Día del Amigo desde la literatura de Jujuy

Por Jorge E. Albarracín

Hace 12 años en el Día del Amigo, partía silenciosamente don Andrés Fidalgo, hombre comprometido con la literatura de Jujuy, desde su obra y en relación a los demás creadores en el mismo ámbito. Cinco días antes se había despedido Miguel Ángel Pereira, otro gran amigo de las letras y que había accionado junto a Fidalgo en el ámbito institucional de los escritores de Jujuy; y ambos, fueron fundadores de la entidad local y partícipes de diversas publicaciones con iguales fines.

Hoy como ayer, los recordamos como Amigos Creadores y seres humanos preocupados por dejar huellas que trasciendan sus días, en sus obras y en sus actos. Quedan sus libros como testimonios de sus pensamientos y creaciones. También quedan, para todos aquellos que tratamos y conocimos personalmente a ambos escritores, los momentos positivos que debemos recuperar, en esa búsqueda insomne de llegar a un mundo ideal, donde todos los hombres se abracen solidarios, se reconozcan más allá de las diversidades y de los intereses materiales.

Fidalgo y Pereira dejaron mensajes, para la continuidad de la luz, en un paisaje creativo, donde la palabra escrita nos lleva a descubrir lo profundo del drama humano, el sentido de su existencia y su finitud inexorable.

Porque ambos amigos han sido hombres de letras y orgullos de nuestra amada tierra jujeña, son merecedores que los recordemos con sus propias palabras y por eso, de Andrés Fidalgo elegí: Jujuy VII a Esteban Echeverría: "Celebrando la gente y el paisaje / de esta provincia, niña de la altura, / yo creí exaltar el fiel linaje / de la patria raigal, su estirpe pura. // Al cantar la comarca, el paisanaje, / los infinitos campos en su dura / labor, la corta vida que aquí traje, / quise testimoniar con voz madura. // Pero no fui entendido. El mundo digno / que propusiera de diversos modos / quedo, bajo anatemas, sepultado. // Y ahora, escaso de fuerzas, me resigno / sin esa tierra que me diera todo, / a la cruel condición del expatriado". (De aproximaciones a la poesía - 1990 - página 25).

De Miguel Ángel Pereira, de su libro "De Aquí" (1959 - página 59) elegí un fragmento de "Los Humildes": "Porque tienen el corazón limpio y las manos sucias de trabajo. Dolido el cuerpo de fatigas y cansada la vida de injusticias. / Porque tienen el alma abierta a cabales entregas generosas y cerrado el pecho a mezquinos intereses.

Ingenua fe de niños y bondad genuina aflorando de continuo. / Porque sienten y no piensan como el sol la luz que da y sus colores y hay en ellos una fecunda lealtad de tierra germinada. / Porque tienen la mansa generosidad del río que se desborda fertilizando y la bravura de sus crecidas impetuosas. / Porque hay en ellos la sufrida permanencia del árbol en la playa dando sombra y leña sobre piedras y corrientes. Humildad de flor silvestre y guardado silencio de montaña. / Por eso estoy con los humildes...".

Reconocemos en este 20 de julio, en el Día del Amigo, las palabras de Andrés Fidalgo y Miguel Ángel Pereira, como la mejor impronta para recordar "una fecha de todos" y en particular de estos dos grandes de las letras de nuestra provincia, que hoy, en esta época de tanta tristeza, por la pandemia que vivimos, y por todos los amigos que se fueron para siempre y se hacen presentes y nos alientan a continuar con el más hermoso de los cantos: el canto a la vida.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...