Las gestiones y la campaña se cruzan sin piedad

La semana fue terrible, ocurrieron tantas cosas, y como la última se devora a la anterior, que se vuelve muy difícil fijar una síntesis clara. La frase de la semana, aunque pronunciada por al presidente Alberto Fernández hace más de un año, fue: "Prefiero 10% más de pobres y no 100.000 muertos", ignorando sus preferencias, hoy el Covid instaló ambas tragedias en el país. El "caso Cuba", una explosión popular por la libertad, alimentada por las carencias elementales para la vida de los cubanos, también estalló en Argentina. El Presidente intentó escapar por la tangente confesando no estar al tanto de la realidad en la isla, y sólo logró desatar otro vendaval entre los que lo atacan y los que intentan defenderlo.

El dólar blue cotizó a $ 179 redoblando las razones de la inflación, que en junio fue de 3,2% (en Jujuy 3,4%), llevando el estimado anual a 50,3%. Lo dramático es que lo que más aumentó fueron alimentos y bebidas, y que la presión es tal que cada día algo se sale de madre: el Gobierno debió autorizar la suba del 5% de los servicios de telefonía, internet y tv cable, y lucha para licuar la pretensión del 26% de las prepagas que demuestran hasta 300% de aumentos en insumos médicos y de aparatología, más una suba más moderada de los salarios del sector. Mientras el país aguarda la decisión de los jueces del TOF 8, López Iñíguez, Obligado y Michilini, quienes acatarían la exigencia de Cristina Elisabet Fernández de declarar nulo el juicio por el memorándum con Irán, luego del altisonante acting político donde atendió desde los camaristas que jugaban al tenis con Macri hasta los fondos buitres, sin mencionar al magnicidio del fiscal Nisman ni al fondo de las acusaciones. A favor del Gobierno juega la llegada de vacunasde China, Rusia, India y hasta las que donó el presidente Joe Biden, que vienen a aliviar los efectos de la pandemia y que deberán distribuirse y aplicarse en todo el país de la manera más urgente posible.

El "caso Bolivia" fue detonante de un escándalo con derivaciones. El actual Gobierno del Estado Plurinacional vecino del presidente Luis Arce Catacora, la embajada argentina en La Paz a cargo Ariel Basteiro y el Gobierno argentino denunciaron pública y penalmente a Mauricio Macri, sus exministros Patricia Bullrich y Jorge Faurie, y al entonces embajador, el jujeño Normando Álvarez García, por el supuesto envío de pertrechos bélicos que el gobierno de facto de Jeanine Áñez habría utilizado para reprimir a la población luego de la caída del gobierno de Evo Morales.

JxC salió a rechazar el ataque, buscando reducirlo a una maniobra electoral K. Pero fue Gerardo Morales quien sobresalió con una respuesta tan altisonante como furibunda. En primer lugar estrenó la condecoración de la Orden del General Manuel Belgrano para adornar el pecho del exembajador, hoy ministro de Trabajo de Jujuy, a quien declaró ciudadano ilustre por el mérito de haber salvado vidas -aún a riesgo de la propia- de exfuncionarios de Evo Morales que eran "cazados" por esbirros del nuevo gobierno, y a ciudadanos comunes, funcionarios y periodistas argentinos a los que refugió en la embajada y ayudó a escapar, hechos estos rigurosamente ciertos.

El envío a Bolivia de los citados pertrechos, también cierto y comprobable, quedará en manos de la Justicia de ambos países. Envíos de los que el propio embajador quizás no haya tenido conocimiento, al menos no en los turbulentos días que se vivían en la Bolivia de finales del 2019. Muchos criticaron al GM de exagerar la reacción en defensa de su correligionario y gran amigo de la vida y de las luchas políticas, pero el GM justificó su rabia disparando munición pesada al gobierno kirchnerista: "Algunos sectores (SIC) del Gobierno nacional debieran concentrarse en gobernar y no en armar una épica y esta mentira barata, y en no discriminar".

En una parte sustanciosa de su mensaje en el Salón de la Bandera, denunció que "le venden mucha carne podrida al Presidente, quien por cierto me llamó" y reveló el breve diálogo: "-Me dijo el propio Alberto Fernández que el Gobierno nacional reconoce la labor de "Chiqui" en la embajada...", "-Sí, pero lo mismo lo están denunciando penalmente...", "-Bueno, pero decile que se quede tranquilo, que sabemos lo que ha hecho en la embajada...". Surgen interrogantes: ¿el Presidente de la Nación conocía previamente estas denuncias?, ¿las comparte y las avala?, ¿o son producto de sectores internos con vida propia dentro del Gobierno? Abonando estas dudas, el GM atropelló al actual embajador Basteiro, dirigente sindical ultra-K, quien ya fue embajador del gobierno de CEFK, en La Paz, entre los años 2012 y 2015, como inspirador del episodio que involucra hoy a Jujuy. La pelea continúa.

Más allá de esto, el GM y su equipo están a punto de anunciar los candidatos que llevará el reconstituido Frente Cambia Jujuy a las Paso. Arrecian las versiones, pero se mantiene la original que hablaba de la idea de promocionar algunos ministros o funcionarios. Y sigue siendo tal el optimismo post 27-J, que los más acelerados siguen afirmando "vamos por los tres lugares". La última filtración de las reservadísimas reuniones del FCJ casi aseguraban que quedarían fuera todos los pequeños partidos socios, el PRO y Lyder entre los más notables, y que irían dos radicales "de paladar negro" y un peronista que consolide la vieja alianza del 2019. Mario Pizarro, secretario de Energía, Natalia Sarapura, ministra de Desarrollo Humano, y el mismísimo vicegobernador y jefe del Frente Primero Jujuy, Carlos Haquim, serían los elegidos.

En el Frente de Todos/PJ sigue el misterio. A los nombres conocidos, cada hora se agrega un postulante (o un autopostulado), pero los que inicialmente trascendieron se mantienen aunque algunos juegan con el orden de los candidatos. También con renovados bríos los peronistas apuestan que la ola nacional que preparan Fernández y Fernández, más el esfuerzo local, los lleve nuevamente a la victoria y puedan lograr al menos dos de los tres diputados en disputa. El FdT nacional, sin pudores, va por los 7 u 8 diputados que le faltan para alcanzar los números dorados que le den la autonomía de quórum para los dos años que vienen. Y en el "poroteo", cada candidato vale su peso en oro y a esa victoria apuntan su táctica y su estrategia. Y especialmente el norte, Jujuy incluido, están los objetivos alcanzables, y ese fue uno de los temas sobre el que giró el análisis entre el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y el presidente del PJ jujeño, Rubén Rivarola. Para eso, claro, la unidad es clave. Los que esta vez jueguen en contra del Frente de Todos, ya excederán la pelea doméstica y personal que armaron en contra del RR, y estarían boicoteando al proyecto nacional K. ¿Se animarán?

Por la Izquierda, otro interrogante: ¿insistirán con Alejandro Vilca, referente sobresaliente del FIT, o apostarán a Gastón Remy, multicandidato y único ganador de las últimas elecciones provinciales?

Las gestiones de gobierno y las campañas electorales, más que nunca, se cruzan sin sensatez y sin piedad. El lema parece ser: Un voto vale todo...

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...