Misterio en Tierra del Fuego: entró al mar para probar un gomón y desapareció

Desde hace 8 días no se sabe dónde está Alejandro Buchieri. El 5 de enero pasado, el docente ingresó al Mar Argentino en la costa de la ciudad fueguina de Río Grande, a bordo de un bote inflable que recientemente había comprado y luego de varios minutos, desapareció. Distintas fuerzas de seguridad comenzaron con los rastrillajes en toda la zona pero luego de una semana, la Justicia de Tierra del Fuego dio por finalizada la búsqueda.

La última en verlo fue su pareja, Andrea Borda. De hecho, ella filmó el momento en que Buchieri -nacido en la provincia de Córdoba- entró al agua en el gomón y registró cómo de a poco, en medio del viento, se fue alejando de la costa.

La pareja del maestro relató a medios de prensa locales que el hombre quería probar la embarcación antes de llevarla a sus próximas vacaciones en Puerto Madryn. ”La idea era estrenar el bote. Él se metió y yo me quedé esperándolo con el mate. Tenía un salvavidas puesto. A los 40 minutos no regresó y di aviso a la policía”, contó Borda. También dijo que el hombre “nada y rema muy bien” y que seguramente “buscó refugio en algún lugar”, por lo que pidió que “no dejen de buscarlo”.

Sin embargo, ayer en conferencia de prensa el juez de instrucción de Río Grande Daniel Cesari Hernández comunicó que el operativo para encontrar vivo a Alejandro había concluido. Ahora, el objetivo se centrará en hallar la embarcación que -dijo el magistrado- probablemente sufrió un accidente.

“La única hipótesis que tenemos subsistente es la original: que el señor Alejandro Buchieri, el 5 de enero por voluntad propia, con un bote no apto, se introdujo en las aguas y fue víctima de las fuerzas de la naturaleza”, sostuvo el juez. “La búsqueda va a continuar, sabiendo que en el agua no podemos encontrar una persona con vida”, indicó el funcionario, quien remarcó que el área de búsqueda se ha concentrado en 1.179 kilómetros cuadrados y es realizada por agua y aire por Prefectura, Defensa Civil y Policía.

Durante los días posteriores a la desaparición del docente, radicado en el sur argentino desde hace cinco años, surgieron dudas por parte de su familia desde Córdoba. Creían que Alejandro fue inducido por su pareja a probar el gomón en ese lugar, aún sabiendo que las condiciones climáticas no eran las adecuadas. Además, dieron cuenta de que la pareja afrontaba problemas de convivencia desde hace un tiempo.

“Yo no tengo que decir de nada, estoy a tres mil kilómetros, no puedo hablar de la vida personal de mi hijo y de la persona que lo acompañaba. Solamente que como papá yo no estoy convencido de que el haya cometido tal imprudencia y se haya metido en ese mar, si alguien conoce Río Grande”, dijo Edgardo, el padre del docente en diálogo con Telediario Digital.

“Tengo derecho como papá de que por lo menos se abran todas las líneas posibles de investigación, para que cuanto antes lo encuentren, y para que llegue a esta familia que está destruida. La que más puede hacer en este caso es la gente de Río Grande, que es solidaria, yo lo viví cuando fui y mi hijo me lo demostró también”, dijo. En ese sentido, sostuvo que “debe haber alguna prueba, alguien que ha visto algo, no es tan fácil que una persona en un bote precario se meta en un mar así”.

El juez, que intervino junto al fiscal Ariel Pinno, dispuso el secuestro de teléfonos celulares, una computadora y otros elementos personales de Buchieri, luego de un allanamiento a la vivienda que comparte la pareja. El objetivo de la pesquisa fue despejar dudas sobre presuntas publicaciones en las redes sociales efectuadas desde el celular del hombre y en un horario posterior a su desaparición.

Se trata de un posteo en el que Alejandro puso a la venta una consola de videojuegos. Pese a eso, la Justicia no pudo determinar ninguna vinculación de la mujer con la desaparición del docente. “Al Tribunal y a la Fiscalía no les caben duda de que ese día el señor Buchieri entró al mar en ese botecito, las filmaciones que fueron mostradas por videos en distintos portales fueron peritadas por peritos complejos y ya tengo la información de que son filmaciones veraces, no alteradas, que se corresponden al lugar y al día que fue informada la desaparición”, sostuvo el magistrado.

Alejandra, en tanto, explicó en diálogo con radio Provincia de Tierra del Fuego, que la explicación por aquel posteo en las redes sociales es que Facebook republicó automáticamente la foto de la consola de videojuegos al tratarse de una venta.

La mujer, además, contestó las dudas de la familia. “Me entero por la policía y por el juez que estaban en la ciudad, yo tengo los mensajes donde les pregunto cuándo llegan, dónde los busco. Yo he ido a la casa de la familia en Córdoba, conozco a los padres, la madre, la hermana, nos hemos ido a Calamuchita, los padres han venido a mi casa, yo les gestioné un lugar”, se defendió. “Están ofendidos porque yo discuto con Alejandro: y sí...discutíamos por todo: por la sal, por la taza del baño, pero ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?”, concluyó.

Al parecer, la Justicia fueguina cree en los dichos de la mujer, ya que luego de la investigación concluyeron que por el momento no hay nadie imputado en la causa. No encontraron elementos suficientes para avanzar en el sentido que insinuó la familia. “Se secuestró el celular de la testigo (pareja del docente) y tras un análisis informático, no encontramos, y que disipa toda duda previa, ninguna situación de fecha que nos pudiera generar sospecha de conflicto entre Buchieri y su pareja”, agregó el juez.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...