¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
16 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

“Yo salgo mucho del taller y manifiesto mi existencia de creador al aire libre”

El reconocido artista plástico jujeño de trascendencia internacional fue invitado a realizar una muestra a cielo abierto en el marco del recientemente Festival “Bajo el Nevado del Chañi” en la localidad de El Moreno. Allí pintó, compartió, enseñó, trocó, y siguió sumando experiencias que lo caracterizan por su constante intención de relacionar el arte con cada persona, con cada rincón, con cada actividad, en busca de energías.
Sabado, 05 de marzo de 2022 01:03

¿Cómo fue la experiencia en El Moreno y el contacto con la gente?

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

¿Cómo fue la experiencia en El Moreno y el contacto con la gente?

El Moreno yo lo conozco desde hace 22 años como artista, porque me acuerdo que en una época fui como un entusiasta con ese lugar, porque la relación que me une con este lugar es a través de la familia Liquín. Uno de los hijos era mi compañero en el año 83' en el Polivalente de Artes. Y hace 22 años decidimos ir a dar talleres de arte, de escultura, de serigrafía, de juegos, en El moreno, en enero y en julio. Por eso esta experiencia en El Moreno, primero, era nostalgiosa porque me producía una felicidad especial volver después de tantos años. Lo más impactante es que esos chicos, que en ese momento eran nenes de entre 7 y 11 años, hoy son adultos con familia y cuando yo bajé de la camioneta, todos me saludaban.

También es muy lindo sentir que después de muchas acciones culturales, uno puede darse la libertad y la experiencia nueva de exponer al aire libre. El telón de nuestro alambrado, eran aguayos, colchas y frazadas de las diferentes familias y algunas tenían tejidos de la abuela que tenían más de cien años. Todo era maravilloso, y las diferentes formas de comercializar, porque la idea no era vender obras, sino ir y pasar la experiencia en el marco del Festival Bajo el Nevado del Chañi, pero inevitablemente la gente comienza a preguntar por las obras, y terminamos haciendo la práctica económica de los pueblos andinos, el trueque. Así que me traían unas colchas y yo les daba un cuadrito, me traían un cordero, y yo les daba un cuadrito.

LA CHARLA SOBRE ARTE EN EL ESCENARIO DEL FESTIVAL “BAJO EL NEVADO DEL CHAÑI”.

Escuchar a Fortunato Ramos, mientras le daba una charla a nenes de El Moreno, sobre las posturas de las mujeres que yo hago, son las de sus abuelas, de mujeres quebradeñas, puneñas. Sobre las búsquedas del color. Fue un día lleno de emociones. Fuimos con el fotógrafo Oliver y un chef de Milán y Froilán Colque

No es la primera vez que sos protagonista de eventos que implican una apertura de tu parte para el exterior, fuera de tu atelier…. ¿Qué significa eso para el artista, y qué significa o logra en el espectador?

Es muy lindo entender que, desde hace un tiempo, el artista tuvo la necesidad de salir del atelier, del taller y de involucrarse en el paisaje. El impresionismo es un concepto del arte que se basa en observar la impresión de la luz.

En mi caso, yo salgo mucho del taller y manifiesto mi existencia de creador al aire libre, porque yo soy un ser social, y mi necesidad espiritual es la de conectarme con la gente, y lo hago a través del diálogo, de la palabra, y dejo participar mucho en mis acciones. Y termino siendo un espectador cuando le presto el pincel a algún nene o nena que me pregunta si puede pintar. El mercado es una situación del arte, y el gusto es una situación de la experiencia de la persona a través de su vida, su identidad y su cultura. Eso importante para permitirse apreciar la obra.

¿Qué pintaste en esta oportunidad? ¿por qué?

Esta vez hice una acción de pintura, en el marco de las veinticinco pinturas que colgamos en el alambrado y con un telón de aguayo. Pinté la mujer andina bajo el cerro Chañi, esa imponente montaña que dicen que es un sitio de poder, un apu, un lugar sagrado. Hice un cuadro del que participó mi amigo Gustavo Liquín, que es comisionado municipal de El Moreno, y acompañamos su gestión, porque creemos que las políticas públicas, cuando nacen las instituciones, tienen que tener contemplados los lenguajes artísticos. Y de pronto irme con ropa blanca, siguiendo un protocolo para inaugurar una muestra a cielo abierto, en un festival, donde una de las acciones era hablar de arte en el escenario, para gente que no tiene la costumbre de esa experiencia, era muy motivador.

EL CONTACTO CON LOS NIÑOS DURANTE LA PINTURA EN VIVO.

Pinté esa mujer andina, que me hacía recordar a su mamá, cuando llegué invitado por él a jugar un partido de fútbol.

¿El resultado es fruto del momento, del paisaje, de la interacción con la gente, o en qué se basó la inspiración?

La inspiración viene con una conexión con el entorno, pero debo decir que viene cuando vos intentás salirte del formato de la venta o de la apreciación del espectador y vivís completamente el hecho de existir, de vivir intensamente la línea, el color, el plano, la construcción de la obra. Cuando te olvidas de lo académico y te dejás llevar por la energía vivida en ese microsegundo donde estás vos y la obra, es cuando llega plenamente la inspiración.

Yo no soy de buscar nada, solamente cuando me desconecto de ese momento creativo, ordeno la obra. Pero lo más maravilloso que existe entre la obra, y el primer espectador que sos vos mismo, es que vos te enamores en el hecho creativo.

¿Qué proyectos tenés ahora?

Tengo proyectos muy interesantes a nivel de barrio, provincial, nacional e internacional. En los barrios sostener todas las acciones que nos involucran con los comerciantes, de la plaza (del Barrio Ciudad de Nieva) y de las familias. Siempre hacemos acciones con Viviana Cortez (también artista plástica) desde nuestra galería y nuestro taller, para sostener la biblioteca en la plaza, para fomentar esto de leer y mirar pinturas en la plaza, hace que nos olvidemos del teléfono por ejemplo y empecemos a construir la percepción sensible. En la provincia y en el país, tenemos varias muestras organizadas, como una convocatoria del Gobierno de La Pampa, hay una posibilidad de trabajar con un museo de Córdoba, por Instagram y otros formatos digitales comunicamos lo que hacemos. Estamos vendiendo obras por Instagram y con monedas digitales, practicando y haciendo.

Y a nivel internacional, tenemos ya definida una fecha para exponer en Barcelona. Vamos a llevar una muestra que refleje las características de mi marca, porque Cortez para mí ya es una marca que tiene sus colores definidos, sus íconos, su forma de existir a través de los diablos, de las mujeres, de las escenas campestres, y el carnaval con todo lo que representa, y nos define como un lugar único a Jujuy. Vamos estar del 19 al 28 de septiembre en Barcelona trabajando con el mundo.

¿Hacia dónde vuela tu laburo en esta etapa? ¿Hacia dónde van tus conceptos?

Han cambiado muchísimo porque antes mis preocupaciones pasaban por sostener el taller y en la pintura, conocer los recursos. Después pasó por la narración, que tiene que ver con los elementos que yo combino para contar una historia.

El diablero en la iglesia, la mujer campesina vendiendo, el amanecer, el ocaso.

Mis preocupaciones pasaron por eso y por conectarme con el empresariado jujeño y las instituciones con las que colaboro porque tenemos una acción social muy importante, que tiene que ver con la relación del arte con las comunidades. Porque por ejemplo, la acción que tuvimos en el 2021, fue pintar dormitorios de escuelas de la Puna, en la Laguna de Pozuelos y en Santa Catalina; o colaborar con la construcción de una tribuna que todavía están armando en el Club Suri; colaborar con el Club Ciudad de Nieva para aportar a los equipos de primera de fútbol y de hockey; colaborar con maestros y profesores de escuelas públicas y privadas en el concepto de hablar de arte, compartiendo un té con las familias, que son espacios voluntarios y gratuitos. Ahora mis conceptos pasan por hablar del universo y de la relación energética que pasa entre los elementos que conformar tu universo.

Mi universo es Ciudad de Nieva, la provincia, los carnavales, el diablo americano como energía es decir la conexión con el hecho de vivir. Los portales energéticos son la Virgen de Río Blanco por ejemplo, y otras, donde miles de personas tocan esa imagen y piden algo con una mirada genuina, respetuosa, inspirada en el amor. Todo lo que se vincula a partir de esa energía, se hace milagro.

El mojón también es un portal energético, en el de mi comparsa Los Caprichosos pasaron 3500 personas en los últimos años a celebrar el carnaval de una manera sensible y amorosa, y depositaron en esas piedras esa sensación. Las energías no se absorben, se acompañan, y van en busca de esa palabra expresada en ese universo.