¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
25 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Fabrican en Japón un robot que se convierte en auto y puede ser conducido

Los amantes de la ciencia ficción siempre han soñado con robots capaces de cambiar su forma y desempeñar múltiples roles, como los icónicos “Transformers”.

Martes, 24 de octubre de 2023 16:21

Archax es un robot de 4,5 metros de altura con un peso de 3,5 toneladas, y su característica más destacada es su capacidad para transformarse en un automóvil que puede ser conducido. En modo auto, puede alcanzar una velocidad de 10 kilómetros por hora. Posee 26 articulaciones que le permiten realizar una variedad de movimientos sorprendentes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Archax es un robot de 4,5 metros de altura con un peso de 3,5 toneladas, y su característica más destacada es su capacidad para transformarse en un automóvil que puede ser conducido. En modo auto, puede alcanzar una velocidad de 10 kilómetros por hora. Posee 26 articulaciones que le permiten realizar una variedad de movimientos sorprendentes.

El control de Archax se puede realizar tanto desde el exterior como desde el interior. Cuando se conduce desde el interior, el piloto se encuentra en una cabina completamente aislada del mundo exterior. Esta cabina cuenta con una pantalla táctil, tres paneles adicionales, dos pedales y dos joysticks para un control completo.

De acuerdo con Urban Tecno, este increíble robot/auto está construido con una combinación de acero y una aleación de aluminio, y también cuenta con componentes fabricados a través de impresión 3D. Los creadores de Archax se han asegurado de que el diseño no solo sea funcional, sino también estéticamente atractivo. Además, el proyecto cumple con los estándares internacionales ISO y JIS.

Archax, que se desplaza sobre cuatro ruedas, puede cambiar entre el modo robot y el modo coche con tan solo pulsar un botón. El piloto permanece en una posición sentada en todo momento.

En caso de una emergencia, el funcionamiento de Archax puede detenerse de inmediato a través de interruptores tanto en el exterior como en el interior de la cabina. El piloto también tiene una salida de seguridad a través de una trampilla en la parte superior.

Por el momento, Tsubame Industries, cuyo lema es “convertir la ciencia ficción en ciencia realidad”, ha puesto a la venta cinco unidades de este robot por un precio que ronda los 2,5 millones de euros. Sin lugar a dudas, han captado la atención tanto por su forma única como por sus impresionantes características de ingeniería y mecánica.

Temas de la nota