"No me olvido que soy argentino y menos jujeño"

En 1987 Raúl Taublit junto a su esposa Carola Fain y sus dos hijas de tres años y ocho meses iniciaron una aventura que ya lleva 34 años.

El 27 de agosto de ese año llegaron a Israel y se alojaron en un kibutz, donde por espacio de seis meses estudiaron el idioma y trabajaron.

Atrás quedaban sus años de trabajo en la Tienda y Mueblería "El Obrero", ubicada en barrio Gorriti y sus amigos y compañeros de la Escuela de Educación Técnica N° 1.

DOS DE SUS NIETAS / PARTE DE LA GRAN FELICIDAD QUE SIENTE RAÚL TAUBLIT EN ASHDOD.

Raúl Taublit en diálogo con El Tribuno de Jujuy recordó que entre diciembre de 1987 y diciembre de 1991 se radican en Rishon Lezion una ciudad del Distrito Central de Israel, al sur de la ciudad de Tel Aviv. En diciembre de 1991 se muda a la ciudad de Ashdod donde adquiere su primer vivienda y se desempeña como viajante de repuestos de aire acondicionado para autos, actividad que cesó en marzo de 2020 como consecuencia de la pandemía y que motivó que como en todo el mundo las empresas cerrarán.

Hoy es el encargado de servicio de una "empresa pequeña" de renta de autos que cuenta con una flota de 205 vehículos.

Carola Fain, su esposa, se jubiló el año pasado después de ejercer desde que llegó a Israel como maestra jardinera especial, en una escuela destinada a niños con discapacidad motriz y mental.

Sus hijas Valeria y Andrea lo hicieron abuelo de tres nenas y dos varones que son los que le iluminan sus días, quienes viven junto a sus esposos en Gan Yavne, una ciudad ubicada a solo 5 kilómetros.

Durante el verano, Taublit y toda su familia disfrutan del mar Mediterráneo ubicado a solo un par de cuadras de su residencia.

SUS DOS CHANGUITOS / REPRESENTAN PARTE DE UN INMENSO TESORO AFIRMÓ TAUBLIT

Consultado sobre como los afectó la pandemia, afirmó que un 80 por ciento de la población ya ha recibido la tercer dosis de la vacuna, "siendo el mayor problema la gente que llega de afuera que trae la contaminación al país". La gente tomó conciencia de que hay que vivir con la pandemia y el gobierno de a poco fue habilitando los estadios, teatros y cines. A partir de octubre quien no tenga la tercer dosis, no podrá ingresar a su trabajo y no podrá cobrar.

La diferencia horaria hoy es de 6 horas y a partir de octubre se reduce una porque alrededor de las 17 ya es de noche.

Agradece vivir en Israel por todos los logros obtenidos pero siempre recordando que es argentino y fundamentalmente jujeño, haciendo llegar su saludo y cariño a todos su amigos que viven en esta provincia y a quienes siempre recuerda.

El dolor de la pérdida de un gran hermano

A Raúl Taublit se le corta la voz al recordar a su mejor amigo el locutor de Radio Visión Daniel Olmos, con quien se conocieron en el secundario y de quien fue el padrino de casamiento. “Al mes de casarme en Moisés Ville de donde es mi esposa tuve la suerte de ser uno de los testigos de mi gran y querido amigo Daniel de quien guardo los mejores recuerdos porque fuimos realmente una familia”.

Con una profunda emoción mencionó que tanto en su casa como en la de Daniel eran integrantes de la familia dejando además su profundo agradecimiento y cariño para la mamá de su amigo, ya fallecida y su hermano Pablo. Recordó que de los cuatro viajes realizados al país solo en dos oportunidades pudo llegar a Jujuy donde tomó contacto con todos sus amigos, especialmente de la mejor etapa de la adolescencia, la secundaria y de la Fiesta de los Estudiantes. Al despedirse aclaró que será difícil viajar a Jujuy por ahora.

Vivir con la pandemia

Raúl Taublit afirmó que pese a la pandemia con la que deberemos convivir por siempre “aquí poniendo el lomo” se sale adelante. En Israel hay gente de todo el mundo, de todos los continentes, de todas las razas y mentalidades. Dijo que “ese es el único problema porque los jóvenes no se quieren vacunar, cuando esa es la forma que tenemos de cuidarnos, cuidar a los seres queridos y entre todos”. Aclaró que su esposa, es de Moisés Ville, una colonia judiaalemana ubicada en la provincia de Santa Fe y con quien se casó cuando tenía 28 años en el año 1983 y que sus dos hijas son jujeñas lo que representa un gran orgullo. Como ciudadano israelí afirmó que pese a vivir en “pie de guerra” nadie los podrá borrar del mapa.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...