Distintas formas de parir tienen un mismo derecho

La abogada Andrea Soruco, al referirse al parto natural y la violencia obstétrica, indicó que por el lema que se ha empleado para este año y de poder visibilizar esta cuestión "Distintas formas de parir, un mismo derecho" se hace referencia "no solo a esas particularidades del parto natural o de otras modalidades, sino que todas y cada una de esas formas o las libres elecciones de parir, comprendemos los mismos derechos en realidad".

La letrada agregó que "son derechos que deben ser siempre respetados, en este caso nosotros estamos haciendo todo un trabajo de concientización, visibilización y de difusión a cerca de los derechos y normativas que existen".

Al ser consultada si hablar de parto humanizado es un derecho inclusivo, Andrea Soruco manifestó que "no solamente que es inclusivo sino que es de alguna manera un derecho colectivo e inclusivo en el sentido de que debe respetarse no solo los tiempos biológicos, las formas sino también las distintas particularidades de las personas, ya sea a través de las cosmovisiones, interculturalidad, de las religiones, una mirada intersectorial de la cuestión".

Frente a un diagnóstico médico y en relación a los derechos que asisten a la mujer, Soruco indicó que "en el marco de la norma citada y que está prevista la legislación nacional y que nosotros adherimos a nivel provincial a esa marco con sus decretos reglamentarios se establecen derechos básicos en base o en relación tanto a la mujer en la etapa del embarazo, el parto y el pos parto así como de la persona recién nacida y de los padres respecto de ese recién nacido en una situación de riesgo".

Remarcó que "entre los derechos que se prevén a la mujer al momento del embarazo, del parto están y el más importante es el de ser informada a tiempo acerca de cuál es la condición de su embarazo, sobre todas las medidas o las prácticas médicas que se van a realizar para que ella, considerada una persona sana que también lo dice expresamente la ley, pueda válidamente participar de la toma de decisión y de la elección en las distintas alternativas que puedan darse a través del transcurso de todas estas etapas".

"Las mujeres tienen derecho a ser acompañadas durante la internación y el parto, por una persona de confianza sea familiar o no, como así también tienen el derecho de no ser acompañadas", aseguró. En ese marco agregó que "tienen el derecho de que los equipos médicos que intervengan garanticen el vínculo con el recién nacido desde el momento mismo del nacimiento, estableciendo una internación breve y en forma conjunta con la madre siempre que tanto las condiciones de la madre y de la criatura lo permitan".

La abogada aclaró que "la ley también lo prevé que en caso de que el niño deba ser ingresado a un área de Neonatología por algún cuadro clínico también garantizarse ese vínculo de la madre y de sus familiares con ese niño incluso en esa etapa".

Andrea Soruco señaló que "resumiendo y en realidad por el carácter tuitivo y protector de la norma es básicamente eso, se trata de resguardar tanto a la parturienta como al bebé, a través de una serie de derechos que tienden básicamente a la información, a la protección y a garantizar la participación en todas las tomas de decisiones, considerando a la persona sana y apta en todo momento para tomar esas decisiones y participaciones en lo que tenga que ver con parto, pos parto y la vinculación con el recién nacido".

La violencia obstétrica

La funcionaria agregó que "la violencia obstétrica es una de las modalidades en las que se presenta la violencia de género. En realidad y siempre decimos nosotros todo tiene una vinculación con el todo porque dentro de nosotros los tipos de violencia de género vemos en particular a la violencia sexual y dentro de la violencia sexual tenemos la violencia obstétrica, la violencia institucional".

Soruco aclaró que "si uno lo considera desde el equipo médico puede existir una violencia obstetricia y si ese equipo médico pertenece a un sistema de salud público o privado incluso podemos llegar a hablar de violencia institucional y ambos vinculados a esta violencia genérica que es la violencia sexual. Por eso hay una estrecha vinculación entre ambas, porque al momento de parir muchas personas por desconocimiento y sin contar con estas herramientas legales se ven atravesadas por momentos que no son muy gratos y que de alguna manera dan lugar a poder configurar esas acciones como violencia obstetricia o de género".

Finalmente dijo que "esto lo expresa la ley cuando hace la enunciación sobre los derechos de la mujer donde establece que esa mujer debe ser considerada apta en todo momento".

“Necesitan de un acompañamiento”

Laura Ramos pertenece a la Secretaría de Pueblos Indígenas y forma parte del equipo del programa “Mujer indígena y medicina ancestral”. En relación con lo que significa el parto respetado o humanizado participó de la exposición realizada en el atrio de la Iglesia San Francisco para dar a conocer lo que significan las leyes Nº 25929 de Parto Humanizado y Nº 26.485 que habla de la Violencia Obstétrica.

Ramos manifestó que “nosotros el parto humanizado lo tomamos incentivando el parto natural, ya que hay una ley que hace respetar los derechos de las mujeres que tienen que tener un parto respetuoso, respetuoso de la cultura y respetuoso de la mujer”.

Consultada sobre lo que significaría un parto humanizado, Laura Ramos indicó que “no solo se trata de un parto en la casa, sino un parto donde se respeten los derechos de la mujer que puede ser en el hospital, que puede ser con las matronas y ello no implica que necesariamente sea un parto en la casa”. La dirigente indigenista aclaró que “estamos buscando que se respeten los tiempos que debe tener en los partos la mujer, porque muchas veces y nosotros que trabajamos con las mujeres indígenas, ellas prefieren el parto en la casa y en el caso de asistir al hospital quieren tener la compañía de sus familiares o alguien de su confianza porque su contexto es distinto al que vive la mujer de la ciudad”.

“Entre las diferencias que hay están los saberes y la cultura que tiene una mujer indígena, donde muchas de ellas tienen algunas plantas naturales que pueden tomar, los cuidados después del parto , el sentirse acompañada durante el parto por la hermana, la madre, o tal vez de alguna persona de la comunidad a quien le tienen confianza. Necesitan de ese acompañamiento que muchas veces no lo consiguen en el hospital”, concluyó la dirigente Laura Ramos.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...