La importancia de la línea de una base ambiental minera

Antes de comenzar una actividad productiva, es necesario realizar la Línea de base ambiental minera (Lbam).

La autoridad competente exige a la empresa, el Informe de Impacto Ambiental (IIA) en base a las exigencias de la normativa vigente.

En esa normativa existe un título que dice: descripción general del ambiente. Allí se enumera todos los elementos a tener en cuenta para describir en el IIA, por ejemplo, características del aire, suelo, agua, población y todos los elementos naturales y artificiales que se encuentran en la región.

Normalmente, en los Informes se realizan descripciones de todos los elementos, sin embargo, no los cuantifican o muy poco. La importancia está en conocer por ejemplo, qué elementos químicos tiene el agua y la cantidad de cada uno de ellos, en el estudio de suelos conocer los elementos químicos presentes y cantidad de cada uno de ellos y con la fauna conocer cuántos animales y especies por superficie cuadrada de terreno, y así con todos los elementos presentes, incluso describir las características geológicas y geomorfológicas del terreno general y local. Toda la información requerida, incluida la cuantificación de este IIA, antes de iniciar la actividad minera, constituye la Línea de base ambiental minera (Lbam).

Luego de instalada las estructuras y el inicio de la actividad productiva se realiza la renovación de los IIA cada dos años, allí nuevamente deben realizar la descripción del ambiente con la cuantificación correspondiente para realizar la comparación con la Línea de base y observar las variaciones o cambios en los valores de los diferentes elementos considerados.

Supongamos un ejemplo, si los análisis del agua la primera vez (Lbam) dieron como resultado mercurio 5 miligramos por litro y análisis posteriores en el mismo lugar registran más de 5 significa que hay contaminación. Las autoridades deben solicitar se corrija las diferencias con plazos legales. Pongamos otro ejemplo, si la primera vez no registra arsénico y aparece en análisis posteriores existe contaminación.

En el caso de la minería, decimos que es una actividad muy controlada ambientalmente, sin embargo debemos ser vigilantes de la información de la línea de base ambiental y los sucesivos controles. Cualquier ciudadano tiene el derecho de solicitar la información a las autoridades pertinentes.

Si no se realiza la cuantificación de los elementos antes del inicio de actividad productiva, no es una línea de base. Si se realiza la cuantificación con posterioridad al inicio de las actividades, se corre el riesgo de tener todos los elementos alterados, por lo tanto estaríamos haciendo controles sobre datos erróneos.

En la normativa para Informe de Impacto Ambiental se adjunta cuadros con valores standard propuesto por el decreto nacional 831/93 para fuentes de agua de bebida humana, protección de vida acuática en agua dulce superficial, protección de vida acuática en aguas saladas superficiales, protección de vida acuática en aguas salobres superficiales, irrigación, bebida de ganado, niveles guía de calidad de suelos, niveles guía de calidad del aire. Estos valores de la propuesta por el decreto, no pueden ser aplicados como referencia para Lbam, porque los valores de las aguas y suelos de una región pueden variar de un lugar a otro según la composición mineralógica de las rocas, incluso podemos tener valores de contaminación por procesos naturales, por eso es importante cuantificar los elementos naturales y artificiales, previo al inicio de actividades de una empresa minera, para tener de ese modo información fidedigna y realizar las comparaciones con informes sucesivos.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...