Antecedentes de la fiesta que acapara la atención del país en septiembre

En septiembre nuestra provincia se convierte en la "Capital Nacional de la Juventud y la Primavera".

El encuentro tiene sus orígenes en el año 1952 cuando comenzó la fiesta estudiantil con la elección de reinas y construcción de una que otra carroza para celebrar la llegada de la estación de las flores.

Registros de los años 1950 y 1951 hacen mención a carrozas paseando por la plaza Belgrano. En 1952 suman siete las carrozas que pasearon a decenas de reinas y princesas por la tradicional zona de San Salvador de Jujuy. Siete trofeos iguales eran entregados por el entonces gobernador de la provincia Jorge Villafañe.

Desde entonces la historia se repite. En 1972, con mayoría de edad bien adquirida, la Fiesta convocó a las provincias y ostenta desde entonces el título de "Fiesta Nacional". En 1984, siendo gobernador Carlos Snopek se le dio carácter latinoamericano que mantuvo por unos años.

A lo largo de este tiempo han sido electas reina un sinnúmero de estudiantes, entre ellas Ana María Cantero, en 1949. En cuanto a las reinas nacionales resuenan los nombres de la recordada misionera Teresita Mariani y Mirta Gisela Smith; las jujeñas Sonia Bonutto, Cecilia Modesti, Lucía Mallagray y Karen Hallberg; Daniela Cardone, de Río Negro; y Carolina Ardohain, de La Pampa.

Las carrozas ocupan un lugar determinante en el festejo, ya que con ellas los estudiantes se lucen mostrando lo que son capaces de hacer con mucho trabajo, empeño y compañerismo.

Las estructuras se realizan con hierros y alambres respetando un boceto previo. Luego de que está formada la estructura sigue el forrado, en el que se emplean diversas técnicas y materiales.

Mientras tanto el Congreso de la Juventud se concreta desde 1985 como un espacio adecuado para el análisis e intercambio de inquietudes y propuestas válidas, inherentes a la problemática juvenil, estudiantil y social en general.

Entre los objetivos se apunta a fomentar el estudio y la reflexión sobre la problemática educativa inherente a la juventud tendiente a procurar soluciones con participación y compromiso; alentar en los jóvenes el análisis crítico de los procesos políticos - económicos que atañen a nuestra sociedad; reflexionar sobre los peligros de contaminación y destrucción del planeta que tienen al hombre como protagonista responsable.

También generar en los jóvenes un mayor y eficaz compromiso para el logro de una mejor calidad de vida, a través del respeto por sí mismo y por sus semejantes; conocer la importancia de desarrollar proyectos de trascendencia social como síntesis de los conocimientos adquiridos; y promover la formación de líderes juveniles con sensibilidad social para afrontar cambios en la realidad logrando mejorar la calidad de vida.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...