De Jujuy a España: salvando vidas al otro lado del Atlántico

A orillas del Mar Mediterráneo, se ubica Barcelona, una ciudad llena de encanto y luces con una atractiva cultura colmada de tradición y personalidad. Visitada por el mundo entero, desprende el atractivo propio en plazas con historia y playas emblemáticas, montañas, peatonales y construcciones de una arquitectura inigualable; todo coronado por el imponente Camp Nou del FC Barcelona.

Este maravilloso lugar en España, le abrió las puertas a Mónica Córdoba Santos, una médica jujeña que en la actualidad vive y ejerce su profesión al servicio de la comunidad europea. De origen ledesmense pero con un espíritu viajero, la exestudiante de la Escuela 261, Normal; y la Universidad Nacional de Corrientes - UNE, desarrolló su formación como médica clínica en el Hospital "Pablo Soria".

"En cada momento aprendí un montón, coseché grandes personas en este camino", expresó la profesional de la salud que participó de un programa para rotación en el exterior y llegó así al Hospital de la Santa Creu i Sant Pau en Barcelona. ¿Por qué España? La respuesta se respalda en la curiosidad por descubrir la tierra de su abuelo paterno. "Fue una experiencia fantástica. Me gustó la gente, el trato, la medicina", contó Mónica quien al culminar la residencia, hizo un posgrado en Los Ángeles; y en Portland, Oregon; Estados Unidos.

JUNTO A SU LOCURA, LA PEQUEÑA EMMA.

"La posibilidad de trabajar en España vino, me homologaron el título y no dudé", dijo. Así, en 2007 llegó a Barcelona un viernes, el martes tuvo la entrevista de trabajo y el jueves le dieron el puesto; luego de tramitar distintos papeles para permanecer en aquél país. Sin embargo, al llegar a otra tierra hay muchas cosas que son distintas y Mónica recordó una en especial que entendió mejor después. Fue sobre el andar con ambo en la calle, una acción que en de en esta tierra es vista como normal, pero que en España, no está para nada bien considerada.

EN PURMAMARCA / RAMÓN, MÓNICA, CHRISTIAN, RUBÉN Y ESPOSA, ÁNGELA Y TODA LA BELLEZA DE LA NATURALEZA QUEBRADEÑA.

Igualmente, logra nutrirse de viajar, andar en bicicleta y leer; actividades que disfruta en sus ratos libres. "Amo lo que hago", afirmó con voz emocionada, al otro lado del Atlántico quien hoy trabaja en un hospital en Tarragona, 100 km al sur de Barcelona. Pero la distancia abre sensibilidades y extrañar es una constante cuando habla de sus seres queridos y de los sabores que su esencia argentina no le permite olvidar. "Aquí me encanta el jamón con pan con tomate y la paella, pero el asado de mi padre, no lo encontraría en ningún lugar del mundo", aseguró Mónica, rememorando a la familia y a las amigas que la residencia en el "Soria", le dejó.

AMOR CATALÁN / POSANDO CON SU PAREJA CHRISTIAN Y EL “BEBÉ” DE AMBOS, ROMEO

"Para mí lo más duro es la Nochebuena", contó Córdoba cuyos padres están en Ledesma y su hermano veterinario, en San Salvador. "Siempre que aterrizo o me estoy yendo del país, tengo una emoción que me atraviesa el alma. Cada vez que llego, mi papá y mi hermano hacen un rico asado para mí. El mate o el dulce de leche allá se consigue, pero la carne es otra historia", dijo Mónica sin dejar de mencionar que, a la lejanía, atesora los tangos de su padre y añora el budín de pan y los alfajores de maicena hechos por las manos de su madre.

La preocupación por la salud de su familia debido al covid-19, le provocó un burnout profundo, pero ya recuperada celebró el último viernes, 48 años de vida. "Como médica me tocó vivir algo difícil de llevar que no voy a olvidar nunca. No había ni oxígeno y todos los recursos eran limitados en su momento. Afortunadamente ahora tenemos vacunas para proteger la salud", aseguró Córdoba que encuentra el proceso de pandemia como una enseñanza única. "Millonaria" por opción nacional, pero aficionada culŠ por adopción española; la doctora no se quedó sin ver al "10" de la Selección Nacional con la camiseta azulgrana.

EQUIPO DE TRABAJO / COMPROMETIDOS POR CUIDAR DE LA SALUD EN ESPAÑA.

"A Messi lo ví jugar y fue increíble. Hace tres años, cuando vino mi hermano, fuimos a ver el partido Barca-Girona y no nos decepcionó, ­metió un golazo!", contó como anécdota feliz, la doctora que pudo regalarle a su hermano esa alegría que no tiene precio. "Si miro para atrás, aunque no sea fácil vivir lejos de la familia, de amigos, de la tierra; vivir en el extranjero me enriqueció como ser humano. Desde España, me considero ciudadana del mundo", finalizó Mónica que hoy se encuentra vacacionando en Noruega.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...