¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
19 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"Thomsen lloró por él, no quiso reparar nada de todo el daño hecho”

El abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando, sostuvo que los rugbiers "están todos en una fiesta de fin de curso, porque están juntos y contenidos, sin acceso a la población carcelaria".

Sabado, 28 de enero de 2023 08:11
Máximo Thomsen.

Fernando Burlando, abogado querellante de la causa de Fernando Báez Sosa, está en el centro de la escena mediática y sigue arrojando definiciones para la causa. 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Fernando Burlando, abogado querellante de la causa de Fernando Báez Sosa, está en el centro de la escena mediática y sigue arrojando definiciones para la causa. 

“En algún momento pensé que iba a ser una tarea muy compleja porque dudé de que Tomei pudiera defender a los ocho acusados, pensé que el juicio iba a demorar un poco más de tiempo”, dijo Burlando.

Para el entrevistado: “El alegato de Tomei no me pareció interesante y no va a modificar absolutamente nada de lo que vimos y oímos en las audiencias”. “Me pareció una locura que haya mostrado un vídeo mío, no tiene nada que ver con la causa. Pensar que los medios pueden influir en la decisión de los jueces no tiene sentido”, añadió.

“El uso de la palabra de Graciela Sosa (mamá de Fernando) fue un gran desahogo, le habló a la Justicia y eso a una víctima le puede dar calma”, aseguró el letrado. “No solo queremos lograr la verdad en el caso sino también darle calma a los padres de Fernando”, completó.

Las lagrimas de Máximo Thomsen 

“Fue todo una estructura armada la declaración de los imputados, no aportó nada a la causa. Todos tenían el mismo discurso, Thomsen lloró por él, no quiso reparar nada de todo el daño hecho”. "Thomsen no quiso reparar nada el corazón de Silvino y de Graciela, porque ninguno de los acusados se atrevió siquiera a mirar 15 grados a su derecha al sector donde estaban los padres", sentenció el abogado de la querella.

En la misma línea, Burlando continuó: “Saben que lo que viene es un castigo duro de la ley, lloraban por eso. Por ahora están todos en una fiesta de fin de curso, porque están juntos y contenidos, sin acceso a la población carcelaria. Quizás hubiera sido bueno que convivan con los presos para tener más contacto con la realidad”.