"Hay una frecuencia vibracional que nos conecta con Pachamama"

Por Maryta de Humahuaca

Hoy a partir de las 11 (12 hora Argentina) voy a ceremoniar a nuestra Pachamama en el Central Park, en Nueva York, un lugar en que confluye muchísima gente, con su buena energía, es el pulmón verde de esta gran ciudad.

Desde ese lugar voy a elevar un rezo que se sienta en todo el planeta y el cosmos, este primero de agosto; vamos a estar transmitiendo nuestros cantos ancestrales.

También va a estar Florencia Fridman ofreciéndonos una ceremonia de cacao, para encontrarnos con la cultura Maya y con toda esa sabiduría ancestral magnífica.

Me encuentro en Nueva York mostrando nuestra cultura de la copla y también conociendo, compartiendo con otros sonidos porque en definitiva todos tenemos la misma raíz.

Con copla a otras latitudes

Yo soy María Farfán, nieta e hija que toda esta cultura ancestral.

LA MÚSICA / LLEVANDO NUESTROS SONES A EE UU (FOTO EMBAJADA ARGENTINA).

La referente de siempre es mi abuela Basilia Flores de Farfán y siento mucho honor poder llevar lo que me transmitieron mis abuelos, mis abuelas.

Son miles de años que estos sonidos nos conectan a nuestro pasado primigenio cuando la raza humana vivía en Africa, y nos conecta el sonido, allá el de tambores, el de aquí el de la caja, sonido que imita al del corazón que sale y nos conecta, en el mundo entero. Y me siento muy feliz de poder ser parte de esta cultura milenaria y de poder llevar cada una nuestras manifestaciones a distintos lugares del mundo.

Una misma frecuencia

Somos semejantes. Cada uno tiene su clave, su pulso, hay cosas dentro del pulso que nos encuentran y que hacen que nosotros podamos vivir el canto ancestral en cualquier en lugar del mundo con la misma frecuencia e intensidad que se hace en nuestra cultura de Humahuaca, en las ruedas de copleras, o como en la música de Marruecos o la música de Japón.

Eso va haciendo una vibración, una energía, una frecuencia, que en el momento de conectar y compartir, nos encuentra a todas y todos cantando en un círculo, en el cual ya no existen ningún tipo de etnia, colores de piel, no existe nada solamente esa frecuencia vibracional que nos une y que nos hace conectarnos indudablemente con la Pachamama.

Una nueva era

En pleno siglo XXI, estamos sintiendo un movimiento de reconexión a la tierra, a la raíz, a la sabiduría ancestral en todos los aspectos.

Hay un gran movimiento "Yo Soy" que se inicia en Egipto, esto es "encontrarse con nuestra potencialidad pura" y nos hace vernos como parte de la Pachamama.

Y yo soy siendo parte de la comunidad, siendo el "somos" pero para ser somos, para ser comunidad, primero tengo que reconocerme a mí como María Farfán, y cada persona tiene que reconocer su propia existencia y valorar su existencia en este mundo. No es por qué, cuál es mi propósito, sino que "yo soy", entonces primero yo después el propósito, lo que vinimos a hacer viene solito.

Entonces es interesante empezar a potenciarlos con esas sincronías para poder movernos en el mismo latido de la Pachamama.

Sucede además que estamos atravesando la era de Acuario, estamos con movimientos lunares muy intensos; la luna en acuario nos trae una enseñanza magnífica del amor, conectarnos con ese Munay que tenemos todas y todos.

Viene otra luna llena en Acuario para la cual espero estar en Jujuy poder ser ceremoniar con mis hermanitas.

“Pachamama es más que la tierra misma, es el universo en sí”

Pachamama viene del término pacha qué significa espacio y tiempo. Entonces, cuando pensamos en la Pachamama es más que la tierra misma, es la Tierra, el aire, el fuego, el agua es cada ser viviente o ser inanimado que existe; todo forma parte de la Pachamama es el universo en sí. Claro, la ceremonia a la Pachamama se realiza sobre la Tierra, entonces en la tierra abrimos “un pozo”, cómo le llamamos nosotros, o un orificio en la tierra.

Para nosotros, es ese orificio la boca de la Pachamama sobre la Tierra, y cuando vamos a hacer nuestras ofrendas la llevamos a la Tierra, por eso el término Pachamama siempre tuvo mucha connotación acerca de la Tierra, como si la tierra solamente fuera Pachamama, cuando nosotros mismos somos parte de la Pachamama.

Interdependencia

En nuestro mundo andino, hay una interdependencia absoluta de cada uno de los seres vivos y los seres inanimados. Dentro de este mundo y de los diferentes planetas - digámosle espacios en los que Pachamama existe, pensamos en esta relación o correlación del mundo del planeta tierra con el resto de los planetas siendo parte todos de la misma dimensión, siendo parte de la Pachamama.

Mucho se utilizó en la en la jerga popular la frase “Somos Pachamama y que de la tierra venimos y a la tierra vamos”; eso es algo que está como muy arraigado en la cultura y en la tradición de nuestra sociedad, de nuestra civilización; pero eso es un término mucho más antiguo y que no tiene que ver justo inmediatamente con la tierra. Pachamama es nuestro ser es en el universo y cada cosa que contiene esto: nuestros muebles, nuestras ropas, nuestras pertenencias y hasta el dinero es Pachamama; cuando nosotros sentimos que el dinero es buena energía y le damos ese valor.

Agradeciendo las bendiciones y sintiendo que es una cosa que queremos, el dinero también resulta de una fluidez, una constancia y una reverberación diferente a la que habitualmente se le da al billete fìsico. Todo es energía, si le ponemos buena energía a cada una de las cosas que tenemos, es como que empieza a vibrar una frecuencia diferente todo eso que nos rodea.

Espacios y energía

Todo está cargado de la energía, si hablamos de nuestras casas, las casas de nuestros abuelos, en Humahuaca o en cualquier lugar donde nosotros estemos y sigamos cuidando esos espacios físicos son súper importantes porque son los que contienen la energía de nuestros abuelos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...