“Lo que más veo es ansiedad y en los adolescentes, ataques de pánico”

Han pasado dos años desde la pandemia... ¿qué efectos se ven en la salud mental o en la conducta de niños y adolescentes?

Lo que más veo en el consultorio es ansiedad, en los adolescentes mucho ataque de pánico, en los chicos terrores nocturnos, era como que la muerte estaba siempre presente. Creo que en realidad más los afectó el hecho del encierro en la cuarentena que la pandemia en sí.

Porque los nenes más chiquitos poco entendían de la pandemia y lo que entendían era "si le agarra el virus a mi abuelo, lo mata" y los chicos no saben cómo gestionar las emociones, entonces generalmente se manifestaba en trastornos de conducta pero más que nada en trastornos internalizantes: depresión, el hecho de no ir a la escuela, de aislarse de sus amigos, los afectó mucho.

Y problemas de ansiedad muy relacionados con lo que son los trastornos del sueño, de la alimentación. Por supuesto también tiene mucho que ver con la personalidad de cada uno, siempre un trastorno se va a desarrollar por factores genéticos y por factores ambientales, hay gente que genéticamente es más vulnerable, entonces hablamos de niveles de ansiedad.

¿La consulta o el alerta del entorno se encendió rápido?

Lo que pasa es que los síntomas no comienzan inmediatamente, comenzaron tiempo después. Los síntomas empezaron en el 2021, es ahí donde recibí más consultas por este tema.

¿Se les brinda herramientas o quedan en tratamiento?

El marco teórico en el que me baso generalmente son terapias cortas, vamos a lo práctico a resolver y a poder darle al paciente herramientas para que pueda gestionar sus emociones, de acuerdo a la edad. Cuando son más chiquitos se hace muchas veces a través del juego, de todo lo simbólico, se dan pasos. La Terapia Cognitivo Conductual está validada científicamente y está comprobado que funciona.

Entonces tiene sus pasos a seguir, con los adolescentes es muy bueno trabajar en grupo, igual que con los adultos. Yo hice un taller para adolescentes y la verdad fue muy bueno porque se hace la combinación de lo comportamental más lo emocional, más los pensamientos y se enseña a poder aceptar el sufrimiento, aceptar esto que me está pasando, en eso se basa la terapia.

Tienen un promedio de cuatro y seis meses. Después se hace un seguimiento una vez por mes, generalmente los más chicos -como están en una etapa de evolución- puede ser que vuelvan, pero por otras cuestiones.

¿No hay que tener entonces temor a "quedar siempre en estado de ansiedad"?

Exactamente. Yo trabajo lo que se llama la terapia de aceptación y compromiso, esto tiene que ver con aceptar lo que me está pasando, no negarlo y no luchar contra eso. No puedo luchar contra una emoción, eso es neurobiológico, no lo puedo evitar, entonces tengo que aceptarla, elaborarla y a partir de ahí viene la etapa de compromiso de ¿qué hago con esto? Y es ahí donde se dan herramientas para que la persona pueda afrontar esta emoción y ahí es donde los niveles de ansiedad bajan.

¿La colaboración de la familia y la escuela es buena?

Depende el caso. Hay escuelas donde no detectan estas cuestiones sobre todo en los más pequeñitos, de jardín, primero o segundo grado. La escuela por ahí exige mucho la cuestión pedagógica y para los chicos no es lo mismo aprender por Zoom que en el aula y tampoco tienen en cuenta cómo lo emocional afecta en el aprendizaje. Pero hay otras escuelas que sí. Y el apoyo de la familia es fundamental sobre todo con los más pequeños, entonces siempre es un trabajo con los padres que yo los llamo los coterapeutas.

-¿Cómo piensa que va a ser esta generación hacia adelante?

Creo que en un primer momento nos shockeó a todos, después pasamos por una etapa de normalizarlo, los chicos ya no se acuerdan de la vida sin el barbijo, lo normalizaron. Sí quedaron secuelas en todas las etapas, en la gente mayor también quedó mucho miedo y es un proceso. La gente que afronta un tratamiento psicológico lo va a poder elaborar de forma más rápida y más práctica que aquellos que no. Y también depende de la fortaleza psíquica de cada uno, qué pasa en el después, pero es de a poco.

-El Gobierno se echó atrás, pero ¿qué opina de una Subsecretaría de Resiliencia Argentina?

Yo creo que todo lo que tenga que ver con la salud mental, apostar a la salud mental está bien. Es lo que necesitamos, porque es lo que se dejó de lado en el 2020, se pensó en la salud física en cómo cuidarnos, cómo no enfermarnos pero no en la salud mental. Cada historia tiene su contexto y de acuerdo a eso quedarán las secuelas. Pero eso no se trabajó.

En abril dará un programa para adultos sobre manejo de estrés y ansiedad, ¿se potenciaron con la pandemia o son su consecuencia?

La ansiedad está desde siempre, puede ser que el hecho de la pandemia haya desencadenado más estrés, pero esto no es enfocado exclusivamente a secuelas que hayan quedado del Covid. Son programas de habilidades para manejar el estrés y la ansiedad en general porque lo vivimos todos con presiones internas y externas. Se trata de poder mejorar la calidad de vida de las personas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...