Historia, arte y  arquitectura

 

Fernando Villanueva gerente general de Villanueva e hijos realizó un repaso del desarrollo de la obra arquitectónica.

‘Nos propusimos contar la historia de Jujuy a través de distintos sucesos históricos que consideramos significativos y lo hicimos a través del arte.

Queríamos mezclar arte, historia y arquitectura y lo pensamos como un proyecto que aporte valor adicional a lo que busca el inversor inmobiliario y la gente que busca para irse a vivir. Un edificio es mucho más que un hecho arquitectónico, es un hecho urbano que cambia todo lo que sucede alrededor. Porque aporta más vida, mayor cantidad de movimiento a la zona, es un hecho social porque dentro del edificio se genera una nueva comunidad, también es un hecho económico porque genera por un lado múltiples puestos de trabajo ya sea directo, de la obra en construcción y de todo lo que sucede después.

Creo que sumarle a todo esto un hecho cultural y traer a la luz la historia era un valor agregado que no tenía precedentes en la ciudad.

¿Cómo se proyectó y cuál fue la idea para desarrollarlo?

Hace un tiempo que veníamos conceptualizando los proyectos y lo veníamos logrando, dándole una identidad cada vez más marcada a cada proyecto. En esta ocasión queríamos doblar la apuesta donde fueron momentos de mucha creatividad con un equipo muy lindo, con el que veníamos trabajando muy bien, donde participa activamente Luciana Fermi que es la responsable de marketing de la empresa.

También se nos juntó que teníamos pendiente hacer algo con Ariel Cortez, con el que tenemos una amistad hace bastante tiempo y que creo forma parte activa de la cultura jujeña. Es un artista que colabora permanentemente con otros colegas para difundir el arte andino y, conversando, en distintas reuniones que tuvimos surgió la idea de que queríamos contar una historia con el arte de Ariel. Y al ser historia queríamos que fuese significativa.

Cuando logramos la ubicación para la materialización del proyecto entendimos que la historia que teníamos que contar en ese lugar era la de Jujuy, durante todo el proceso nos fuimos acercando a distintos historiadores para aprender, para buscar cuales eran los sucesos importantes que queríamos contar y ahí nos encontramos con Diego Citterio, que además de ser un amigo, es una persona muy formada, es muy generoso con sus conceptos. Él trabaja en el Conicet, historiador e investigador, al que le tengo un respeto profesional muy alto. Ahí se armó el equipo, Luciana Fermi, Diego Citterio, Ariel Cortez y yo, logrando que el concepto saliera muy fácil. Nos propusimos que la arquitectura y el producto final de los departamentos estén a la altura de las circunstancias por eso, en primer lugar participó el arq. Sebastián Fugaza, quien formaba parte del equipo de desarrollo y luego le pasó la posta a la arq. Roció Rojo.

¿como se comercializó?

La venta en este proyecto fue todo un desafío ya que de un momento para otro nos tuvimos que reinventar y pasar a una atención 100 % online, El equipo de asesores comerciales encabezado por Carlos Chaile, lo superaron de la mejor manera y hoy continuamos con una atención mixta con solicitud de turnos y todos los cuidados. Logramos un edificio muy funcional, de primera categoría que es muy lindo arquitectónicamente, tiene espacios muy luminosos y amplios cuenta con asadores en balcones y cuenta con

un sistema de colector solar en la azotea que permite calentar el agua sanitaria de los departamentos de una manera más sustentable. El edificio ya se encuentra todo vendido a excepción de una sola unidad, nuestro modelo de negocio es de ‘Venta en Pozo‘, esto significa que vamos vendiendo las unidades a medida que vamos construyendo, eso le permite al inversor comprar a un precio menor de lo que cuesta una unidad terminada.

¿cuáles son los valores que resguarda este edificio?, sobre todo por pertenecer o estar muy cerca del casco histórico de la ciudad.

Torre Murguía viene a valorizar una zona muy importante de la ciudad a jerarquizarla, es un sector de la ciudad que está creciendo mucho.
Creo que con el tiempo se va a convertir en un icono de la ciudad no solo por las obras que están en sus pasillos, sino también por el mural que está en la puerta, la arquitectura y la fachada que tiene. Como empresarios nuestro rol es ofrecer al mercado jujeño obsiones de negocios que le den valor no solo económico sino con una mirada más integral. Creo que torre Murguía es un proyecto en el que más hemos logrado esa mirada adicional al mercado y hoy nos llena de orgullo.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...