"Si al Gobierno nacional le va bien, los precios podrían bajar a 20% para 2023"

Para el mes de abril se estima que la inflación esté por debajo del 3%. ¿Cómo analiza esta situación y qué previsiones se pueden hacer para los próximos meses?

Hoy la inflación es un problema gravísimo en el país porque no solo estamos conviviendo con un porcentaje que va a andar en el año por arriba del 40 o 45%, lo que deteriora el salario real, sino que al mismo tiempo evita que haya un rebrote de nuestra economía interna que está alimentada en un 70% por el consumo interno.

Es un tema fundamental porque sigue habiendo 42% de pobres, más del 11% de indigentes en un país como Argentina que tiene muchos recursos y el Gobierno no ha puesto medidas que realmente controlen la formación de precios de la canasta básica de alimentos y, si bien desde el punto de vista de las tarifas de servicios públicos monopólicos algo ha hecho, en realidad no está resuelta esta cuestión, pero tiene pendiente resolver la canasta alimentaria de manera tal de sostener la inflación cerca del 1%, un tiempo largo, para que empiece a declinar el nivel de pobreza e indigencia. Con las medidas que tomó el Gobierno hasta ahora, difícilmente la inflación baje mágicamente al 1% mensual.

¿Qué medidas deberían tomarse para lograr frenar la inflación?

Dado que la inflación, fundamentalmente de los alimentos en Argentina, tiene que ver con oligopolios y monopolios en el área de producción de alimentos, lo que hay que hacer es ponerles los puntos a esas grandes empresas formadoras de precios, seguidas por las pymes. Es decir, hacer cumplir las leyes y normativas que ya existen, tomando medidas que la población conozca para que no crea cuando le dicen que la inflación argentina tiene que ver con la impresión de billetes, o con el déficit fiscal, porque eso es una mentira. El problema es la falta de competencia y los oligopolios.

¿Y las medidas como "Precios Cuidados" o la Ley de Góndolas tienen algún impacto positivo? ¿Sirven?

La de "Precios Cuidados" y "Precios Máximos" son una carrera perdida, aunque para la coyuntura de corto plazo, para un parche temporario, sirven, pero a largo plazo no tienen el más mínimo impacto real porque uno no puede controlar la suba de precios en la punta de la góndola de los supermercados, porque la formación de precios se da entre quienes producen, distribuyen y comercializan, entonces hay que trabajarlo integralmente sobre todo en la formación inicial de los precios del productor.

Por otro lado, las otras medidas impulsadas por el Gobierno tampoco resuelven la cuestión de fondo porque no van a mostrarles a las grandes empresas que tienen un riesgo por incumplir la suba de precios abusivas, entonces la Ley de Góndolas es muy linda en su texto, pero para hacerlas cumplir tiene que haber provincias y municipios dispuestos a ir al choque con las multinacionales que son las que forman precios en las góndolas.

¿Qué pasa con el precio del dólar? ¿Se espera que vaya a seguir aumentando en el mercando paralelo?

Lo que pase con el dólar blue, que no es el oficial, depende de los actores de este mercado que es muy pequeño, más relacionado con lo financiero que con el sistema productivo, y pueden hacer lo que quieran con ese valor, con pocos millones de dólares. Obviamente del otro lado tenés al Banco Central jugando sus fichas para combatir esas operaciones que son más bien extorsivas que operaciones que tengan que ver con la realidad económica del país. Quienes ahorran en Argentina están atentos a lo que pasa con este dólar y cuando sube, aunque sea un dólar ilegal que mueve muy poquito la economía, van corriendo a remarcar sus precios si tienen producción, o ir a comprar dólares para sostener su ahorro.

¿Cuál cree que será el escenario poselectoral en materia económica?

Esta elección tiene un impacto tremendo en la economía. Después de las elecciones el Gobierno puede salir o fortalecido o debilitado. Hay algunos candidatos como Milei o Tetaz que dicen que el Gobierno después de las elecciones, cualquiera sea el resultado, va a devaluar un montón, va a subir las tarifas, pero eso no es parte de la predicción de la economía sino artimañas de campaña. Mi hipótesis es que si el Gobierno sale fortalecido, y se hace un acuerdo con Estado Unidos que seguramente va a incluir el acuerdo con el FMI, con 4 años de gracia y a 10 años para pagar la deuda, eso seguramente va a implicar relaciones fluidas con Estados Unidos, para evitar que Argentina sea aliado de China y para tener su patio trasero controlado.

Esto daría un espaldarazo muy fuerte al Gobierno y probablemente la entrada de algunas inversiones en el mercado de cambio a favor de Argentina. Ahora, si el Gobierno sale debilitado, puede que Estados Unidos espere dos años y termine cerrando el acuerdo con el próximo que venga, de ser así esos dos años serían bastantes complicados para terminar el mandato, pero creo que es más probable el primer escenario.

¿De qué manera impactarían cualquiera de estos escenarios en el bolsillo de la gente?

En el escenario optimista, en el que al Gobierno le vaya bien en las elecciones y se dé este acuerdo, va a haber fortaleza en el Gobierno para ponerles los puntos a las empresas formadoras de precios, como así también a las tarifas de servicios públicos monopólicos, además de imponer condiciones que hagan que Argentina sea viable social y políticamente.

Eso quiere decir que la pobreza empiece a bajar rápidamente y que los precios dejen de estar en 40 o 45% anual y empiecen a bajar a un 20% anual para 2023. En la versión pesimista, que no creo que se la más probable, seguramente empeorarán los indicadores tanto de inflación como el dólar que no es oficial, y eso traería muy malas noticias hacia mediano y largo plazo en los próximos dos años, tanto para el bolsillo como para el mercado interno.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...