Histórica beatificación de los “Mártires del Zenta”

Las diócesis de Jujuy y Salta viven con creciente expectativa la ceremonia de beatificación de los "Mártires del Zenta", los misioneros Pedro Ortiz de Zárate, de Jujuy y Juan Antonio Solinas, oriundo de Cerdeña. La ceremonia se llevará a cabo hoy en el Parque de la Familia, en San Ramón de la Nueva Orán, a partir de las 10.

La ceremonia será presidida por el cardenal Marcello Semerano, que en Roma se encarga de las Causas de los Santos, que viene especialmente para hacer esta beatificación, en la que al inicio se presenta la biografía de estos dos futuros beatos: los padres Pedro Ortíz de Zárate y Juan Antonio Solinas. El momento más solemne ocurre cuando el cardenal lee la bula por la cual el Papa Francisco concede la beatificación.

Además, confirmaron su presencia el gobernador de la provincia de Salta, Gustavo Sáenz, y el vicegobernador de la provincia de Jujuy, Carlos Guillermo Haquim.

El domingo 3 de julio a las 10 se realizará la misa de acción de gracias por la beatificación en el predio de los Mártires del Zenta, en la localidad de Pichanal, donde será erigido un santuario.

OBISPOS | DE JUJUY Y ORÁN, DANIEL FERNÁNDEZ Y LUIS ANTONIO SCOZZINA

Un vez finalizado el oficio religioso todos los obispos participantes viajarán con destino a la ciudad de San Salvador de Jujuy, donde a las 17 se llevará a cabo la ceremonia de acción de gracias con la que se dejará inaugurado un altar en la Iglesia Catedral dedicado a don Pedro Ortiz de Zárate y se bendecirá una imagen suya, por lo cual esperan que sea una gran fiesta para el pueblo cristiano.

Al menos unos treinta obispos de distintas diócesis argentinas estarán presentes en esta ceremonia que ha concitado la expectativa de la cristiandad de ambas provincia.

Los mártires son dos misioneros cristianos que fueron ultimados en su afán de acercar a la fe a los nativos del Valle del Zenta.

De estos solo se conocen los nombres del sacerdote jujeño Pedro Ortíz de Zárate y del jesuita de Cerdeña, Juan Antonio Solina. Del resto solo se sabe que había un cacique de nombre Jacinto, dos españoles, un negro, un mulato, una mujer indígena, 2 niñas y 16 indios.

Es de destacar que la ausencia de sus nombres es una invitación a cada uno de nosotros a sufrir por Jesucristo en las contrariedades, pequeñas o grandes de cada día.

"íCuantos que se dejarían enclavar en una cruz ante la mirada atónita de millares de espectadores", escribe San Josemaría Escrivá, "no saben sufrir cristianamente los alfilerazos de cada dia! (…) Camino, 204

Estos cristianos han perseverado sufriendo los alfilerazos de cada día hasta dar la vida con el supremo testimonio del martirio.

CARDENAL MARCELLO SEMERARO | ENCARGADO EN ROMA DE LA CAUSA DE LOS SANTOS, PRESIDIRÁ LA CEREMONIA DE HOY

Don Pedro Ortíz de Zárate nació en 1622, único hijo varón de un encomendero y, por lo tanto, uno de los poderosos del lugar. La cruz lo acompañó desde muy joven. Perdió a su madre cuando tenía 11 años y a su padre cuando tenía 16.

A los 22 años ya fue nombrado alcalde de Jujuy, en donde lo fue en tres oportunidades. También tenía a su cargo las Encomiendas de los Paypayas y Ocloyas. Administraba un territorio enorme con población española e india de diversas etnias. Se puso al hombro con hondo sentido cristiano la variopinta sociedad jujeña de entonces, poniendo también sus bienes al servicio de la sociedad. Ejemplo de gobernante.

En 1644 se casó, con 22 años, con Petronila Argañaraz y fue un matrimonio que resolvió un serio conflicto entre grandes familias y aportaba paz a la región. Por el camino del matrimonio también el Señor lo fue llevando para servir a los demás, comenzando por la familia.

Con Petronila tuvieron dos hijos, pero su esposa murió tras diez años de matrimonio. Se ocupó de la educación de sus hijos, que puso también al cuidado de su suegra.

Estudio Filosofía y a los 36 años fue ordenado sacerdote. Dejó sus riquezas para dedicarse a tareas humildes.

Tres años más tarde fue nombrado párroco de Jujuy; dedicó 24 años a la parroquia. Para enriquecer la liturgia hizo venir músicos de Perú. Con sus bienes atendía a los enfermos.

Defendió a los indios en las encomiendas y abrió capillas en cada una, aportándoles un refugio sagrado.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...