Prevén duplicar la producción de chilto

Tras el anuncio del Gobierno provincial del convenio firmado con el sector productivo de Valle Grande para mejorar la comercialización y desarrollo del tomate Chilto, desde la Cooperativa de los Valles de las Alturas y de Yungas (Covay) esperan ese salto porque se diferencia por su cultivo sustentable en los montes. Actualmente producen 1.500 kg y buscan duplicarlo en dos años, y que se conozca y consuma en Jujuy el fruto, para conquistar mercados y puntos de venta en las ciudades cabecera de Jujuy.

La cooperativa agrícola ganadera Covay la integran diez familias de Valle Grande quienes producen tomate chilto, un Solanaceae tomate silvestre que es fruto de árbol silvestre que en las Yungas se encuentra en diferentes tipos de bosques. Comenzaron trabajando en recolección primero, luego diferentes elaboraciones y ver los usos que puede tener este fruto que al ser silvestre no estaba aprovechado y solo era de consumo familiar.

“Lo que hacemos ahora es darle valor a ese fruto silvestre, y en la medida que creció la demanda, al promocionarlo y trabajar con instituciones nacionales y provinciales, comenzamos a generar un mercado en San Salvador como en Buenos Aires”, explicó Elber Osvaldo Ríos, secretario de la Cooperativa de los Valles de las Alturas y de Yungas (Covay).

Es que trabajaron con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, con el proyecto Usube de uso sustentable de la biodivesidad para trabajar en cómo valorar un fruto silvestre y en el manejo en varias regiones, Valle Grande, Ocloyas, Trementinal, Catre y La Candelaria. Se pudo clasificar las cosechas con criterios sustentables y ahora trabajan en replicar la producción bajo monte, con la intención de no talar árboles sino hacerlo bajo estos, aprovechando los desniveles y pendientes. “Los sectores donde recolectábamos estaban alejados de la comunidad. Lo que estamos haciendo es replicar esos bosques bajo monte, de pino, nogales, cedros, y hacemos plantaciones para empezar a producir diferentes variedades, tenemos tres definidas”, precisó Ríos.

Lograron conquistar mercados, pero los costos de envío y el traslado siguen siendo un obstáculo para comercializar. Es que inicialmente la promoción y el envío del producto a Buenos Aires se hizo por el proyecto mencionado y debido a su apoyo, que facilitaba los puntos de venta, que era una alternativa de trabajo que se vio paralizado por la pandemia, pero buscan retomar la logística para hacer llegar el producto porque aún hay demanda.

“Uno de los objetivos es trabajar y afianzar este producto aquí, en la provincia, porque el chilto es un fruto jujeño y para nosotros es importante que Jujuy lo conozca, generar diferentes puntos de venta, y a futuro trabajar en un plan de trabajo para comercializar fruta fresca para que llegue tanto a San Salvador, San Pedro y otros lugares”, dijo. El convenio de cooperación con el Ministerio de Desarrollo Productivo posibilitará que los productos elaborados con tomate chilto accedan al apto sanitario para su consumo, y el compromiso incluye las intendencias de San Salvador de Jujuy, Libertador, San Pedro y la Comisión Municipal de Valle Grande.

Por ello Ríos destacó que cobran importancia los convenios realizados de modo que sus productos y elaborados puedan contar con puntos de venta; y garantizar la sanidad del producto, ya que cuentan con una sala controlada de Sunibrom, y cuentan con carnet de manipulación de alimentos; además de haber logrado la habilitación para el ingreso y permisos de los puntos de venta en las ciudades cabecera. Recordó que en la provincia son dos cooperativas: Covay de Valle Grande y otra de Ocloyas.

Aportes nutricionales 

El chilto o tomate del árbol es un arbusto que alcanza de 2 a 3 metros de altura. Poseen hojas enteras, de importante tamaño, color oscuro y un poco áspero. El fruto es una baya de forma ovoide, en su interior presenta una pulpa jugosa, que contiene numerosas semillas comestibles. Lo recubre una cáscara lisa, resistente al transporte, y una cutícula de sabor amargo que deberá ser removida para su consumo. Según la especie, varía la tonalidad, desde las más anaranjadas a otras más violáceas. 

En Argentina es conocido por pobladores de la región de las Yungas del Noroeste que comprenden a las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy, pero aún desconocido a nivel masivo. Sin embargo, desde la Dirección de Fauna Silvestre y Conservación de la Biodiversidad del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a través del Área de Productos Forestales No Madereros, se ha buscado incentivar este cultivo con el fin de lograr una mejora en la economía regional. Es así que se organizaron diferentes talleres en los que participaron representantes del Gobierno de las provincias del NOA, investigadoras, productoras y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti), con el objetivo de poner en valor y fomentar la producción del tomate de árbol. 

Dada sus características nutricionales, este cultivo podría convertirse en un producto sustentable que permita la conservación de la región de las Yungas, generando desarrollo económico y poniendo en valor la cultura de las comunidades locales. Las propiedades nutricionales del tomate de árbol, es un fruto que aporta pocas calorías. Se destaca principalmente por el aporte de vitamina A, y aporta ácido ascórbico o vitamina C, la cual participa en la formación de glóbulos rojos; también aporta vitaminas del grupo B.

Producen alrededor de 1.500 kilos

En la Cooperativa de los Valles de las Alturas y de Yungas (Covay) de Valle Grande se produce actualmente 1.500 kilos de chilto y tienen una proyección a dos o tres años de llegar a 3.000 o 4.000 kilos, con un manejo natural sin uso de productos químicos, orientado hacia lo orgánico, que buscan tener para dar valor agregado así como fomentar el cuidado ambiental. También buscan crecer con ello en la comercialización. Producen por ello tres variedades conocidas como “huevo de chivo”, “redondo” y “sangre de toro”, por su característica de color similar a un coágulo, que es más buscado por el color y sabor agridulce.

Su referente, Elber Ríos, explicó al respecto que si bien se trata de Solanáceas, el chilto tiene características más ácidas por su gran contenido en vitamina C. Es que tiene propiedades nutricionales por ser fuente de vitaminas y carotenos; rico en fibras y bajo contenido de azúcares; contiene polifenoles, fibras y antocianinas.

“Al gusto de las personas se lo puede comparar con el durazno, la manzana o naranja”, afirmó Ríos y explicó que se usa en gastronomía tanto en preparaciones saladas para acompañar pescados; para tragos; como dulces y de hecho comenzaron elaborando mermeladas porque era fruto de estación; también salsa picante y ketchup.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...