"La película apuesta a llegar a los laburantes"

"La Sesenta - Crónicas de una lucha obrera" es un documental nacional realizado por el colectivo audiovisual "Silbando Bembas" y exhibe desde el interior cómo un grupo de delgados sindicales del sector del transporte pelea férreamente por justicia y mejores condiciones laborales.

El filme está basado en el libro "Sesentazo - Crónicas de un lockout", de Santiago Menconi y es narrada por él mismo quien trabaja en la Línea 60 de colectivos de la ciudad de Buenos Aires tras los hechos ocurridos en septiembre de 2016 cuando su compañero David Ramallo muere aplastado por un vehículo que estaba arreglando a causa de la precariedad en la que se desempeñaba. El relato tiene anclaje en este hecho particular pero el filme reconstruye en pantalla los inicios y el devenir de una dura y compleja lucha de años por mejores condiciones laborales.

¿Qué nos puede contar sobre el colectivo audiovisual "Silbando Bembas"? ¿Cuál es su metodología de trabajo?

Somos un colectivo de cine militante, retomamos el legado de distintas experiencias de Argentina y Latinoamérica como por ejemplo el cine de la base de Raymundo Gleyzer porque consideramos que a las artes visuales como una herramienta más que se puede poner al servicio del sector de los trabajadores o del movimiento feminista o para asuntos políticos. Como colectivo nacimos en el año 2007 y desde ese momento hasta hoy hemos generado material para un sinfín de lucha de trabajadores, entre ellos están los trabajadores de la Línea 60 que desde el 2015 estuvieron en un conflicto muy importante, el llamado conflicto de los 42 días.

Y sobre nuestro funcionamiento vale decir que somos un colectivo compuesto por compañeros que venimos del audiovisual, formados en distintas facultades o autodidactas y lo que hacemos es organizar reuniones para discutir cómo abordar determinadas ideas y nos vamos dividiendo los roles y rotando en función a lo que se necesite para cada proyecto con la intención que todos los integrantes cumplan todas los papeles de la realización audiovisual.

¿Por qué eligieron el caso de los trabajadores de la Línea 60?

Nosotros lo primero que hacemos es debatir cuál es la lucha o el conflicto de los trabajadores al que podemos acercarnos y que material audiovisual podemos aportar que venga bien para esa lucha un curso. En ese sentido en 2015, lo que sucedía era que los trabajadores de la 60 estaban dando una pelea fuertísima contra 53 despidos, la empresa Dota había realizado un lockout patronal y dejaron en la calle estos trabajadores.

Esa era una de las peleas más importantes en el momento y consideramos acercarnos y ponernos a disposición de los trabajadores para brindar, algún material que les pueda venir bien al conflicto o el objetivo que surgiese. Y así comenzamos una aproximación con los compañeros de la 60 que se reforzó los años siguientes. Después en el 2016 muere Ramallo, uno de los trabajadores, aplastado por un colectivo y fue otra de las luchas centrales de los trabajadores de la Línea 60 y esas dos situaciones nos llevaron a acercarnos a ellos.

¿Qué objetivos se plantearon con este proyecto?

La película apuesta a llegar a los laburantes. En un contexto de crisis como el actual y ante esta situación económica difícil distintos sectores de trabajadores salen a la calle para hacer escuchar sus demandas, así que apuntamos a ellos, para que por medio de la película puedan reflexionar a partir de la experiencia gigante de organización de los trabajadores de la Línea 60 y sacar sus conclusiones al respecto, que puedan aprender de los aciertos que han tenido como para poder aplicarlos en un contexto en el cual conflictividad está creciendo.

¿Este es el primer contacto de la película con el público, por medio de Cine.Ar?

Sí, es la primera vez y por medio de la plataforma, aunque tuvo una función en un festival en Ecuador.

¿Qué evaluación puede hacer de la recepción hasta el momento?

Estamos recontentos porque quienes vieron la película hicieron grandes devoluciones. Pero hoy la película se tiene que enfrentar ante una situación de exhibición muy difícil porque mostrar cine independiente en la Argentina siempre ha sido complicado y complejo en el sentido en que hay un cuello de botella en el momento de la exhibición: hay mucha más producción de la que se puede exhibir, con un mercado copado por los grandes tanques hollywoodenses y más en este contexto de pandemia. Así que el escenario es complejo.

¿Qué opina de las plataformas de contenidos?

En este contexto de pandemia fue fundamental la distribución online de nuestra película, en este caso por Cine.Ar que es la plataforma del Incaa (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), pero después están todas las otras plataformas con las que corremos el riesgo que se duplique el esquema de difusión de las grandes cadenas de cine, de las multisalas.

Estas grandes plataformas en algún punto vienen a copar el mercado incluso hay una disputa por el Fondo de Fomento a la promoción del audiovisual en el país, en la que estas no aportan nada. Pero por supuesto que las plataformas son pantallas en las que vale la pena estar, porque permiten la llegada más gente pero creo que debe haber una política por parte del Estado y del Instituto de Cine para evitar que se transformen en monopolios y se pueda seguir produciendo y exhibiendo cine argentino.

¿Tienen previstas funciones presenciales?

Estamos viendo si podemos conseguir salas, confiamos en presentarnos en el Complejo Gaumont, que es un espacio en Buenos Aires muy importante, pero también estamos viendo cómo poder hacer para que la película gire por el resto del país teniendo en cuenta que, más allá que tenga que ver sobre el caso concreto de la Línea 60, es un testimonio sobre las luchas y la situación del transporte en general, es algo que atraviesa todo el país y en ese sentido estaría muy bueno hacer una difusión de la película en distintas ciudades y también apuntamos a que la película se reencuentre con el sujeto de las misma queremos generar espacios de exhibición y debate posterior para poner en común la lucha que se retrata y en ese sentido el objetivo es que surja la posibilidad de exhibirla en sindicatos, universidades, centros culturales y bibliotecas populares. Así que seguramente lo haremos en algún momento.

¿Cuáles son los próximos proyectos de "Silbando Bembas"?

Estamos terminando un material sobre la violencia de género en contexto de cuarentena, el cortometraje se llama "Los gritos". Estamos con otro largometraje en curso titulado "Los instigadores" que repasa el rol de las grandes empresas industriales en Argentina durante la última dictadura militar. Estamos arrancando un mediometraje sobre la instalación de plataformas petroleras en la costa atlántica, particularmente en Mar del Plata. Y estamos haciendo toda una serie de materiales más cortitos sobre temas coyunturales a partir de todas las luchas de las personas en el actual contexto de crisis.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...