Hoteles con ocupación plena en Purmamarca

PAMELA LÓPEZ

Purmamarca sigue siendo uno de los destinos más elegidos por los turistas y en estos días de vacaciones de invierno se recibió a una gran cantidad de visitantes que recorren sus callecitas de tierra y los imponentes paisajes, y disfrutan de su gastronomía y de las artesanías.

El receso invernal arrancó con buenas proyecciones en los diferentes sectores para reactivar la economía local. Los establecimientos hoteleros, en su mayoría, están con una ocupación del 100% y con reservas hasta el 31 de este mes.

Durante los últimos días el arribo de visitantes fue más notorio y se puede observar a cientos de turistas que recorren los principales sitios como la plaza 9 de Julio, el algarrobo milenario, el mirador El Porito, el Paseo de Los Colorados y las Salinas Grandes.

Por supuesto que llegar hasta Purmamarca y otras localidades de la Quebrada es motivo también para degustar las exquisitas comidas regionales que se ofrecen en los restaurantes, con distintas variedades.

Uno de ellos es el restaurante Kuntur, ubicado a metros de la plaza central. "La verdad que en estos últimos días se notó mucho la diferencia de lo que veníamos teniendo, nos visitan turistas de todos lados y a veces nos quedamos sin lugar, sin mesas, en los horarios picos", contó Agustina Agüero, del mencionado local gastronómico.

Asimismo, detalló: "buscan muchos platos regionales como llama al disco, cabrito a la parrilla y cazuela de cordero, entre otros platos. Actualizamos un poco los precios porque subió todo, pero tratamos de mantenerlos porque sabemos que estamos pasando una situación difícil", agregó.

En el sector comercial, muchos puestos de artesanías y locales coincidieron en que las ventas aumentaron con respecto a los últimos fines de semana, pero que se mantienen con venta de artesanías y souvenirs pequeños, la gente se restringe un poco más que antes a la hora de comprar, pero lleva sus recuerditos.

"La gente lleva regalitos chicos, recuerdos, algunos por el frío compran buzos, camperas, algunos aguayos, mantitas, es diverso, pero más salen las cosas chicas. Estamos vendiendo, a comparación del año pasado que estuvimos encerrados, ahora podemos trabajar", comentó Mirta Valdiviezo.

"En mi caso no subí los precios porque estamos en una situación crítica, también porque yo me pongo hacer las chuletas, las vinchas, almohadones, las tulmas, los atrapasueños, entonces al producirlos nosotros podemos mantener los precios", agregó. Por otro lado destacó que la gente al comprar usa el barbijo, trata de no tocar, se coloca alcohol en gel y respeta la distancia, es decir, que se respetan los protocolos de bioseguridad.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...