La bandera de Belgrano que no se conoce en nuestro país

Durante muchos años se instaló en la Argentina la idea que la Bandera de Macha, actualmente en el Museo Histórico Nacional y entregada por el Gobierno boliviano, era la más antigua del país. Fue dada a conocer en el año 1885 en la capilla Titiri de Macha (actual Bolivia), conjuntamente con otra que se encuentra en el Museo Casa de la Libertad de Sucre (Bolivia), también conocida como de Macha. Sin embargo, en Jujuy en el Museo Histórico Provincial "Juan Galo Lavalle", se halla una bandera que participó de las batallas de Vilcapugio y Ayohuma. Esta enseña acompañó al General Manuel Belgrano en la Segunda Campaña al Alto Perú, por lo que serían dos las enseñas más antiguas en nuestro país.

No quiero desmerecer la donada por el General Belgrano al pueblo de Jujuy por su heroísmo, pero esta enseña flameo y cubrió la sangre de muchos jujeños, especialmente del cuerpo de los Decididos (creado por Belgrano e integrado por jóvenes jujeños, a los que luego se le ssumaron salteños, tarijeños y cochabambinos, para recibir el nombre de Patriotas Decididos de Caballería), que tuvieron una participación gravitante en las batallas de Río Las Piedras, Tucumán y Salta, para luego acompañarlo en la segunda expedición al Alto Perú.

El valor demostrado por los héroes jujeños fue recompensado con el ascenso a la oficialidad. Tal es el caso de los hermanos Pueyrredón Zegada, Diego Andrés que murió en la batalla de Ayohuma, siendo teniente del Regimiento de Pardos y Morenos, de tan solo 17 años de edad y Diego Fortunato de 15 años, también teniente del mismo Regimiento, que cayó prisionero en esta batalla, muriendo en 1820 preso de los realistas en Casamatas del Callao.

Uno de los abanderados de nuestras tropas fue el Sargento Mayor, Marcos Estopiñán, según relata su descendiente Anselmo Estopiñan (que presidió la delegación de Rinconada en los festejos del Centenario de la Primera Jura y Bendición de nuestra bandera), quien fue herido en la batalla de Ayohuma la trajo a territorio argentino y la escondió en la Iglesia de San Juan de Dios y Oros, para luego ser curado en la localidad de Rinconada, de donde era oriundo. Estopiñán (gran conocedor del territorio) no siguió a Belgrano hacia Potosí, sino que bajó en forma directa a nuestro país, utilizando el "paso de los mineros", entre San Antonio de Esmoruco (Bolivia) y Ciénega (Argentina) por el río Mojón, este era muy transitado en el siglo XVII, porque bajaba de Tupiza a la zona minera. Con el tiempo y ante la escasez de mineral, se transformó en "el camino del despoblado", como se lo conocía en la guerra de la Independencia. Estopiñán continúa sirviendo a la Patria y se suma a las huestes de Güemes en la Guerra Gaucha. Una vez retirado del ejército recupera la Bandera y la conserva en Rinconada.

Otra versión la destaca el historiador rosarino Augusto Fernández Díaz, al señalar que según datos de los libros parroquiales de Macha, ha demostrado que en la batalla de Ayohuma desaparecieron dos abanderados del Regimiento de Belgrano los que luego los identificó como Evaristo Pardo y Fermín España, "de acuerdo a documentación del Archivo General de la Nación". El investigador salteño Jorge Virgilio Núñez señala: "Ahora bien, al caer muertos o presos los abanderados, lo natural es que las banderas sean tomadas por los españoles, pero no fue así ya que estos no la citan en sus partes ni lista de trofeos. ¿Desaparecieron?". Creo que una de ellas pudo haber sido rescatada por Estopiñán y traída a territorio jujeño.

El General Belgrano, sabiendo que las banderas no se hallaban en poder de los españoles, expresa en Macha: "Soldados. ¿Conque al fin hemos perdido después de haber peleado tanto? La victoria nos ha engañado para pasar a otras manos, pero en las nuestras aún flamea la bandera de la Patria", según lo relata el coronel Lorenzo Lugones en sus memorias de la guerra de la Independencia.

El 22 de septiembre de 1911, el Honorable Senado y la Cámara de Diputados de la Nación aprobaron la Ley 8.220 donde disponen que se "procederá a conmemorar en la ciudad de Jujuy, el 25 de mayo, el centenario del primer juramento y bendición de la Bandera Argentina".

En el programa de festejos, se dispone que el día jueves 23 de mayo de 1912 a la tarde "Recepción en Jujuy de las comisiones que traerán las banderas de Belgrano (donada por el General al pueblo de Jujuy) y de los Andes y de la que traerá la bandera histórica que existe en Abra Pampa" (los representantes de la Puna partieron de esta ciudad). Luego se procedió a realizar una procesión cívica que condujo las tres banderas hasta el Altar Patrio en Plaza Urquiza ( ahora plaza Belgrano), donde permanecieron los tres días de Festejo, custodiadas por una guardia permanente de honor.

Como se podrá observar, ya se reconoce a la "bandera histórica" y se le rinde un merecido homenaje. Según un estudio de la época la enseña es "blanca y azul celeste. Ha tenido la forma de estandarte: sobre campo azul ostentaba una cruz de raso blanco. Ahora conservase únicamente la mitad sumamente deteriorada por la acción del tiempo".

A mediados de 2021, el Gobierno de Jujuy ordenó su restauración, por lo que se contrató a especialistas que habían realizado este trabajo en la Bandera de Macha, que se halla en Bolivia, a instancias del entonces embajador en ese país, Dr. Normando Alvarez García. Un informe preliminar de estas especialistas, presididas por Patricia Lissa, destaca que la tela con que se confeccionó esta Bandera es la misma que se halla en el Museo Casa de la Libertad de Sucre en Bolivia y en el Museo Histórico Nacional.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...