Humanidades aporta hornos de barro para los comedores

Con la consigna "Que la universidad se pinte de pueblo", la Facultad de Humanidades de la Unju lanzó un programa para la construcción de hornos de barro en comedores populares, y ya comenzó acercándose al espacio de trabajo comunitario "Micaela García" de Tilcara. Paralelamente avanza en una línea de abordaje social con una labor en el Mercado Sur, una diplomatura en Economía Social y otras actividades.

Al respecto el decano de la Facultad, César Arrueta, explicó que se trata de una política institucional que la unidad académica emprendió este mes, en el marco de una serie de lineamientos que se realizaron desde distintas carreras, con especial énfasis en Trabajo Social. Dijo que prevén colaborar institucionalmente para que, de manera progresiva, distintos comedores puedan acceder a un horno de barro que les permita la autogestión de sus propios alimentos.

"Entendemos que la universidad se debe vincular efectivamente en el territorio, no tan solo desde el discurso sino también de acciones que nos permitan dar respuestas a determinadas demandas específicas", precisó.

Recordó que hace tiempo que tienen vínculo con algunos comedores de la provincia, a modo de colaboración, pero la demanda era de algún producto más sustentable en el tiempo, por lo que los hornos de barro aparecen como una alternativa y se aporta desde los claustros. Para ello, se hizo una campaña de recolección de alimentos y se contribuye con los materiales para los hornos, mientras la construcción corre por cuenta de los comedores. Ya iniciaron uno en Tilcara, en el espacio de trabajo comunitario, y luego prevén otro en el merendero Granero de Alto Comedero, y en el merendero Hora Feliz de Perico.

Luego de eso prevén arrancar con otra etapa, ya que están en contacto con una decena de comedores, por lo que vienen dando respuesta a diferentes pedidos contemplando que se trata de una Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales y que también cuentan con mucha colaboración de docentes y egresados.

"Dentro de nuestras posibilidades vamos dando respuesta a esa situación que nos parece importante por el trabajo comunitario que hacen, la contención que llevan adelante, y porque gran parte de nuestros estudiantes llegan en gran parte de barrios populares que necesitan asistencia", explicó.

En ese marco sostuvo que no sólo habían identificado algunas líneas de trabajo y de abordaje comunitario en la facultad, sino también de capacitación y asesoramiento. De hecho, vienen trabajando en articulación con la Facultad de Ciencias Económicas para tener un postgrado en "Economía popular y procesos comunitarios" que se inició formalmente hace semanas, que tuvo el proceso de evaluación de Coneau.

El objetivo no es solo capacitar a docentes o a profesionales de la economía popular sino abrir una línea de formación para dirigentes sociales, personas involucradas en trabajo comunitario, de modo de generar y trabajar en políticas de reactivación o fortalecimiento del sector.

"La intención es poder abrir la universidad a los sectores que necesitan una revinculación o un diálogo desde otro lugar, y nos parecía que por un lado las propuestas académicas complementadas con propuestas en territorio era la mejor respuesta", afirmó Arrueta, acotando que es un trabajo progresivo que necesitan extenderlo en el tiempo.

Otra de las actividades que realizan es en respuesta a una demanda de grupos de familias que trabajan en el Mercado Sur, para la contención de sus hijos, ideándose acciones desde la cátedra de Educación No Formal.

La revinculación universitaria en el tiempo de pospandemia

El decano de la Facultad de Humanidades, César Arrueta, planteó que Trabajo Social es una de las carreras más importantes, de cinco años, con gran presencia de trabajo en extensión, desde donde surgió la creación del Centro de Investigación en Trabajo Social “Max Agüero”, que permitirá una línea de trabajo en investigación, para dar respuesta a la demanda de los claustros y un homenaje al docente fallecido.

MERCADO SUR | LAS ACTIVIDADES PARA CONTENCIÓN DE HIJOS DE TRABAJADORES.

El funcionario recordó que hubo muchas líneas de revinculación que devienen del tiempo de aislamiento de la pandemia, para habitar los espacios universitarios, y acompañar en una instancia de pospandemia. Planteó la revinculación y habitar los espacios universitarios. En el regreso a la presencialidad tienen una experiencia que les permitió en la pospandemia atender situaciones particulares, contener experiencias heterogéneas, a través de las aulas híbridas, las cuales son mecanismos que posibilitan que las nuevas tecnologías permitan acercar a los jóvenes y estrategias.

Explicó que esto implica nuevas formas pedagógicas, estrategias, mayor atención, o pensar clases complementarias, contemplando que hay alumnos que están desde sus hogares tomando las clases, al tiempo que se desarrolla la clase en forma presencial.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...