Cazzu presenta su nuevo álbum

Un galería de arte nos recibe plagada de fotografías, vestidos y una escultura gigante de una araña en un concepto que engloba el universo musical y estétético de Nena Trampa, el nuevo álbum de Cazzu, que se estrena en unos minutos.

A las 19.45, Cazzu aparece en escena y saluda a los presentes. Confiesa que estuvo escuchando el disco, sola y con auriculares, en un rincón oculto de la galería de arte y que le entró miedo de que sea “un poco corto”. Se peina y despabila esa ansiedad cuando se pone a repasar las 10 canciones que -desde ahora- forman parte de su ADN musical.

Cazzu es una de las grandes exponentes de un género que ayudó a masificar durante los últimos cinco años, cuando se plantó frente a una generación y empezó a soltar rimas filosas. Se impuso como “la jefa” y la siguieron. Con cada paso, convence a propios y ajenos de que está al tope de su juego.

Los números -la mercancía de cambio hoy por hoy- la avalan y en el horizonte se vislumbra una gira gigante que la llevará a cantar a España, Estados Unidos y Latinoamérica. Tengo mis sueños musicales de expandirme en público y que la música sea honesta. Lo que soy, se lo doy a la gente”, dice.

-Me gustan los discos, hay un universo que me gusta formar, donde lo paso bien. El proceso creativo es el objetivo de mi arte. El final es relativo pero todo lo que hago es para crear. Los discos me parecen más interesantes que una sola canción.

-El sonido varía mucho, es pesado pero también ligero.

-Tiene que ver con los cambios de mercado, nos pusimos más livianitos. Nosotros somos artistas, pero nuestro género está muy pendiente del mercado. Yo trato de ser fiel a los sonidos que me gustan, a lo que me gusta escuchar, independiente del momento o no.

-¿Cuál es el impacto de los número detrás de la composición de un disco?

-Tiene un impacto emocional, malflasheas cosas. La realidad es que el público está pendiente de eso, es una nueva moda. Se hace un poco más difícil ignorarlo.

-¿Y tenés una presión de ser vista como ‘La Jefa’?

-La leyenda de ser “La Jefa” tiene una responsabilidad artística que nada tiene que ver con el mercado.

-¿Por qué decidiste volver a hacer un disco de trap cuando el resto de los fundadores argentinos se volcaron a otros ritmos?

-Es un poco recordarle a la gente que el trap sigue estando. Tuvimos que soportar que nos dijeran que el trap era una moda.

-Siendo una de las masificadoras del movimiento, ¿te molestó que hayan peleado tanto por instalarlo y después vieron que artistas de otros palos se metían en el género por moda?

-No me cae mal porque la música se hace popular y la gente quiere hacerla. Se pegan los corridos mexicanos y vamos todos atrás de eso. La gente sabe diferenciar entre lo que es pop y lo que es género.

-El disco lo trabajaste con Nico Cotton, reconocido por sus trabajos con Fito Páez, Conociendo Rusia y Juan Ingaramo, ¿por qué decidiste apostar por un productor ajeno al trap?

-Es la magia que tiene él. Entendí que puede hacer todo y fue clave invitarlo a hacer algo que yo sabía que él no hacía.

 

Fuente: TN

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...