La producción citrícola de Jujuy está en crisis al igual que todo en el Norte, debido a los embates de la guerra que le quitó mercados y la falta de precios competitivos por el incremento de costos en dólares y para el embarque. Complicó además que la industria bajó la compra de fruta fresca porque tenía stock desde la pandemia, que derivó en un impacto en los pequeños productores.

"La situación que estamos pasando es de crisis por falta de algunos mercados, de condiciones competitivas, y sumado que venimos de tres años de sequía", precisó el productor, propietario de vivero citrícola y asesor de empresas citrícolas jujeño, Daniel García.

Hubo varios fenómenos que incidieron. Uno de ellos es el precio industrial muy bajo, ya que al principio de la campaña no recibían y luego finalmente se adquirió. Otro factor fue la pérdida de mercados principales para la zona, por la guerra de Rusia y Ucrania que afectó al mercado de fruta fresca y, si bien Europa traccionó temprano por el aumento de costos de producción dolarizados, el precio de compra sigue siendo el mismo y con cualquier variabilidad deja de ser rentable. Mientras al de Estados Unidos aunque esté abierto hace tres años, no es fácil ingresar, conseguir clientes y crear la relación comercial, sumado a que Sudáfrica en los últimos años incrementó su superficie de limón, al estar más cerca compite mejor.

La producción citrícola del Norte del país, que incluye a Jujuy, se caracteriza por producir en contraestación con el hemisferio Norte para abastecer los mercados con los que hay convenios para enviar con protocolos sanitarios y certificaciones de Senasa. En Argentina entre el 70 % y el 80 % de la producción de limón se industrializa, pero ahora otros países competidores también están industrializando con lo cual hay más competencia.

En Jujuy hay dos tipos. Por un lado, los que apuntan a exportación, más tecnificados y con más capital, que son pocos, pero al no poder salir afuera lo destinan el producto ya encerado al mercado interno y de esa manera perjudican a los más pequeños. Y otros que destinan a la industria y al mercado interno.

El precio industrial bajó porque las industrias en los dos primeros años de la pandemia no conseguían con quien enviar sus productos a la venta y se quedaron con stock, por lo que incidió en que las industrias no compren limón. A mitad de campaña lo hicieron, una de ellas a precio en dólares que no se sabía cuándo se pagaba, y otra en pesos implicaba pérdidas porque no se recuperaba el costo de cultivo y requería más inversión para la cosecha, sumado a la corresponsabilidad gremial.

La superficie implantada con cítricos en la provincia de Jujuy es de 6789,69 hectáreas (has) y la superficie que ocupa el limón es de 1882.37 has, tiene una producción de 75.712,40 tn en 67 productores de un total de 248 . Hay en total con 209. 800 plantas, 103.450 son de limón, 54.250 de naranja, 40.750 de pomelo, 8750 de lima, y 2600 de mandarina.

"Es un momento duro de crisis pero hay que ver qué pasa, son tres o cuatro años de crisis y luego vienen años buenos", afirmó. El impacto de mano de obra del 60 % del costo de producción, cosecha y embalaje, es directa e impacta mucho en el trabajador, en lo que se puede pagar. "En esta situación lo que más está comprometiendo es el tipo de cambio, que si estuviera como tenemos los agroquímicos, la situación estaría bien. Con un tipo de cambio adecuado puede salir adelante", indicó. Consideró que Tucumán estaría en peor situación que Jujuy porque industrializa el 70 a 80 % de la producción, mientras que Jujuy 70 % lleva al mercado fresco tanto de exportación y al mercado interno. "Hay muchos productores que no le hacen nada hace dos años a las quintas y tratan de venderlo como orgánico, pero es tanta la superficie que el nicho orgánico está sobresaturado", explicó. Entiende que quizás los mercados se vayan recomponiendo, y que resiste quizás podrá tener una revancha.

Dificultades para exportar

Este año se complicó porque los costos subieron en dólares y no bajaron los del flete. “Para man‑ dar una caja de limón en un con‑ tenedor por barco desde el Puerto de Buenos Aires a Europa costaba 2 dólares por caja y hoy cuesta 8 dólares, eso impacta en el nego‑ cio”, aseguró García. La caja de exportación costaba 1 dólar a 1,5 dólar y actualmente está a 1,9; mientras cuando se vende una ca‑ ja de limón para exportación se plantea 12 a 14 dólares y Sudáfri‑ ca lo hace a 10, por lo que “la bre‑ cha cambiara está asfixiando a los productores”.

A principios de la campaña, cuando se declaró la guerra, había incertidumbre por los barcos, los exportadores cargaron poco por‑ que se desconocía cómo se cana‑ lizarían los pagos y se logró por‑ que comenzaron a usar bitcoin ya que los tradicionales estaban blo‑ queados. Hubo varios productores que fueron vendiendo al mercado in‑ terno “a precio de quebranto” y otros exportaron. Este año Euro‑ pa fue receptora, a partir de abril, cuando solía recibir a fines de mayo con lo cual no suele ser un mercado porque suelen tener li‑ món hasta tarde y benefició a quienes tenían las condiciones sa‑ nitarias. Planteó que no hay posibilidad de conseguir aún otros mercados cercanos en vecinos países. Es que aseguró que con Bolivia no hay convenio para vender fruta, Bra‑ sil está traccionando más pero suelen consumir lima tahití y áci‑ da, y recién está aumentando el consumo de limón italiano.

Son nueve las empresas que inscriben para exportación. “Algunos venden a exportado‑ res, compran al tipo de cambio oficial y los precios son los histó‑ ricos que con la suba de precios, el dólar planchado y la incidencia de mano de obra es muy grande, los rendimientos de empaque son los normales. Los números son muy justos y cualquier error te deja fuera del mercado” dijo Gar‑ cía. Se trata de una producción a largo plazo, en general están pa‑ radas las plantaciones como ve‑ nían hace tres o cuatro años, hay otros que están arrancando por una renovación y por ahora no están plantando.

LIMONES DE EXPORTACIÓN| JUJUY TUVO PROBLEMAS POR MERCADOS

El costo de producción por tn es de 170 dólares, 60 hasta la co‑ secha, 67 en la cosecha, de empa‑ que 60, mano de obra 86 % en cosecha y en todo el proceso pro‑ medio de 67%. Tucumán de 30 mil ha pasó a tener 50 mil ha, por lo que es pro‑ bable que baje la sup porque sa‑ len todas juntas; mientras la pro‑ ducción nacional en 2020 y 2021 es 3388 tn según datos del Inta. La citricultura es una actividad a largo plazo, ya que se necesita un periodo al menos cinco años hasta comenzar a ver los prime‑ ros frutos. El sistema de riego, lo‑ calizado y gravitacional. Con la tecnología de producción actual es factible obtener producciones de 50 tn de fruta.

El limón es una planta con va‑ rias floraciones al año, produce todo el año, y la más importante se da de marzo a fines de mayo. La variedades son Lisboa Frost, Genova, Limoneira 8 A, Eureka, todas se ubican bien en el merca‑ do de fruta fresca como en el in‑ dustrial. La cáscara se deshidrata para obtener pectinas para uso en la industria alimenticia. El aceite esencial se usa en la industria de bebidas gaseosas, farmacia y per‑ fumería. La provincia de Jujuy tiene 35 galpones de empaques habilitados; varios viveros y una fábrica citrícola.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...