Wordle, el jueguito de palabras que se hizo viral durante el verano

La fórmula es tan simple como adictiva: cinco letras, seis intentos y una sola palabra que descubrir por día. Así funciona Wordle, el juego de palabras que atrapa a los usuarios de todo el mundo. El tiempo libre y las vacaciones propician que uno se distraiga más y caiga con facilidad en estas distracciones. Este es un claro ejemplo.

El juego va a contramano de las “reglas”. Tiene un estilo minimalista, es gratis, accesible, sin publicidad y sin intenciones de monetizar. Muchos destacan que es un recordatorio de “las mejores épocas de internet”.

Si bien se popularizó en inglés, desde hace unos días tiene una versión en español y ya son miles los que ya lo juegan. Al abrir la página lo primero que aparece es un teclado en la pantalla y cinco casilleros en blanco donde hay que completar una palabra de cinco letras.

En ese primer intento para identificar la palabra del día, en caso de no acertar te indica cuáles letras serán de utilidad en ese caso.

Si la letra que pusiste no está en la palabra día, el juego la marcará con gris. En caso de que sí esté en la letra, pero se la colocó en un lugar incorrecto, se marca con amarillo. Por último, si está en la palabra y en esa posición entre las cinco, se marcará en verde.

Esta es la toda la ayuda que te brinda. Sin tiempo, pero con solo seis intentos para descifrar la palabra, Wordle se vuelve adictivo.

Otra de las particularidades es que hay una palabra por día. A diferencia de otros juegos, después de fallar o acertar no podés seguir jugando. Todo un desafío para los ansiosos, un buen desafío.

El juego original tiene un par de meses disponibles, pero explotó a finales de diciembre y principios de 2022 cuando su creador le añadió la opción de compartir los resultados. Fue ahí cuando redes sociales como Twitter se empezaron a llenar de los ya icónicos cuadritos amarillos y verdes.

Es obra de Josh Wardle (sí, el nombre es un juego de palabras con su apellido), un ingeniero de 'software' que desarrolló el código para entretener a su pareja, ambos fanáticos de los pasatiempos digitales del New York Times, durante el aislamiento estricto. Al principio solo lo usaban ellos, luego lo compartieron con sus familias y, finalmente, se animaron a abrirlo a la web.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Tecnología

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...