“Estoy agradecida, Mina Pirquitas me dio esposo”

Una minera le cambió el destino a la jujeña Mercedes Bustamante, quien conoció a su actual esposo canadiense cuando ambos trabajaban en la misma empresa, se reencontraron luego de varios años por las redes y nació el amor. Se mudó y vive con él en Chilliwack y trabaja en avistaje de aves.

Iba a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Jujuy y trabajaba en un hotel cuando encontró una oportunidad en la minera mediante la empresa Techint. Pensó en hacer la experiencia por un año y terminó trabajando por una década. En Mina Pirquitas trabajaba en la planta, en el área de Proyectos, donde hacía control de costos, proveedores y compras. Y ya tenía "raíces" mineras, ya que su abuelo había sido cortador de piedras en su momento.

CON EL EQUIPO DE AVISTAJE| EN LA RESERVA “GREAT BLUE HERON NATURE RESERVE”

"Yo siempre voy a estar agradecida con Mina Pirquitas, que me dio mi esposo", expresó. Dave Archival, por entonces, era uno de los directivos canadienses que trabajaba en la empresa. En 2015 se reencontraron a través de la red social Facebook, entonces él estaba divorciado y en 2016 comenzaron a visitarse mutuamente entre Argentina y Canadá. "Nos visitábamos para ver qué pasaba con nuestra relación, conociéndonos más. En 2017 me mudé para Canadá, tomamos la decisión porque cada vez que nos separábamos era peor el viaje, entonces me vine", recordó.

Se estableció en Chilliwack, provincia de British Columbia, ubicada a 80 km de Vancouver y sobre la costa oeste de Canadá. Su esposo le había explicado que esa zona tenía el mejor clima, ya que los inviernos no bajaba de 20ºC bajo cero, a diferencia de otras provincias que llega a 40ºC bajo cero.

"Me dijo no te preocupes, acá no nieva nunca. Llegué y la nieve me llegaba hasta la cintura, no podía creer que nevara tanto. Lo que más me costó adaptarme fue al clima, éste es mi quinto año en Canadá y el primero que no sufro el frío", detalló Bustamante.

En Canadá el primer año no podía trabajar por sus papeles, y hasta que le salieran comenzó hacer avistaje de aves con la cámara fotográfica que le regaló su esposo. En 2018, mientras caminaba haciendo fotos, encontró a un matrimonio chileno, Paulina y Fernando, con quienes hizo amistad y la invitaron hacer avistajes en una reserva de aves llamada "Great Blue Heron Nature Reserve" (reserva de garzas azules), que hizo durante el resto del año y al siguiente comenzó a trabajar allí.

Esta reserva no tiene animales enjaulados sino que está abierto, y su labor es cuidar cuando se arme una colonia de garzas, para que la gente no la moleste y las aves se puedan reproducir. También hace el censo de los nidos, de los pájaros, los que nacen, y cada viernes cuentan la cantidad de aves y especies, y en Instagram publica fotos de todo los avistajes que hace.

AVISTAJE DE AVES | EN CHILLIWACK, QUE DESCRIBIÓ SIMILAR A LA PATAGONIA.

"Es hermoso donde estoy viviendo, muy similar a la Patagonia, la parte donde hay lagos", dijo, y expresó que se siente afortunada al poder hacer lo que le gusta, estar con los animales y sacar fotos.

Reconoció que su punto de vista es romántico y si bien extraña a la familia, lo hace desde un lugar distinto, porque está contenta y contenida, ya que la familia de su esposo es muy buena y la recibió muy bien, con lo cual no le costó tanto la transición al mudarse.

Sin embargo le cuesta que hayan pasado cinco años sin poder viajar a ver a su familia en Jujuy, debido a que su esposo trabaja en minería y lo postergaron hasta 2020 cuando se inició la pandemia. Por eso es que se mantiene en contacto con sus amigos y familia, pese a lo cual extraña. Aunque tenían previsto el viaje para éste año, por la nueva variante aún no hay posibilidades y esperan hacerlo estos meses.

La adaptación no fue difícil

Adaptarse al idioma no fue difícil, ya que Mercedes vive en la zona de Canadá donde se habla inglés, que ya manejaba desde el colegio, la facultad y porque en 2013 fue a Irlanda por tres meses para practicar.

El avistaje de aves le dio paz en tiempos de aislamiento de pandemia, porque estaba permitido salir al aire libre a caminar. Se dedicó, hizo cursos online sobre aves e hizo amigas del Grupo Aves Jujuy, por Instagram, además de sus pares canadienses. A nivel familiar y pese a que no se les dio la posibilidad de tener hijos, a través de los hijos de su esposo Dave, tiene el rol de abuela. Si bien la comida canadiense es rica, extraña la argentina, y aprendió por ello a hacer empanadas, comenzando por la masa que no hay y es uno de los favoritos de su esposo, junto a las milanesas.

Es la única argentina allí, por lo que se hizo amiga de gente de El Salvador, Nicaragua y México que conoció a través de una iglesia. La zona es agrícola, tiene plantaciones de arándanos, cramberris y leche, donde llegan latinos a trabajar, con quienes contactó en un negocio en Abestfort de un menonita que lleva dulce de leche, hierba y otra argentina alfajores y dulces.

Desde Chilliwack pudo viajar a distintos puntos de Canadá y a Estados Unidos, ya que están cerca de la frontera. Fueron a Seattle, Washington y a conciertos en Los Ángeles, ya que los canadienses tienen muchas promociones para visitar a precios muy ventajosos, como las que hace Disney en invierno a solo 100 dólares el pasaje, con alojamiento.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...