Desesperado pedido en medio de la crisis: “No me corten la luz, me quedé sin trabajo"

n empleado de la empresa Edesal, de San Luis, se topó con una situación que lo dejó sin palabras: encontró un cartel de un padre que no podía pagar la boleta de luz y pedía que no le quiten el suministro. Sin pensarlo, inició una campaña solidaria para ayudar al desconocido.

La iniciativa rápidamente se viralizó en las redes sociales, y cientos de usuarios decidieron colaborar para ayudar al hombre. “Es increíble lo que se puede hacer todos juntos” expresó el joven trabajador en diálogo con La Nación.

Todo comenzó el 17 de junio por la tarde, cuando Xavier Rubilar realizaba visitas domiciliarias a los usuarios del barrio 600 viviendas, ubicado en la ciudad de La Punta, a 20 kilómetros al norte de San Luis. Como cualquier día normal de su trabajo, Xavier le tenía que entregar los recibos de cobro y leer los nuevos consumos en los medidores.

Sin embargo, cuando fue a realizar este último paso en una de las casas, se encontró con el cartel que le cambió el día: “Por favor, no me corten la luz. Me quedé sin trabajo, estoy solo con mis dos hijas. En cuanto pueda, voy a pagar la luz. Por favor y gracias”, fue el pedido del padre.

En diálogo con el mismo medio, Xavier contó cómo se encontró con el cartel: “Estaba con las tareas de lectura y en un momento me encontré con una carta, donde una persona pedía por favor que no le cortemos la luz, que estaba solo con sus dos nenas y sin trabajo. Al ver todo eso quebré en llanto”, explicó.

Acto seguido, decidió subir una captura del escrito en su estado de WhatsApp y agregó: “Me gustaría darle una mano a este hombre. Él no sabe nada, ni va a saber quién se la pagó, pero se va a encontrar un lindo regalo del Día del Padre. Ayúdenme por favor”.

SOLIDARIDAD: REALIZARON UNA CAMPAÑA PARA PAGARLE LAS CUENTAS

Una vez publicada la imagen, el empleado intentó seguir con su día de trabajo normal, pero no pudo. Angustiado, no logró concentrarse en sus tareas: “Se me revolvía el estómago. En un momento me vibró el teléfono, con muchos mensajes de gente que quería apoyar”, recordó.

Al ver que eran muchos los que querían colaborar en la causa, decidió realizar una colecta solidaria a través de Facebook. “En un principio queríamos ayudarlo de una manera anónima, pero cuando hay plata de por medio hay que hacer todo con transparencia”, explicó.

Así, Xavier fue a hablar con el padre. “Me contacté con él y mostré en las redes sociales todos los movimientos de dinero que hubo. A las pocas horas recibí llamados de personas que querían pagar todas las boletas y en el transcurso de la horas alcanzamos el monto total”, detalló.

Sin embargo, aún quedaba dinero recolectado luego de que Xavier pagó las cuentas, Por este motivo, decidieron realizar una nueva acción solidaria. A la par de esto, el protagonista de la historia ya tenía conocimiento de todo lo que se había generado: “Primero, una compañera mía se comunicó con él y le dejó el papel con su número de teléfono. Cuando se contactó con ella, notó que el hombre lloraba junto a sus hijas”, comentó.

“Está muy agradecido con la gente y con todos los que colaboraron, es una persona trabajadora, que tenía un comercio y por circunstancias de la vida no pudo continuar. Si le damos una mano volverá a tener una fuerza de trabajo, pero son cosas que se viven hoy en día”, explicó.

A su vez, Xavier reiteró su agradecimiento hacia las personas que, de forma desinteresada, aportaron un granito de arena en la vida del hombre: “Ya sea de $30, $40, $200, con esa ayuda logramos una cifra importante de dinero y logramos el objetivo. Es increíble lo que se puede hacer todos juntos. El hombre tenía los ojos brillosos y una emoción muy grande, fue el mejor regalo del Día del Padre que le dimos. Con parte del dinero le compró útiles a su nena”.

Por otra parte, el empleado explicó que el hombre también tenía deudas anteriores y se encontraba en un plan de pago, motivo por el cual las boletas tenían un costo tan elevado.

“Sumado a los cargos por mora, impuestos municipales y el consumo actual, el número era muy elevado. Además, en esa zona aún no hay gas y dependen de lo eléctrico”, explicó. “Lo que realmente me conmovió de él y de la gente, es su honestidad”, concluyó.

El gesto del trabajador no solo cambió por completo la vida de este hombre y sus hijas, sino que mostró el poder que tienen las redes sociales. No son únicamente plataformas frívolas y de entretenimiento, sino que se las puede aprovechar como un puente de humanidad.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...