¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
3 de Marzo,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"Argentina, 1985": más que una película premiada

Sabado, 28 de enero de 2023 01:00

Por: GABRIEL VITALE Profesor de Derecho (Unlp)

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por: GABRIEL VITALE Profesor de Derecho (Unlp)

El film candidato al Oscar a mejor película internacional, luego de su aclamada proyección en los Festivales de Venecia y San Sebastián, retoma en la gran pantalla el Juicio a las Juntas Militares que lideraron los destinos de la Argentina durante la última dictadura militar.

Sin embargo, el primer aporte que realiza este drama judicial es remover la memoria, ya que gran parte de la población actual no recordaba el juicio, con la importancia política e institucional que tuvo para comenzar a construir las bases de la democracia en las últimas décadas.

Como bien refleja el guion, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas buscó la impunidad de sus integrantes, considerando inobjetables las órdenes dispuestas e intentando presionar a los poderes democráticos sobre la competencia exclusiva en su juzgamiento.

Recordamos que lo más similar era el juicio de Nuremberg, creado por las Naciones Aliadas vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, quienes determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nacionalsocialista de Adolf Hitler en los diferentes crímenes y abusos contra la humanidad. En el Juicio a las Juntas, el poder de los imputados sentados en los banquillos de los acusados, no eran de los vencidos, sino de los que tuvieron que por múltiples factores, compartir su poder, en un proceso de reorganización democrática.

En ese esquema se construye la película basada en hechos reales. El balón cae en la Justicia Federal, que era la única que, jurídicamente, podía llevar adelante un proceso penal, que jamás se había realizado a nivel internacional. Los roles del fiscal Julio Strassera, interpretado por el brillante Ricardo Darín, presionado por el escepticismo judicial, político y social, víctima de persecuciones y amenazas; acompañado de un novel fiscal adjunto Luis Moreno Ocampo, protagonizado por Peter Lanzani, descarnan el minucioso trabajo de investigación, recolección de elementos de prueba, testimonios y documentos que presentaran en el Juicio Oral y Público contra los hombres más poderosos de la Argentina. Las conversaciones de los jueces León Arslanián, Ricardo Gil Lavedra, Andrés D'Alessio, Jorge Torlasco, Jorge Valerga Aráoz y Guillermo Ledesma, reflejan los interiores debates propios del cuerpo colegiado.

Dos momentos trascendentales ocurren con la aparición del presidente Raúl Alfonsín, bien llamado el padre de la democracia, al enfrentar esta compleja situación desde su plan de campaña y la gran discusión entre Strassera y Moreno Ocampo, cuestionando las conductas que han tenido los integrantes del Poder Judicial y la Sociedad durante la dictadura militar, tensionando los roles, silencios y complicidades con el poder de turno, son contextos fundamentales para el entendimiento integral de los hechos.

En las secuencias que comparte rodaje y archivo, el testimonio de Adriana Calvo de Laborde, secuestrada y torturada en 1977, mientras cursaba seis meses y medio de embarazo, desagarra los guiones con su crudeza. La realidad con que se refleja cada uno de los momentos de sometimiento, tortura y esclavitud impactan al público en general, culminando con el alegato final, reproducido fielmente por un comprometido Ricardo Darín, quien entabla la responsabilidad política e institucional con la democracia, y los derechos humanos en la República Argentina.

Esta película, más allá de sus premios, busca un lugar en la historia; ya que el Juicio a las Juntas representa un hecho histórico, ejemplo para el mundo. Los docentes utilizamos esta película en la universidad para explicar diferentes aspectos penales y procesales, pero principalmente, para entender que los Derechos Humanos se construyen con hechos concretos y eficientes para formar una política publica de Estado. La democracia se construye cotidianamente y, hoy más que nunca, este film colabora elocuentemente con ese compromiso.

 

Temas de la nota

Temas de la nota