Inés debe afrontar otra cirugía

"Realmente me asusta todo esto, porque cada vez es algo nuevo, cada vez algo más complicado", lo dice terriblemente acongojada Paulina Inés Soruco, quien dedicó su vida a ser enfermera de Neonatología del hospital "Pablo Soria", cantar a nivel profesional pero también formar parte de coros parroquiales y llevar adelante innumerables acciones solidarias desde su adolescencia.

Hoy en día sigue luchando para no perder la vista. Ya fue sometida a dos cirugías para retirar coágulos de su único ojo (al otro lo perdió en un accidente de la infancia) pero el 24 de este mes deberá regresar por tercera vez al quirófano para recibir una prótesis de cristalino u otra alternativa que le permita superar la lesión ocular diagnosticada.

Siente vergüenza de pedir nuevamente ayuda a la comunidad pero las circunstancias de su discapacidad visual, sumada al tratamiento de diálisis al que debe someterse día de por medio por la insuficiencia renal crónica que le produjo la diabetes, le impiden poder realizar sus artesanías de marroquinería o tejido, o la venta de empanadas para tratar de afrontar los elevados coseguros de las prácticas oftalmológicas.

Cobra la jubilación mínima y su esposo Raúl se moviliza en silla de ruedas, tras perder una pierna también por la diabetes. Él no tiene ninguna pensión ni ayuda social.

"Yo apelo de nuevo al corazón de la gente, a quien me pueda ayudar. Realmente sino no sé qué haría, quisiera conocerlos a todos, quisiera darles las gracias personalmente pero sé que no se puede, pero desde ya que Dios les devuelva todo lo que me están ayudando", remarcó Inés.

El CBU de Paulina Inés Soruco es 2850200940095221564158. También se los puede contactar al celular de Raúl 388 4407126 o el de Inés 388 5870080. Viven en Juárez Celman 1720, en el barrio San Pedrito.

Cambio de planes y mayores gastos

“El 14 de septiembre mi doctor me iba a cambiar el cristalino y sacarme la catarata que yo tenía. En la cirugía anterior no la quiso tocar porque era más importante hacerme la vitrectomía, es decir sacarme el coágulo que tenía en el ojo”, relató Inés. A esa tercera intervención iba a tratar de afrontarla con sus magros ingresos y endeudándose, dado que no requería los honorarios plenos del especialista oriundo de Tucumán.

“Con las dos vitrectomías que ya me habían hecho aparentemente se removió la catarata y se opacó el cristalino. Entonces querían cambiármelo, pero cuando entré al quirófano el cristalino estaba suelto porque donde debería sujetarse está lastimado. Tendrían que ver las cirugías anteriores y a que yo me dializo y la heparina me lo lesiona”, explicó del último diagnóstico que recibió.

Es así que los profesionales jujeños no avanzaron y será el oftalmólogo tucumano el viernes próximo quien analizará “in situ” si la suturan, le ponen una prótesis o un lente, según las condiciones en que esté su ojo. Y esos honorarios son muy costosos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...