El año poscuarentena  del Coro Kamay de  Jujuy con actividades

"Difundir la música coral y la alegría de vivir por medio del canto" es lo que Isolda Sánchez de Bidondo se propone como directora de coros. Así lo expresa en conversación con nuestro matutino, cuando le consultamos por las actividades que viene realizando este año el Coro Kamay de Jujuy, que ella misma fundó y dirige desde sus inicios hace 18 años. Fue en el "El Matutino", programa de El Tribuno Plus.

ISOLDA SÁNCHEZ DE BIDONDO HABLÓ DEL APORTE DEL CANTO CORAL EN LA EDUCACIÓN.

Después del tiempo del silencio, que nos impuso el 2020 con su cuarentena obligatoria, el coro retomó las actividades en marzo de este año. Durante todo el año pasado no se vieron, no ensayaron, no se juntaron y hasta se cortó la organización del Festival "Cantando y Dando" que organizaban cada año con fines solidarios, y de encuentro, para promover la actividad coral en la provincia.

EN LA FERIA DEL LIBRO CON REPERTORIO DE AUTORES JUJEÑOS.

En marzo de este año, tuvieron dos actividades importantes, que fueron muy especiales porque marcaron el regreso. Primero fue un concierto en la iglesia Sagrada Familia con repertorio propio, por la Semana Santa, y el segundo fue un concierto en la iglesia San Francisco.

Ya en abril, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Voz (16 de ese mes), realizaron otro concierto en el Centro Cultural "Héctor Tizón", cerrando una jornada de charla con una especialista, la licenciada en Fonoaudiología Fernanda Barcat, que además es integrante de Kamay. Es un día de concientización sobre la importancia del cuidado de la voz.

Por los diez años del "Tizón", el coro fue invitado a dar un concierto en el mes de mayo; y en junio "tuvimos la suerte de tenerlo al maestro (Alberto) Balzanelli, acá en Jujuy, que nos dio una capacitación en música del Renacimiento y del período clásico. Es una eminencia que durante 40 años fue maestro del teatro Colón, tiene un Premio Konex, etc., en el marco de su visita a la provincia para festejar sus 80 años", comenta Sánchez de Bidondo.

"Como producto de todo este trabajo con el maestro, dimos nuestro concierto de invierno en la Catedral, en el mes de julio", continúa contando la directora.

En agosto "fuimos seleccionados para cantar en la Feria del Libro de Jujuy, con un proyecto que presentamos de autores jujeños, porque la idea no es solamente difundir la música universal, sino también darles prioridad a los creadores jujeños", comenta.

"Y un eslabón muy hermoso fue esta experiencia con la ópera", dice feliz de haber participado del Gran Show de los 120 años del teatro Mitre, que se hizo el 29 de agosto con un escenario 360º al aire libre. El Coro Kamay fue parte del fragmento "El Brindis" de "La Ópera de La Traviata" de Verdi, que se hizo con cantantes y músicos jujeños. "Fue muy linda esa experiencia, y el grupo humano que se formó, que tiene que ver con la impronta que puso la persona que nos convocó que fue Claudia Machado", aseguró.

Y este mes, el Coro Kamay representó a Jujuy en el Festival Virtual Nacional "Argentina canta en tiempos de pandemia", organizado por el Coro de la Biblioteca del Congreso de la Nación.

Los coros como herramientas

Aprovechamos para charlar en profundidad con la reconocida directora, que en su momento supo tener tres coros simultáneamente (además de Kamay, uno de niños y otro de personas adultas), que por diferentes razones se fueron diluyendo.

La primera duda que nos saca es que "no hay edad para comenzar a hacer música, ya sea instrumental o coral. Obviamente adonde vamos a llegar con uno y otro alumno, va depender de como esté encarado o quien lo guíe. Pero lo más aconsejable es que desde la infancia un niño esté en el medio musical, más allá de que cuando sea grande elija o no la música como medio de vida o carrera, u oficio".

Y entonces explica que hacer música no es sólo para ser artistas, sino que "la música aporta muchísimo para el desarrollo emocional e intelectual, en el marco de una deseada educación integral, formal, formativa y secuenciada", explica.

"El canto coral en los niños, ayuda muchísimo a tomar conciencia de lo que es la vida en comunidad, más allá del valor musical que aporta. Crea hábitos de una vida en convivencia con otros seres. Ayuda y educa casi intuitivamente para lo que es una vida en comunidad, el escuchar a otro, el respetar, el saber que cada uno tiene su espacio para hacer lo que sabe hacer, y entre todos hacer un bien superior, que es la obra musical con todas las partes unidas", continúa.

Y, además, "musicalmente ayuda a la apertura del oído y la afinación que ayuda muchísimo a la producción vocal el día de mañana en su voz hablada", detalla, y "luego la alfabetización musical te ayuda también a la alfabetización escolar".

Por esto es que Isolda Sánchez de Bidondo asegura que toda persona debería tener una experiencia coral, sin importar la edad en la que se comience. "Hay coros de tercera edad, de adultos, de jóvenes, de niños, femeninos, masculinos, etc.", explica, y cada uno tiene su especificidad.

Entiende que sería muy provechoso contar con más coros de niños, en las escuelas, instituciones barriales, etc.

Y concluyó: "La alfabetización musical, si depende sólo de las escuelas, comienza recién a los 6 o 7 años, y para entonces ya se ha perdido bastante".

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...