Una visita al emblemático puente de Avignon

Por SANDRA NOEMÍ BRITOS, Investigadora.

Sí, sólo el nombre nos recuerda esa canción de la infancia, donde todos bailan, todos bailan... Pero, ¿cuál es la historia de este puente que adquirió fama mundial a través de aquella canción tan pegadiza a nuestros oídos de niños? El asunto comienza hace siglos...

Un joven pastor local, llamado San Bénezet, llegó a Avignon en 1177, diciendo que Dios le había pedido especialmente que se construyera un puente sobre el río, en Avignon. Y así lo hizo, contra la opinión de todos, que no daban crédito a sus palabras y no creían que podría hacerlo.

El puente en un principio cruzaba el río Ródano entre Avignon y Villeneuve-lÞs-Avignon. Fue construido entre 1171 y 1185, con una longitud original de unos 900 metros. Sobre las pilastras de piedra de un puente romano se tendió primero un puente de madera, que fue destruido en el año 1226 por el asedio francés durante la cruzada albigense.

Dicho sea aquí de paso, entre los secretos que el puente sigue atesorando se encuentran signos, símbolos y señales dejados tanto por los Cruzados como por los Caballeros Templarios. En la minuciosa visita que realicé, hace unos años, acompañando al doctor Antonio Las Heras, pudimos comprobar - lupa en mano - que todavía hoy pueden verse algunos. Posteriormente fue reconstruido varias veces, ya en piedra, padeciendo numerosos derrumbes durante las crecidas del río.

Pasaban los siglos, se iba haciendo cada vez más peligroso el cruce conforme los arcos se derrumbaban y eran reemplazados por secciones en madera desvencijadas. Primero fue de madera, pero se rompió y reconstruyó con cemento varias veces.

Al final, después de una fuerte crecida del Ródano, en 1660, el puente quedó en las condiciones que presenta actualmente, fuera de uso, pues la inundación se llevó gran parte de la estructura. En la actualidad sólo permanecen en pie 4 de sus 22 arcos originales.

En una de las pilastras originales se levanta la capilla románica, llamada de San Bénézet o de San Nicolás; el primer nombre obedece a que es el lugar en que se enterró el cuerpo del santo Bénezet; el segundo a que estaba dedicada a San Nicolás, patrón de los marineros del Ródano.

La canción popular del puente de Avignon data del siglo XVI, titulada "Sus le Pont d’Avignon" ("Bajo el Puente de Avignon"). Hace referencia a los bailes que se organizaban debajo del puente, en la antigua isla Barthelasse. Se trata de una canción infantil que se hizo popular a lo largo de los años. Contribuye a hacer del puente de Avignon uno de los más famosos de los puentes franceses. Sitio ineludible para todo turista y curioso que pasa por aquellas zonas.

En mi visita, hacía mucho frío que el Sol no alcanzaba a atenuar... pero mi deseo por conocer el famoso puente, ese de los recuerdos de la niñez, me hizo dejar de lado cualquier adversidad que surgiera. Sólo quería estar ahí, retroceder en el tiempo, ser parte de esa historia... Que no todos bailaban y cantaban...

(*) Sandra Noemí Britos es filósofa e investigadora de la historia de las sociedades esotéricas, iniciáticas y de sabiduría.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...