GABRIELA GONZALEZ ALEMÁN
Dra. en Genética del Comportamiento

 

El 22 de julio se celebra el Día mundial del cerebro con el objetivo de dar a conocer la importancia de la actividad cerebral y concientizar acerca de enfermedades que suelen pasar inadvertidas. Este año, está dirigido a la concientización sobre la enfermedad de Parkinson. Un trastorno que se creía que afectaba exclusivamente a la motricidad, pero que genera múltiples dificultades como alteraciones en el sueño y en la cognición.

El cerebro es uno de los órganos vitales del cuerpo, es el responsable de los pensamientos, las acciones, las relaciones y la expresión de la personalidad. Cualquier estímulo que ingresa por los sentidos, se procesa en nuestro cerebro y genera actividad mental y comportamiento.

Muchas enfermedades neurológicas pueden prevenirse e incluso evitarse. Para eso, tenemos que cuidarnos en varios aspectos. La dieta, el sueño, la actividad social e intelectual son sólo algunas de las cosas a tener en cuenta.

Es indispensable llevar una vida intelectual activa. Leer a diario, por lo menos media hora y si es posible, también escribir. Para que el cerebro trabaje tenemos que salir de nuestra zona de confort, esto hará que generemos nuevas conexiones, aumentemos nuestra flexibilidad y mejoremos las funciones mentales.

Es importante relacionarnos con otras personas. La vida social pone a punto el funcionamiento cerebral, lo mantiene activo y sano.

La tecnología es útil y nos ahorra mucho tiempo, pero nos quita motivos para usar el cerebro. Dejemos que sea una herramienta que nos lleve a ir más allá con el pensamiento en vez de usarla para pensar menos. Para que el cerebro funcione necesita combustible. La alimentación es un factor central. Se suele aconsejar la dieta mediterránea rica en pescados, verduras y frutas frescas de estación, frutos secos y aceite de oliva porque son alimentos que protegen al cerebro de las proteínas tau y beta-amiloide vinculadas al desarrollo del Alzheimer.

La hidratación también es importante. Se comprobó que un 1% de deshidratación es suficiente para tener trastornos cognitivos. Por eso, entre un litro y medio y dos litros de agua al día nos ayudan a mantener el cerebro hidratado. No hay que descuidar el sueño. Es importante dormir entre seis y ocho horas. El cerebro necesita reparación después de un día de actividad. También conviene manejar el estrés y para eso, la risa es un gran aliado.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...