Las estadísticas, tanto nacionales como provinciales, no hacen más que confirmar lo ingrato que se ha vuelto ir de compras a fin de contar con lo indispensable para alimentar a la familia a lo largo del mes. Cada vez se precisa más dinero.

En junio pasado, cerrando el primer semestre 2021, en Jujuy fueron necesarios $ 63.000,46 para que un hogar de cuatro integrantes no fuera considerado pobre. Un año atrás con $ 39.935,56 se podía adquirir idéntica cantidad de cosas.

Mientras que la valorización de la Dirección Provincial de Estadística y Censos reflejó que una familia de dos adultos y dos niños requirió

$ 29.496,58 para no caer en la indigencia. Es decir que con ese monto apenas se pudo cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA) local. Un año antes hacían falta $ 17.992,87.

Las subas persistentes en los alimentos y bebidas hicieron que el mes pasado la CBA se incrementara 4,2% respecto a mayo en la provincia, y la Canasta Básica Total (CBT) -que agrega bienes y servicios no alimentarios- 3,5 %.

Al analizar los últimos doce meses en los comercios jujeños, las mayores variaciones para no caer en la indigencia se dieron en diciembre del 2020 con el 8,9% y en enero pasado con el 8%. Seguido por octubre con el 6% y noviembre 2020 con 5,5%.

Mientras que la línea que define la pobreza, es decir la CBT, tuvo sus mayores ascensos en enero pasado con 7,5% y diciembre 2020 con 7,3%. Seguido por octubre con 4,7% y con 4,5% noviembre 2020 y marzo 2021.

En el caso de las familias jujeñas que están compuestas por dos adultos y tres niños durante junio le hicieron falta $ 32.073,95 para no caer en la indigencia y $ 68.505,35 para no ser indigentes. Mientras que un hogar de tres miembros (una jefa de 35 años, su hijo de 18 y su madre de 61) precisó $ 23.291,80 y $49.747,93 respectivamente.

La explicación desde las esferas nacionales

El Ministerio de Economía apuntó que “el mundo está atravesando un momento particular, en un contexto de pandemia que afecta globalmente a la economía”. “El aumento de los precios de las commodities en el mundo, que afectan entre otras a las principales exportaciones argentinas como la soja, maíz, trigo y girasol, impactan también en los precios de los alimentos que se comercializan en el mercado interno”, se explicó.

Se destacó que “el incremento en los precios internacionales se traslada a los precios locales impulsando su alza por el "shock’ externo”, aseguró la cartera que dirige Martín Guzmán. “Esta inflación desordenada es un fenómeno nuevo y propio de la pandemia, no sólo en Argentina, sino que está haciendo que a otros países también se les complique cumplir con sus metas. Por ejemplo, Estados Unidos tenía un target de inflación establecido del 2,0%, y hoy la inflación observada es de 5,4%, encontrándose en máximo desde agosto de 2008”, aseguró.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...