“Este oficio es herencia de mis padres verduleros”

Gabriel Sandoval tiene 49 años y desde hace alrededor de unos quince años se dedica a la venta de frutas y verduras en un local céntrico frente a dos grandes torres de departamentos que de por sí se constituyen en todo un barrio.

Afirmó que su oficio es un poco por "herencia" y mucho por el hecho de que, como consecuencia de las dificultades económicas, tuvo que hacerse cargo del negocio de sus padres, el cual desde que él era un niño vio cómo debía atenderse, tendiendo en cuenta las particularidades de este rubro.

LAS CLIENTAS / CONCURREN CONFIADAS SABIENDO QUE EN ESTE NEGOCIO OFRECEN CALIDAD Y BUENOS PRODUCTOS

Entre clienta y clienta, Gabriel se dio tiempo para charlar con El Tribuno de Jujuy, recordando que sus padres tenían verdulería y frutería primero en el barrio Ciudad de Nieva y después se trasladaron a la calle Bustamante. "Con el tiempo pudimos trasladarnos a este local sobre Independencia como consecuencia de que en el centro no había verdulerías y con tan buena suerte que después se construyeron los edificios que están en frente, lo que nos permitió no solo ganarnos una importante clientela sino muchos amigos que están siempre cerca nuestro" dijo Gabriel.

"Siempre estuve cerca de mis padres y desde chico me mandaban a cuidar el negocio o a atender a los clientes, la actividad en el negocio no me resulta extraña, aunque yo antes de hacerme cargo estaba estudiando en el profesorado y es una materia pendiente porque no me pude recibir y me quedaron solo un par de materias que siempre estoy pensando en poder rendirlas" aclaró mientras acomodaba la fruta en un cajón ubicado en uno de los exhibidores a la entrada de su local.

"En este negocio no se deja de aprender, todos los días hay que levantarse temprano para ir al mercado a buscar la mercadería que llega desde Mendoza, Río Negro y del norte de nuestra provincia, lo importante es conocer a los proveedores especialmente cuando se compra mercadería de primera, que hace que los clientes siempre estén presentes especialmente cuando se mantiene calidad y precios" remarcó.

Recordó que hace años los proveedores tenían preventistas que pasaban por el negocio levantaba el pedido y después llegaba el camión con la mercadería especialmente de la zona de Cuyo desde donde llega la fruta. "Hoy hay gente en el mercado que se fue superando, creciendo y tiene camiones con los que busca la mercadería y la vende en el mercado de Concentración y Abasto o en las feria" aclaró.

Finalmente Gabriel Sandoval expresó su agradecimiento a su padre quien todavía lo acompaña algunos días a realizar las compras siendo además su guía y su consejero porque, según explicó, "hay que saber comprar, teniendo en cuenta que es mercadería perecedera y la situación económica es difícil".

“Estamos a disposición, de lunes a domingo”

Observar a Gabriel Sandoval manejarse en su negocio es descubrir que está compenetrado con la actividad que desarrolla frente a cada pregunta, a cada consulta que le realizan sus clientas que recurren presurosas en busca de los ingredientes que se constituirán en el almuerzo o cena familiar.

“Este es un negocio familiar ya que cuento con la ayuda de mi esposa Susana Vázquez” aclaró Gabriel sin dejar de prestar atención a los productos que exhibe prolijamente, lo que le permite aclarar que “una de las cosas que nos enorgullece es que nuestra clientela valora mucho la calidad de la mercadería y la limpieza del local”. “Esta es una actividad que requiere de mucho esfuerzo porque nosotros abrimos de lunes a domingo, solo cerramos en la tarde del domingo porque la clientela requiere de nuestra mercadería y eso hace que uno deba estar siempre a su disposición” remarcó con una sonrisa.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...