¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

33°
1 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Si se habla de trata se trata de personas

Jueves, 30 de septiembre de 2021 01:04

Por LIC. CLAUDIA NEME SCHEIJ.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por LIC. CLAUDIA NEME SCHEIJ.

El delito de trata de personas consiste en utilizar a una persona con fines de explotación para obtener provecho propio o de un tercero, haciendo uso de la coerción o limitación de la libertad individual. La trata de personas es considerada una forma de esclavitud moderna y una de las peores violaciones a los derechos humanos. Este delito convierte a la persona en objeto que se puede "comercializar", lo que conlleva a su "cosificación".

La víctima de trata, aun cuando hubiese dado su consentimiento, no puede ser considerada como delincuente ya que, en cualquier circunstancia, es una víctima. Es atraída con engaños y artimañas que utilizan los grupos de delincuencia organizada trasnacional. Con frecuencia les ofrecen empleo, oportunidades de educación, viajes para mejorar sus condiciones económicas y de vida, matrimonio, mejores oportunidades para sus hijos, etc.

La trata de personas es una actividad ilícita que anualmente mueve miles de millones de dólares en el mundo, siendo a partir del año 2012 el segundo negocio más importante clandestino del planeta, después del narcotráfico.

La Ley Nacional N° 26.842 define la trata como "el ofrecimiento, la captación, el traslado, la recepción o acogida de personas con fines de explotación...". A los fines de esta ley se entiende que el consentimiento dado por la víctima de la trata y explotación de personas no constituirá en ningún caso causal de eximición de responsabilidad penal, civil o administrativa de los autores, partícipes, cooperadores o instigadores

Cuando hablamos de trata de personas debemos hacer hincapié en la captación, es decir atraer a una persona para un propósito definido, presupone reclutamiento de la víctima, atraerla para controlar su voluntad. A ello debemos sumarle el engaño y el desarraigo.

Al hablar de explotación, nos referimos a la obtención de beneficios financieros, comerciales o de otro tipo a través de la participación forzada de otra persona en actos de prostitución, servidumbre sexual o laboral, incluidos los actos de pornografía y la producción de materiales pornográficos. Entre esas explotaciones destacamos la explotación sexual o prostitución forzada, situación en la cual la víctima es manipulada u obligada a ejecutar actos de contenido sexual que involucran su cuerpo, para satisfacer deseos sexuales de otras personas.

Cabe aclarar que este tipo de flagelos es sufrido en un 85 % por mujeres y niñas, quienes por lo general suelen ser sometidas a un período llamado de "ablande", ¿qué significa eso?, el tiempo de quebrar la voluntad, de obligar a la víctima a hacer lo que el otro quiere, que se sienta nada, que salir a la calle a prostituirse sea casi una liberación. Son violentadas de todas las formas posibles, golpeadas, abusadas, drogadas, mal alimentadas, extorsionadas, amenazadas con matar a algún integrante de su familia, entre otras. Otras formas de explotación es la explotación laboral o servicio forzado, la extracción ilícita de órganos, el matrimonio forzado o servil, la mendicidad, venta de niños, mujeres productoras de bebés, mujeres mulas, etc.

Uno de los factores fundamentales en el delito de la trata es la situación de vulnerabilidad: personas menores de edad, discapacitados, estado de necesidad económica, bajo nivel cultural, sometidas a engaño, coerción o violencia. Durante los últimos veinte años se produjeron cambios en la estructuración de la oferta de prostitución, con una dinámica adaptativa e innovadora intensa, con aprovechamiento inmediato de las tecnologías de la comunicación. Se produjo una transición del modelo "artesanal" al empresarial, incrementando la explotación.

Se pasó de las calles y clubs a los pisos; antes en las calles había una cierta "comunidad" y visibilidad, al pasar a los pisos hay mayor aislamiento, no se puede ver, en los clubs o prostíbulos había mayor presión, se podía entrar y las fuerzas de seguridad podían actuar, en cambio del contacto cara a cara a los contactos en internet, tenemos que hablar de la deslocalización absoluta, se produce la apertura a la conexión con la pornografía.

Nuevos "clientes" (prostituidores), prácticas de riesgo, violencia, etc. Incremento de modalidades como ser webcam, Instagram, Sugardaddy, Tik-Tok,"Uber del sexo", etc. Incremento de la oportunidad TIC, impunidad, sexting, permeabilidad de las edades. Todo ello trae aparejado un proceso de anonimato, ocultación, mercado mundial de trata, movilidad de las mujeres. Grandes posibilidades comunicativas (bidireccionalidad, imágenes, sonidos, etc.), conexión con ofertas en web, facilita la desconexión empática de los prostituidores, abre nuevos canales para el "mercado": visibilidad internacional de su negocio y captación de mujeres.

La Fundación Luz de Vida trabaja fuertemente en "educar, prevenir y restaurar". Contáctenos! Alvear 731, primer piso, oficina N°2. Comuníquese al 388-4544620, o ingrese a nuestra página de Facebook: Fundación Luz de Vida. Estamos para ayudarles!