En Francia se dispara el tráfico de falsos certificados de vacunación

El lunes 9 de agosto entra en vigor el ‘pasaporte sanitario’ en Francia. Para ir al restaurante, al cine o hacer deporte se requerirá demostrar- con un código QR- que uno realizó en las últimas 48 hora una prueba con resultado negativo de Covid o que recibió dos dosis de vacuna contra esta infección.


Las autoridades francesas quieren condicionar el ingreso a todos los locales comerciales y culturales, trenes y aviones, a la presentación de un certificado de vacunación o de test negativo de Covid-19. Una medida drástica que el presidente Macron ha justificado como una herramienta de lucha contra la epidemia.
Sin embargo, a pesar de que el gobierno puso a disposición de toda la población dosis gratuitas de vacunas, muchas personas no se quieren vacunar y, para esquivar las consecuencias de esta ausencia, adquieren falsos certificados de tests negativos o de vacunación anticovid-19.

Basta con realizar una búsqueda en la red de mensajería encriptada Telegram para ver cómo pululan los grupos que ponen a la venta dichos certificados médicos "fraudentos". Un de ellos, llamado “Passeport Sanitaire Covid-19 Pfizer” cuenta con cerca de 30.000 suscriptores y propone un pase sanitario individual por 300 euros y un test PCR negativo por 50 euros. Basta con entregar datos personales como un número de Seguro Social francés, pagar la cantidad exigida – el servicio ofrece incluso descuentos para grupos – y el cliente recibirá un código QR en 48 horas, promete el mensaje de presentación del grupo.


Pero no solo se puede adquirir tales certificados a través de las redes sociales. Se han reportado casos que empleados de centros de vacunación que también se lucran con este jugoso mercado de los salvoconductos sanitarios adquiridos en el "mercado negro".
A mediados de julio, un periodista del diario local Le Parisien filmó en cámara oculta a una enfermera de un centro de vacunación entregándole un certificado de vacunación sin inyectarlo. El periodista pagó 300 euros a la enfermera a cambio del documento.
Otros consiguen gratuitamente pases sanitarios a través de profesionales de la salud complacientes y escépticos hacia la vacunación anticovid19. RFI recogió el testimonio de una francesa del este del país que consiguió dicho certificado a través de su médico de cabecera.

Vendió 200 códigos QR por Snapchat


“Tengo a un cómplice en una farmacia que puede registrarlo en la base de datos como si se hubiera hecho un test negativo”, contó a la radio Europe 1 otro intermediario que vende códigos QR por un precio que oscila entre 20 y 50 euros.
En varias ciudades de Francia, la policía ha desarticulado redes de tráficos de certificados sanitarios. En la periferia de París, una empleada del Seguro Social francés fue condenada a 1 mes de casa por cárcel -con pulsera electrónica geolocalizada – y a una multa de 10.000 euros por haber vendido 200 códigos QR en Snapchat. La mujer admitió que vendía dichos certificados por un precio de 200 euros por unidad.


En Burdeos, dos empleadas temporales de 18 y 20 años de un centro de vacunación también fueron presentadas a un juez por “falsa documentación” y “corrupción pasiva” por haber otorgado pases sanitarios a personas no vacunadas, a cambio de entre 80 y 150 euros. La fiscalía francesa también investiga a los beneficiarios de esta red ilícita y se exponen a 2000 euros de multa. “Uno de los beneficiarios dice tener una fobia a los medicamentos y otra no se quería vacunar”, cita el diario 20Minutes.fr.
La falsificación de certificados sanitarios puede ser penado con hasta 3 años de cárcel y 45.000 euros de multa.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...