas que obedecen más al plan electoral. Explicó que buscan hacerlo dentro de la comisión sectorial, que es la primera participación que se les da a las entidades del sector productivo ya que antes se negociaba con el Consorcio ABG, el sector frigorífico que solo un eslabón de la cadena, ratificó que el sector lo rechaza.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...