Efluentes cloacales están contaminando un arroyo

"Lozano, una localidad marrón por residuos fecales", podría rezar un cartel para describir exactamente lo que sucede en ese lugar que está camino a la Quebrada de Humahuaca.

En la intersección de las calles Mercedes Sosa y Río Grande, perteneciente a la Manzana 76, el olor nauseabundo que emana de un derrame de efluentes cloacales impide respirar a los vecinos, quienes desde hace dos años sufren y padecen las consecuencias de una obra que no contó con el correspondiente "estudio de impacto ambiental".

Vecinos de la zona, en primer lugar, increparon al equipo de El Tribuno de Jujuy por una publicación del 21 de enero que dio a conocer la empresa Agua Potable y Saneamiento de Jujuy, que hacía referencia a un supuesto acto de vandalismo en contra de la Estación de Bombeo Nº 1 que se encuentra ubicada en ese sector perteneciente a la Asociación Mutual de exEmpleados del Banco de la Provincia de Jujuy.

De acuerdo a las manifestaciones de los vecinos, el 18 de diciembre del año pasado el sistema dejó de funcionar y a partir de ese momento y por espacio de un mes fluyeron sin control y de manera ininterrumpida los líquidos cloacales que deberían ser trasladados por bombeo a la planta de San Pablo de Reyes.

Las vecinas Marcela Beatriz Vedia y Cándida Marisol Anaquin, que sufren de manera directa el problema, ya que tienen sus viviendas a solo un par de metros de la tapa de inspección, de la cual, al momento de realizarse la nota, fluía abundante cantidad de líquidos cloacales, indicaron: "nosotros somos los más perjudicados, pero todos los vecinos del sector debemos vivir encerrados desde que se inauguró la obra en el 2020", afirmaron, a lo que agregaron "razón por la cual se hizo una denuncia en la Susepu" por la estación de bombeo 1.

Las indignadas mujeres aclararon que "estos líquidos están afectando a tres manzanas, las 74, 75 y 76 del barrio Alvarado, sin contar la contaminación del humedal del arroyo Las Vertientes, ubicado a menos de cincuenta metros de las vivienda y de la planta de bombeo, que está provocando un irreparable desastre ecológico", remarcaron.

Frente a esta situación los denunciantes aclararon que "desde Agua Potable de Jujuy se dispuso que personal técnico se hiciera presente en el lugar y procediera a la reparación de la bomba en presencia del ingeniero Mario Abregú, quien señaló que no hubo ningún tipo de vandalismo y que la bomba había dejado de funcionar como consecuencia de una falla provocada por un cable de alimentación de energía eléctrica mal colocado de una de las bombas, y la quema de un relé de protección por falla o pérdida de fase, y que estas dos anomalías tenían como causa el propio uso".

Aclararon los vecinos que el comunicado oficial de Agua Potable se habría debido "a la repercusión en la empresa de la denuncia de los vecinos, que fue demasiado fuerte, a tal punto que decidió justificar su desconocimiento y su evidente falta de control sobre esas instalaciones, apelando a la figura de vandalismo", que no habría ocurrido.

"La denuncia de vandalismo realizada por la empresa provocó que en el lugar se hiciera presente la Policía, que increpó y acusó a los vecinos de ser los responsables de romper la bomba por cuestiones políticas", aclararon las mujeres denunciantes, quienes además aclararon que "gracias a que son cuestiones políticas nuestros hijos no pueden jugar en una zona que era realmente un paraíso".

Los vecinos indicaron que "al ser entrevistada la ministra de Ambiente de la Provincia, María Inés Zigarán, la misma manifestó que ´jamás desde la empresa Agua Potable de Jujuy le solicitaron un estudio de impacto ambiental´, que en este caso es sumamente complejo y que se debería haber realizado antes de que se inicie esta obra".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...