Envenenó a dos jóvenes por una cuestión de celos

Una cuestión de celos casi termina con la vida de un joven deportista de Cieneguillas, departamento Santa Catalina, y la de un menor de edad que nada tenía que ver con la situación.

Todo ocurrió en la mañana del viernes, cuando E. Martínez, de 18 años, debía viajar a una competencia atlética en la capital jujeña.

Ese día, un "amigo" ofreció llevarlo desde Cieneguillas, distante a 40 kilómetros de La Quiaca, hasta esa ciudad. En ese ínterin un menor de edad subió al mismo vehículo.

Transcurría plena mañana de esa jornada, y al arribar a La Quiaca, el conductor, identificado

como N. Ramírez, les ofreció convidarles un jugo, por lo que sirvió un vaso lleno a Martínez y la mitad al menor.

Luego sin mediar otras palabras les dijo que debía ir a otro lugar, por lo que los viajeros quedaron en la zona oeste al ingreso de La Quiaca.

Transcurridos varios minutos, tanto el joven de 18 años como el menor de edad comenzaron a sentir malestar y fuertes dolores abdominales, al punto de perder el conocimiento.

Un familiar los trasladó inmediatamente al hospital "Jorge Uro", donde fueron atendidos con la premura del caso por los profesionales del nosocomio puneño.

Ambos quedaron internados, en observación, y tras el trabajo de los profesionales se recuperan favorablemente.

Después del incidente los familiares radicaron la denuncia en la seccional 17° del pórtico boreal patrio, que labró las actuaciones primarias y luego todo fue remitido a la Brigada de Investigaciones La Quiaca.

Los detectives pudieron establecer que el conductor N. Ramírez (18) fue hasta Cieneguillas con la excusa de trasladar una máquina de soldar hasta La Quiaca, y después ofreció el viaje a su víctima.

Cuando llegó a destino, y con premeditación, convidó un vaso de jugo, el cual contenía un poderoso raticida, a Martínez.

Las razones, según relató la víctima a El Tribuno de Jujuy, "es por una joven con quien yo tenía una relación anterior, eso fue antes de las vacaciones de invierno. Después que bebí el vaso recién sentí un sabor raro. Por suerte me trajeron rápido al hospital, sigo internado. Al menor que venía conmigo le hizo menos efecto, nunca sospeché que podía pasar algo así", sostuvo desde el nosocomio quiaqueño Martínez.

Las actuaciones, con detenido de por medio, están a cargo de la comisaría local.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...