"Es un show que siempre está evolucionando"

El espectáculo reúne música en vivo, imágenes visuales en pantalla gigante, intervenciones humorísticas, monólogos y stand up. ¿Hace cuánto hacen esta propuesta tan original? ¿Y cómo surge la idea?

Empezamos con esto en 2014 con la banda, y el show de Woody Allen arrancó en 2015. Comenzamos en un barcito para 40 personas a la gorra, y fue tomando color.

¿Cuál es el concepto de la banda o el propósito musical?

El objetivo es hacer espectáculos que fusionan el cine, la música y el humor, tenemos otro que es música y humor, pero podríamos encarar otros con baile, o magia, etc. Hoy es eso lo que nos moviliza a Fran (Villaveirán) y a mí, que somos los creadores. A mí me moviliza mucho el jazz viejo, tradicional, como el de las películas de Woody Allen, soy fanático de sus películas, de su humor, del humor de Los Hermanos Marx.

¿Qué formaciones tiene en otras disciplinas?

Yo soy el que más tira para el lado del humor, vengo de hacer teatro y stand up, pero también toco el piano y el acordeón; los demás son más músicos, y en el escenario fuimos probando diferentes cosas como sketches, y se arman distintas cosas. Los chicos tocan varios instrumentos, cantan, y se generan intervenciones.

¿Qué efecto logran en el público con una buena propuesta musical con otros ingredientes?

La gente sale alucinada, que pasaron la mejor noche en años, les gusta el humor que hacemos, se emocionan y a la vez se ríen un montón. Otra cosa es que atrae a más público que un concierto de jazz tradicional, trascendió lo musical, y por el boca en boca tenemos mucho público. Una amiga me dijo el otro día que la iba a llevar a su mamá al show para ponernos a prueba porque ella no se ríe de nada. Y al final, se rio -cuenta satisfecho y se ríe-. Lo logramos.

¿Cómo está armado el show?

Es un show que siempre está evolucionando. Fueron cambiando varios integrantes, y cada uno aporta lo suyo. Algunos músicos empezaron a cantar, o empezaron a tocar otros instrumentos de los que tocaban. Lo esencial de este show es que todo lo que tiene se armó en vivo, de tanta gira, de tantas funciones, fue entrando un chiste, algún monólogo, o la idea de decir cosas de Nueva York, cosas viejas de las películas de Woody Allen, o cosas de actualidad. Hay un chiste que tiene que ver con el dólar, que ya no lo quiero decir más, pero cada vez se ríe más la gente y no lo puedo sacar. Como vivimos en Argentina, cada vez es más efectivo el chiste. Yo me siento mal haciéndolo, pero la gente lo pide -dice risueñamente-.

Después, en un momento leo una historia. Porque yo también escribo cuentos y después de los shows vendo libros a la salida. Entonces leo algunas de esa historias que tienen que ver un poco con el amor o el desamor, neurosis, mucho de ciudades, de manera inconsciente. Y a la gente le gusta porque de alguna manera viaja con las imágenes.

¿Te imaginás hasta cuándo va a estar este show en cartelera, teniendo en cuenta su facilidad para evolucionar y renovarse?

La verdad que no le ponemos fecha. En un momento ideamos ese show nuevo que es Jazz Cartoons, pero no le ponemos fin al otro. Siempre hay algo que nos sorprende, por ejemplo, cuando incorporamos la pantalla gigante, hicimos un salto, y ahora está viniendo todo el mundo cinéfilo. Ahora tenemos el mundo cinéfilo y de jazz. Ahora pasamos al teatro, y cada viene más gente nueva. Ganas de hacer otros shows tengo, pero no tenemos tiempo.

Sobre la función de esta noche en la "Tacita de Plata"

La presentación está organizada en Jujuy, por el Jazz Club Jujuy, que preside Belén López Urtado, junto al saxofonista Alomías Lizárraga, que se suma al show como invitado especial del "Woody Allen Night" de Paris Jazz Club.

Este show consta de un repertorio de jazz que Woody Allen eligió para sus películas, reviviendo la atmósfera y sonoridad tan características de películas como "Midnight in Paris", "Sweet and Lowdown", "Blue Jasmine" y "Manhattan", entre otras.

La banda propone un exquisito jazz característico de New Orleans, New York y París al mejor estilo de Sidney Bechet, Glenn Miller, Cole Porter, Gershwin y demás íconos de la época.

La música en vivo es acompañada por visuales en alta calidad de escenas de las películas que acompañan de forma muy agradable. El show cuenta también con intervenciones humorísticas, monólogos y stand up.

Paris Jazz Club está integrada por Sebastián Misuraca (piano, acordeón y monólogos), Francisco Villaveirán (clarinete, guitarra y voz), Santiago Ortolá (batería, washboard y voz), Iván Buraschi Bernasconi (trompeta y voz ) y Diego Lebrero (contrabajo).

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...