“Tomo un hecho real y lo ficciono”

Por JULIO CERRIZUELA

¿Cómo llegas a Jujuy a presentar tu libro?

Es parte de la gira 2022/2023 que estamos haciendo por el interior de Argentina. Nos trazamos como objetivo poder difundir las historias que uno escribe, independientemente del lugar donde fueron inspiradas. Todos mis libros tienen que ver con hechos que ocurrieron en Argentina, desde el primero hasta el último. Creo que el país, en sus más de doscientos años de historia tiene un montón de cosas que han ocurrido; algunas, quizás por el paso del tiempo, las ignoramos, las olvidamos; me parece que traerlas al presente es un compromiso con nuestra historia. Al ser un escritor independiente, es decir, no tengo un gran grupo editor atrás, a veces cuesta poder difundir las historias. Quiero que estas puedan ser accesibles tanto en el sur o en el norte. Por ello, tomo el compromiso de viajar y mientras se abra una puerta, acerco los libros.

¿Cómo te recibió el público de Jujuy, tanto a vos como a la propuesta?

Por lo general estas historias son bien recibidas porque tienen un marco histórico real; por ello uno se acerca habido de poder conocer esas historias, independientemente del lugar donde hayan ocurrido. También la trama atrapa mucho. Los que se acercaron a la presentación compartieron un lindo momento. Quiero agradecer el acompañamiento de Fabián Borda, presidente de la Sociedad Argentina de Escritores, filial Jujuy, quien además me entregó una distinción por haber elegido Jujuy para presentar el libro. También surgieron muchas inquietudes, se evacuaron muchas dudas. Se nota que hubo interés en la historia, más allá de la distancia geográfica. También hablamos de las novelas anteriores, que tienen marco histórico atravesado por una tragedia. El género en el que yo escribo es novela romántica histórica, que es como ponerle un manto de sanación a esas historias tan tremendas, que nos han costado muchas víctimas y muchos años de duelo. En la mayoría de los libros, dejo un mensaje de resiliencia.

La historia de Jujuy tiene muchos matices en relación a tu escritura, ¿te inspiró alguna historia?

Ayer lo hablaba con Fabián Borda y me contó algunas cosas que uno ignora, porque lógicamente en las escuelas se cuenta más la historia cercana al lugar donde uno vive o la historia que parte de Buenos Aires y muy pocas veces la que ocurre en el interior. Incluso a mí, eso me da mucha vergüenza. Me llevo un montón de impresiones de Jujuy, no sabía que Manuel Belgrano había vivido un tiempo aquí; lo que se significó la primera jura de la Bandera Nacional. Hay un montón de elementos que me apunté, pensando en mañana generar una historia que tenga que ver con estas tierras.

¿Cómo se da tu proceso de escritura?

Lo primero que siempre digo es que el tema me tiene que interesar a mí, porque no podría escribir sobre algo que no tenga interés, incluso sabiendo que puede ser muy comercial. Yo a esto lo hago con mucha responsabilidad, pero movilizado por la pasión, no vivo de la literatura. Mi sustento es la comunicación, la locución y el periodismo, por ahí canalizo lo que tiene que ver con mí día a día y a esto, cuando me queda un tiempo, trato de dedicarle la misma responsabilidad. Con esto quiero decir, el tema me tiene que interesar, no solo servir para vender libros; de esa forma lo llevo mejor al momento de escribirlo. Entonces sí, me hago una tormenta de ideas a mí mismo y voy punteando temas sobre los que me gustaría sustentar una historia.

Mis cinco libros tratan sobre temas que me interesaron mucho y donde pensé que instalar una historia romántica sobre esos hechos podría ser contundente. En la cabeza tengo a Malvinas para escribir algo algún día, escribir sobre la dictadura, la tragedia de Cromañón, hay un montón de temas que uno va delineando y en cada lado que voy a hacer una presentación me encuentro con historias, me pasó aquí en Jujuy, en Federación (Entre Ríos) y son cosas que los lugareños cuentan y yo voy anotando todo, porque pretendo seguir escribiendo, mientras pueda, historias que tengan que ver con nuestro país. Pero se da que uno tiene que priorizar el trabajo; esto es una caricia al alma, más no al bolsillo. Entonces priorizo lo que me permite vivir. Le gano tiempo a la madrugada, donde la inspiración se abre paso.

¿Por qué decidiste escribir y no plasmar las historias en otros formatos?

Yo creo que el anhelo de escribir estuvo siempre, el tema es que a veces necesitaba un tema contundente, pero no aparecía el tema. Antes de empezar a escribir era muy lector, soy muy lector, entonces encontré en el camino a escritoras como Gabriela Exilart, Viviana Rivero y dije íguau! Hasta ahí, desconocía cómo era tomar un hecho real y ficcionarlo; de ahí me propuse poder generar en algún lector, lo que a mí me generaban esas lecturas. Fui madurando, incorporando elementos de esa técnica de escritura y cuando me pasó lo de Epecuén (tema de su primer libro).

Estando en la radio me topé con este hecho, comencé a investigar y se me abrió un mundo. Cuando empecé a meterme en la historia, hablar con vecinos, con historiadores, recorrer, ver, se empezó a formar sola la trama del libro. Trato de ponerles sensibilidad a todas las historias que cuento, ponerme en la piel del personaje que voy a crear. Por suerte van saliendo historias que apuntan a eso, a recrear el momento, pero sacar lo mejor de lo que pasó, que no siempre es bueno, pero pasó.

¿Qué te llevas de Jujuy?

No desconocía sobre Jujuy. Transitarlo me gustó mucho. Es una ciudad que tiene potencial para crecer. Me llamó la atención el crecimiento de barrios populares. Me sorprendió la cantidad de centros culturales, algo que le hace bien a la sociedad, que está tan crispada, y allí encuentra refugio. La gente es un párrafo aparte, me recibieron de maravilla, con mucha calidez, algo que no es habitual. Lo que más me deja este recorrido es el cariño de la gente.

Producción literaria de Rodríguez

En 2017, publicó “Más allá de todo”, su primer libro, basado en la tragedia de Epecuén. La segunda obra se titula “Inadminisble” y fue lanzada en 2018. Allí cuenta una historia de amor en el marco de la llegada de los nazis y del mismísimo Hitler a la Argentina. “Otra noche para soñar” es el tercer libro del autor, ambientada en la Buenos Aires de comienzos del siglo XX y que toma como eje central el terremoto de San Juan de 1944, que dejó miles de víctimas fatales.

En 2020, Rodríguez se desafía a él mismo y a los lectores en “Con temple de acero”, una novela de connotaciones reales, inspirada en la tragedia aérea de Lapa, sucedida en 1999. “La novela me permite generar un entorno ficticio respetando la mayor veracidad de los hechos”, expresó el escritor sobre la elección del género. Además, remarcó que “escribo las historias para que sean compresibles por una amplia gama de lectores”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...