Kasandra Doria recibe a el Tribuno de Jujuy rodeada de sus "perrhijos" como ella los denominan a cada uno de los 23 caninos que habitan junto a su familia en el Sector B 6 de Alto Comedero y donde se dedica con esmero y muchísima dedicación a cuidar y brindar protección a sus huéspedes.

"Estoy en esta casa construida con muchísimo esfuerzo y no puedo conseguir la escritura y como pueden ver no solamente está mi familia humana, están estos seres vivientes no humanos que necesitan realmente de toda mi dedicación y el acompañamiento de mi familia", afirma la rescatista y proteccionista en el frente de la vivienda.

"Fue mi padre Ismael Doria Medina quien me inculcó el amor por los animales, lamentablemente murió cuando yo tenía 11 años y a partir de ese momento fue muy difícil tener un perrito o un gato pero siempre estuve pendiente de aquel que necesitaba de ayuda", afirma con su amplia sonrisa.

Nos comenta que es una agradecida de Gabriela Baduzzi quien le enseñó mucho cuando fue "voluntaria" en el Hogar "San Roque" pero desde hace diez años que se dedica a sus propios perritos, una actividad que inició casi sin darse cuenta, siempre fijándose en aquel que estaba en la calle.

"Los Carlitos"

Con emoción y mucho dolor recuerda a Carlos Urzagasti un hombre que en su vivienda de barrio San Pedrito tenía 12 perritos que al morir hace dos semanas quedaron abandonados, sin cuidado alguno y que hoy son atendidos por los vecinos, aclarando que "por suerte ya pudimos dar en adopción a tres de ellos a familias de San Pedro de Jujuy".

"Solicito -implora Kasandra Doria- que aquellas personas con un corazón cargado de amor se contacten conmigo y de esa manera poder entregarles un perro, tanto machos como hembras están castrados, son todos mestizos y es necesario que sean adoptados porque se hace muy complicado el cuidado y la alimentación" y además de quebrarse su voz, sus ojos claros adquieren un brillo especial.

Al no ser una ong, todo se hace más difícil para la rescatista, por eso es que agradece la colaboración de los vecinos y amigos que se acercan con una bolsa con alimento, "pero eso no es todo, tengo gastos de veterinario y muchas veces de tener que salir a buscar algún perrito que se extravió de los que se dieron en adopción, porque no es fácil y muchas veces los animalitos no se acostumbran y se deprimen y cuando tienen la oportunidad de huir lo hacen", aclara.

Doria no cuenta con un trabajo estable, pero eso no es un impedimento para salir cada mañana en busca de los recursos económicos que le permitan mantener a sus "perrhijos" y con una sonrisa declara a El Tribuno de Jujuy que "a las seis de la mañana y hasta la diez voy a un obrador en Alto Padilla donde vendo café a los trabajadores del lugar, de allí salgo 'volando' para el barrio Los Perales donde trabajo como empleada doméstica".

Finalmente agradece al director de Bromatología Ricardo Hueda por el apoyo que le brinda.

Quien desee colaborar con los casos de la rescatista, comunicarse al 3885 75-5061.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...