Remontada con pérdida de mayoría en la Cámara alta

El 14 de noviembre, el Frente de Todos logró revertir parte de la histórica derrota electoral sufrida en las Paso, en la provincia de Buenos Aires y en particular en el conurbano bonaerense.

El mapa electoral del país quedó claramente pintado de oposición, particularmente en los distritos más importantes por la cantidad de electores como lo son Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Caba.

Otra cosnecuencia resultante de las elecciones legislativas generales de este 2021 fue la pérdida del quórum propio del oficialismo en el Senado, algo que no había ocurrido nunca, lo cual lleva al Frente de Todos a tener que negociar con otras fuerzas para intentar aprobar proyectos que le hagan a su gestión de Gobierno.

Mientras tanto, aprovechando la mayoría hasta el último día, logró aprobar todos los decretos de necesidad y urgencia dictados por el presidente Alberto Fernández desde que comenzó la pandemia de coronavirus, muchos de ellos polémicos.

"El Gobierno del presidente Alberto Fernández ha evitado la catástrofe electoral que parecía avecinarse, con una remontada de tres puntos en Buenos Aires, y se mantiene como primera fuerza en Cámara baja", encabezó el diario El País de España al referirse al resultado electoral de las legislativas.

Para los analistas políticos, "el peronismo ha sobrevivido a las elecciones legislativas". Varios coincidieron en afirmar que el gobierno de Alberto Fernández evitó ese día la catástrofe electoral que parecía anticipar el resultado obtenido en las elecciones primarias de septiembre y confirmaban todas las encuestas.

Una remontada de tres puntos en la provincia de Buenos Aires lo mantiene como primera fuerza en diputados, sin embargo, recalcaron la pérdida de la mayoría en el Senado y ya no podrá imponer la agenda de temas sin apoyo opositor. El nuevo mapa de poder en el Congreso acompañará a Fernández hasta 2023, en un escenario cuesta arriba, urgido por una crisis económica que no da respiro desde hace tres años.

Los resultados oficiales dieron al frente opositor Juntos por el Cambio la victoria en 13 de los 24 distritos del país en la elección para diputados, contra nueve del peronismo y dos triunfos de fuerzas locales.

Fue clave en la remontada del Frente de Todos peronista el resultado en la provincia de Buenos Aires, donde la diferencia en contra se redujo de más de cuatro puntos a menos de dos.

El cómputo en todo el país dejó finalmente al oficialismo con 118 diputados, dos menos de los que tenía, contra 116 de Juntos por el Cambio (sumó uno). Más complicado lo tendrá en la Cámara alta. Sus senadores pasaron de 41 a 35, a dos de la mitad más uno del total. Con esos números, ya no podrá imponer por sí solo el debate de proyectos de ley, como hizo hasta ahora.

Fue una mala noticia para Cristina Fernández de Kirchner, que controlaba a gusto la agenda legislativa en el Senado, que preside por mandato constitucional.

Si el peronismo pudo respirar con el resultado electoral en Buenos Aires, la oposición tuvo mucho más para festejar. La suma de todos los votos nacionales le dieron casi nueve puntos de ventaja sobre el peronismo, una cifra que, de mantenerse, le abre las puertas a la presidencia en 2023.

Encumbró también a figuras que resultaron muy golpeadas en las generales de 2019, como la exgobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Como candidata a diputada por la Ciudad de Buenos Aires, Vidal sumó el 47% de los votos. Si no alcanzó el 50%, fue por los votos que perdió a manos del ultraderechista Javier Milei, una figura que irrumpió en el escenario político de la capital con el 17%.

El jefe de gobierno porteño fue el otro plato fuerte de las legislativas. Rodríguez Larreta es la figura más "presidenciable" de la coalición opositora. Estas elecciones intermedias sirven también para medir las fuerzas políticas y el apoyo a las distintas figuras. Por eso, su discurso fue el que cerró el evento, y lo hizo con un mensaje federalista: cruzó la frontera de la capital e incluyó a las provincias del interior.

"Hoy llevamos los valores que predicamos a todo el país. Muchos la pasamos mal este año, muchos perdieron a sus seres queridos, sus trabajos, pero sepan que no están solos. Tenemos mucho por qué soñar", dijo esa noche.

Tal como en el cierre de campaña, el expresidente Macri estuvo presente en el escenario acompañando a sus compañeros, pero se mantuvo como un observador más. Aplaudió todo el acto, pero no dijo palabra.

Los observadores no supieron leer el poder del peronismo para reorganizarse ante una derrota, aunque sea de forma desordenada. Claro que los augurios no eran los mejores. Luego de la caída en las primarias, Cristina Fernández de Kirchner forzó un cambio de Gabinete y pidió en una carta abierta la dimisión del jefe de ministros y mano derecha del presidente, Santiago Cafiero. La jugada desdibujó el poder de Alberto Fernández. Vistos los resultados, la estrategia fue efectiva.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...