"No es frecuente hacer cine a los 90 años"

Pepe Soriano está por cumplir 92 años y lejos de pensar en el retiro sigue en actividad y muy pronto llegará a la pantalla grande tras 10 años de ausencia, como figura central del filme nacional llamado "Nocturna" dirigido por Gonzalo Calzada.

En este filme Soriano ofrece una experta interpretación, desgarradora y sensible, encarnando a Ulises, un hombre nonagenario que en su última noche en este mundo debe enfrentarse a una serie de excepcionales sucesos que desafían su sensatez y equilibrio mental. Así en un estado de confusión y entre desvaríos y visiones intenta mantener la cordura mientras se cruza con personajes del ayer e intenta resolver cuestiones personales inconclusas, atormentado por el arrepentimiento y la culpa y prisionero en su incapacidad y decrepitud.

La película fue parte de importantes festivales dedicados al género de terror en México, Reino Unido y Shanghái. Y Soriano y su coprotagonista Marilú Marini obtuvieron el premio a Mejor Actor y a Mejor Actriz, respectivamente, en la Competencia Iberoamericana del 17º Festival de Cine Fantaspoa, que se desarrolló en la ciudad brasileña de Porto Alegre.

¿Por qué aceptó este proyecto?

Yo había hecho una película en Salta y no había quedado muy conforme entonces me dio mucha alegría poder hacer "Nocturna" porque fue un trabajo muy intenso, donde uno se pone a prueba como actor y en compañía de gente muy linda. Aparte fue un placer trabajar con el director Gonzalo Calzada (a quién yo no conocía) y con Marilú Marini, qué es una compañera de muchos años y con un grupo de gente joven tan talentosa. Fue muy lindo y estoy muy feliz.

¿Cómo definiría a su personaje?

Es un hombre común que en el último día de su vida, después de un centenar de años, ve pasar por delante todos sus aciertos, sus frustraciones, sus alegrías, su infancia, su juventud y su decadencia.

¿Cómo fue el proceso de construcción del personaje? ¿Trabajó mucho con el director? ¿Cuáles fueron sus referencias?

Yo había hecho en teatro hace dos años y medio, una obra que hace poco fue llevada al cine con Anthony Hopkins como protagonista, "El padre". Yo había hecho este personaje en teatro como buena respuesta y fue ahí donde tomé contacto con las enfermedades y la decadencia de las edades avanzadas.

“NOCTURNA” / EL FILME DE GONZALO CALZADA LLEGARÁ A LAS SALAS ARGENTINAS EL 30 DE SEPTIEMBRE. 

Así que llegué a la película con un conocimiento aproximado del Alzehimer, la pérdida de memoria, había hablado con muchos médicos y en ese momento recabé la mayor cantidad información posible que me sirvió mucho para "Nocturna". Y después fueron los encuentros con el director Gonzalo Calzada, con quién hemos filmado entre 8 y 10 horas por día sin parar, sin descanso. Fue un trabajo intenso, que nos dio resultados gratos porque me llena de orgullo haber hecho está película.

¿Qué desafíos tenía este filme?

El mayor desafío lo tenía Gonzalo Quesada y era mi edad, porque yo hoy voy a cumplir 92 años y en ese momento tenía 90 y es una edad difícil para el trabajo, porque la memoria, la vitalidad de los movimientos falla. No es lo mismo tener 90 que 40, pero bueno atravesé el trabajo con la mayor fortuna realmente porque no es frecuente hacer cine a los 90 años.

¿Qué recuerda especialmente del proceso de realización?

Tuvimos muchas discusiones con el director pero era básicamente porque yo en general soy muy enemigo de repetir escenas muchas veces porque considero que se pierde espontaneidad y a lo mejor lo que se gana en calidad técnica se pierde en la credibilidad del personaje. Pero son las discusiones propias del trabajo cinematográfico y son inevitables y no es algo particular que tenga con Calzada sino que con cualquier otro director sería similar. Pero la película siempre es del director y la última palabra la debe tener él porque es su obra, uno es un creador de segundo grado en todo caso.

Y además en este proceso me salió una propuesta de España para hacer una película que se llama "Por la puerta grande" y el año que viene voy a ver en qué condiciones estoy para poder filmarla. Es una comedia muy linda, que ocurre en un geriátrico.

¿Qué le dejó este proyecto? ¿Qué balance puede hacer ahora que todo está terminado?

Estoy feliz de haber hecho "Nocturna". En Brasil (Festival de Cine Fantaspoa) y junto con Marilú (Marini) recibimos premios a las mejores actuaciones, el filme también fue premiado en el Festival Macabro de México, uno de los más importante del mundo en cuanto a cine de terror. Así que vamos por muy buen camino, todo lo que nos queda ahora es mostrar la película, que el público la vea y que diga su palabra y esto es muy importante porque en definitiva uno trabaja para la gente. El estreno será el 30 de septiembre en varias salas del país. Me encantaría llegar con la película a Jujuy y también poder acompañarla porque sería genial. Estuve en Jujuy varias veces y mi recuerdo es maravilloso.

¿Cómo transitó esta época de pandemia?

Estuve este año y medio sin salir de mi casa, repasando, ensayando proyectos que uno tiene y que a lo mejor se hacen o no. Y ahora ya estoy vacunado y con cosas por hacer.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Voy a participar de una serie que se llama "El jardín de bronce", un proyecto en el que también participará Juan Leyrado. Es mi único proyecto por lo pronto y tengo un camino claro: debo ir tomando distancia con el trabajo porque ya llevo más de 70 años trabajando y con interrupciones muy cortas y creo que ahora me merezco un descanso. Tengo casi 92 años así que ¿hasta cuándo voy a trabajar? Hay gente que se jubila a los 50 años y yo ahora que tengo 91 intentaré tomar un descanso.

¿Cuál es su mensaje para la gente en este complejo contexto de crisis que estamos atravesando?

Hemos trabajado con este proyecto con todo el amor y toda la entrega que se le puede pedir a un ser humano que está constituido de aciertos errores. Así que yo le pido a la gente que trabaje con ganas porque solo saldremos adelante como país si le ponemos ganas.

Ser argentino es un orgullo y no una desgracia. Yo viví muchos años en España y no me vine porque me iba mal o regular, me iba bien, sino porque quería morir en mi país y creo que Argentina vale la pena, vale la pena haber nacido en esta tierra, aunque cualquiera que salga lo pinte de color de rosa, en el mundo no van a encontrar un lugar mejor que el lugar donde uno nació: la República Argentina.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...