EN VIVO

#EnVivo | El Matutino, el magazine de El Tribuno de Jujuy

“Pídanles a los mártires, oren a estos dos presbíteros”

El sábado por la mañana los fieles católicos de Salta y Jujuy vivieron una fiesta en San Ramón de la Nueva Orán por la beatificación de los Mártires del Zenta. El gran momento religioso se extendió hasta Perico, pues en la parroquia San José se llevó a cabo una celebración por la noche presidida por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, acompañado de monseñor José María Baliña, también de Buenos Aires, y desde luego también estuvieron presentes el padre Miguel Squicciarini y una gran cantidad de fieles periqueños y de zonas aledañas, la misa fue también transmitida en vivo.

El acontecimiento religioso en la ciudad de los Valles fue de sorpresa, de acuerdo a trascendidos, al igual que la llegada del arzobispo primado, quien según se pudo saber buscaba el paradero de su padrino, que aparentemente viviría en Perico, pero que desde hace tiempo no respondía a su celular. Pero gracias a los medios de comunicación social y al padre Miguel se pudo encontrar a esa persona, entonces fue durante la misa cuando familiares del padrino buscado por el arzobispo se hicieron presentes y se produjo el gran reencuentro que fue una gran alegría para todos, especialmente para el visitante.

En la parte final de la misa, se procedió a la colocación del cuadro de los Mártires del Zenta junto al sagrario, que es el lugar donde se guarda el Santísimo Sacramento en la parroquia San José, en el muro de la izquierda para que pueda ser venerado por todos. La feligresía acompañó con devoción.

El arzobispo Poli dijo que "entronizamos el ícono de los Mártires del Zenta, que son los presbíteros Pedro Ortiz de Zárate y Juan Antonio Solinas; bueno, hoy fue un día magnífico, desde Orán, la celebración una belleza, una multitud de gente que venía de distintas provincias, fue una fiesta grandiosa, quiero decir que ya no son beatos de un lugar como de Orán, Humahuaca o de Jujuy, sino que son de Argentina y como son católicos, son del mundo". Agregó que "los beatos van a ser recordados en las liturgias, en las oraciones y desparrama las gracias de aquellos que lo necesitan. Por eso les digo `pídanles a los mártires, a estos dos presbíteros, pero también a aquellos que los acompañaron en el bautismo de sangre´, porque eran 20 personas, ellos 2 y 18 más, que por el momento no fueron beatificados por la Iglesia porque no conocemos los nombres y la Iglesia no canoniza ni beatifica a los NN".

Para finalizar, los obispos y el párroco de San José saludaron a todos los concurrentes en la fresca noche, en el atrio de la iglesia. El obispo auxiliar José María Baliña dijo que "estas son las cosas grandes que hace Dios. En este momento que vivimos con estos beatos, hace maravillas, Jesús nos trae la paz, sabemos que hay muchas dificultades, hostilidades, dolor, cansancio, pero sabemos que Dios es más grande y nos acompaña y da fuerzas para seguir caminando".

En el Santuario de Pichanal

Palabras de mucho reconocimiento recibió el primer beato jujeño. El cardenal Marcello Semeraro, Prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, durante la ceremonia central del sábado por la mañana comparó a Pedro Ortiz de Zárate con Santo Tomás Moro, por ser “un hombre para todas las épocas” y elogió que fuera buen político, esposo, padre y excelente sacerdote según se consignó en la causa de beatificación.

CUADRO | MONSEÑOR PEDRO OLMEDO LO RECIBE DE MANOS DE MONSEÑOR SCOZZINA.

Mientras que en la misa matutina de ayer en Pichanal el obispo de Orán, Luis Scozzina, resaltó la unidad entre el clero diocesano y la Compañía de Jesús para la evangelización en el siglo XVII, como un signo de sinodalidad traído al presente. Asimismo, elogió que siendo párroco de San Salvador de Jujuy, Ortiz de Zárate decidiera abandonar todo y partir a misionar sin poder ni privilegios. En los tramos finales de la ceremonia, que contó con pasajes muy amenos como el ofertorio y baile a cargo de distintas comunidades originarias de la zona, se distribuyeron cuadros para difundir la devoción entre las distintas parroquias oranenses, además de ser entregado al obispo de Jujuy Daniel Fernández, al obispo emérito de Humahuaca Pedro Olmedo y el prelado de Cerdeña (Italia), entre otros.

También se recordó el impulso otorgado a la causa de beatificación a fines de los 80 cuando era obispo de Orán monseñor Gerardo Sueldo (fallecido en 1998) y se puso de relieve que justamente se están cumpliendo 40 años de su ordenación episcopal. Asimismo, se reconoció la labor de sacerdotes y el impulso del arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, para que todos los 27 se ponga como intención a los Mártires del Zenta. En esa primera misa de acción de gracias asistieron varios prelados del país y también el contingente llegado desde Cerdeña, de donde era originario Juan Antonio Solinas. En la oportunidad monseñor Fernández reafirmó esta bendición para el NOA que ya tuvo la beatificación de Fray Mamerto Esquiú en Catamarca

Tiene un altar en la Catedral

LA IMAGEN EN EL LUGAR DISPUESTO

El altar dedicado al beato jujeño Pedro Ortiz de Zárate está ubicado en la Catedral Basílica de San Salvador de Jujuy. La imagen se podrá apreciar en la mano derecha del templo matriz. También acompaña una ilustración con la imagen de todos los Mártires del Zenta.

Milagro para llegar a ser santo

Los beatos y los santos suelen ser presentados siempre como modelos que dan ejemplo de vida cristiana. Lo que los hizo beatos y grandes cristianos no fue su muerte, sino su vida. Murieron como vivieron: amando y sirviendo a los demás; y por eso los mataron. Esa es la lección que dejan: nadie puede elegir cómo morir, solo se puede decidir cómo vivir. Después de ser declarado beato tiene que haber otro milagro para ser declarado santo. Pero hay una distinción. Para ser beato mártir no es necesario un milagro ni atestiguar virtudes heroicas, pues se considera suficiente heroicidad al mismo martirio. Por lo tanto, un mártir no es declarado venerable, sino directamente beato. Allí acaba la diferencia, porque mártir o no, la siguiente etapa es la canonización y consecuente reconocimiento como santo. Otro milagro ûen el caso de un mártir, será el primero- pero ocurrido después de la beatificación.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...