Hay unos 500 vendedores ambulantes ya registrados

El relajamiento de los ciudadanos en el cumplimiento de las medidas de prevención por el coronavirus se acentúa en las calles de la ciudad, y sobre todo en el complicado circuito del comercio informal ubicado en la zona de la exterminal de ómnibus, donde cada vez se ven más vendedores.

Facundo Chañi, director de Espacios Públicos de la comuna, sostuvo que si bien los censos de trabajadores informales fluctúan en unos 500, señaló que la situación se debe a la falta de responsabilidad de la comunidad, a la situación económica del país, pero principalmente a una cuestión cultural y de costumbre.

Respecto al número de comerciantes callejeros, el funcionario municipal señaló que "los números que estamos manejando son los mismos o inferiores a los del año pasado. Es cierto que hubo un incremento en zonas calientes o altamente pobladas como es la zona de la vieja terminal. Tenemos una situación con los manteros en avenida El Éxodo, exUrdininea, República del Líbano y demás que se está dando los fines de semana, y con ellos estamos trabajando mucho con la Policía y el centro vecinal para tener la posibilidad de reubicarlos", agregó.

Sobre la preferencia de los vendedores de ubicarse en los alrededores de la exterminal, Chañi lo atribuyó a una "cuestión cultural y de costumbre. La zona de la vieja terminal es un núcleo comercial implantado que viene de la costumbre, porque ya no está la terminal, que justamente hacía que haya circulación de personas hacia el centro, y que la haría comercial, estratégica. Esa es la lógica que se tenía en un principio, pero eso ya no ocurre. Además en esa zona confluye todo tipo de comercio, el formal, el mercado y el informal, hay de todo", apuntó.

Señaló que por eso la comuna en la pandemia implementó "los corredores barriales, que son núcleos comerciales destinados a la economía popular, y que hacen que se pueda descongestionar esa zona. Estos corredores funcionaron muy bien, y son 17 los que actualmente siguen a la perfección. De hecho hemos habilitado un núcleo en barrio San Isidro la semana pasada y los vecinos están felices porque puede comercializar los productos y comprar en el mismo barrio. Pero el tema es que la gente se empecina en vender en la exterminal, y también comprar en ese lugar, está acostumbrada".

Chañi indicó que por eso la comuna "nunca va a demonizar el comercio en la vía pública, no es perseguir ni nada por el estilo, sino tratar de regularizar la situación. Primero por una cuestión recaudatoria, pero que pasa a ser secundaria en la pandemia. También lo vemos desde un punto de vista social, de entender que esa gente está trabajando".

Chañi dijo que por esta situación se implementó un departamento de prevención, asistencia y resolución de conflictos, con trabajadores sociales que atienden a las personas, en situación de vulnerabilidad,

para no darles solo un permiso sino también derivarlas a diferentes áreas de la Provincia y el Municipio, para que tengan alguna solución. "Desde esa área pudimos conseguir que le hagan los documentos a la gente que no lo tenían, hasta poder contactarlos para que hagan su jubilación y salgan de la calle, porque había personas de 80 años que me decían que no tenían de qué vivir porque no tenían ni una jubilación, y les hicimos esos trámites, para darles una solución.

Obviamente, en esto tenemos que decir que hay intereses particulares muy importantes: los trabajadores ambulantes han querido ser usados políticamente en diferentes oportunidades por diferentes agrupaciones, hay personas que se dedican a tener carros o puestos de venta que le cobran al vendedor para trabajar en la calle. O sea, yo soy una persona con posibilidad económica y pongo tres puestos en la calle y pongo tres personas a vender por 300 pesos el día. De manera que tenemos que separar un trabajador de la economía popular y los oportunistas".

Reveló como ejemplo lo que pasa con los puestos de venta de frutas, muchos de los cuales son de una misma persona, y los trabajadores pagan 200 o 300 pesos diarios para atender por doce horas. "Luego se lleva el carro y lo traen al otro día en una camioneta 0km", expresó.

Finalmente, Chañi señaló que el año pasado a muchos vendedores informales se les dio subsidios o créditos, y ahora procesos formativos con el Ministerio de Producción de la Provincia. "Son personas que quieren progresar. También las ayudamos con el programa Empleo Joven, que ya no tienen que trabajar en la calle porque tienen un sustento para poder estudiar", finalizó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...