¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
19 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

18 de noviembre, Día de la Autonomía Política de Jujuy

Sabado, 18 de noviembre de 2023 01:02

Por: DAVID MAREÑO, DOCENTE

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por: DAVID MAREÑO, DOCENTE

Como jujeños, debemos tener memoria histórica de un día glorioso, el 18 de noviembre, Día de la Autonomía Política de Jujuy, sucedida en el año 1834.

La palabra autonomía, significa facultad de gobernarse a sí mismo.

Autonomía política: sancionar su propia Constitución, administración su gobierno, elegir sus propias autoridades.

Nuevamente el pueblo jujeño, protagonista de su historia en un hecho de dio inicio a su destino de progreso y desarrollo permanente. Fue Jujuy y su pueblo que, en el año 1834, se constituía como la provincia número catorce en ese año, dentro de la Confederación Argentina. Logro concretado luego de un largo proceso histórico-político. Mas precisamente desde su fundación en 1593.En el marco nacional, desde la Revolución de Mayo de 1810, nuestro anhelo de autonomía. Se gestaba en forma permanente, todos nuestros representantes en convocatorias y gobiernos nacionales, llevaban instrucciones sobre tal petición, que por inconvenientes políticos y militares, las guerras permanentes, postergaban su tratamiento. El doctor canónigo Juan Ignacio Gorriti, genera en esta etapa la autonomía en 1811 sosteniendo que "la ciudad de Jujuy y su jurisdicción (…) se gobierne a sí misma".

El doctor Teodoro Sánchez de Bustamante, un gran protagonista en el Congreso de 1816, lleva entre sus instrucciones del Cabildo lograr el reconocimiento de la autonomía, expresando "la igualdad de derechos, la libertad y soberanía o independencia natural de cada provincia y de cada pueblo de las que la componen….". Hasta la petición del general Manuel Arias al general Güemes, que provocó su separación definitiva.

Llegado el momento, en la madrugada del 18 de noviembre de 1834 un grupo de vecinos reunidos en la sala municipal de Jujuy, con la presidencia del coronel José María Fascio, por unanimidad disponen la Autonomía Política de Jujuy, o sea que "dejar de depender de Salta y decidir por sí su suerte y arreglar su destino". Acción consolidada en la batalla de Castañares del 13 de diciembre de 1834. El Gobierno Nacional el 17/09/1836 nos reconoce como provincia autónoma.

El coronel José María Fascio es designado gobernador provisorio, después se sanciona la primera Constitución provincial en 1835. Ahora, nos correspondía a los jujeños el uso de los derechos soberanos. Así, Jujuy inicia un proceso de organización política y de progreso económico, social y cultural

Reflexiones. Los jujeños, hicimos grandes esfuerzos en forma permanente para lograr la autonomía. A partir de ello, iniciamos un proceso de desarrollo institucional y económico. Nos auto gobernamos, y disponemos nuestro destino. Es una fecha que nos recuerda que somos un pueblo soberano, que decidió recorrer el camino de la libertad y la independencia y por eso debemos seguir luchando todos los días para defender este legado. El espíritu de libertad siempre se ha mantenido en los jujeños, que fue trasmitido de generación en generación a manera de un blasón inmaculado, hay que aclarar que Jujuy no consiguió su libertad a través de una norma legal, sino por virtud del pronunciamiento categórico de sus hijos dilectos, que luego defendieron con amor y fuerza.

Es una acción histórica de todos los jujeños, como pueblo, reafirmando el principio político de autonomía, en cada elección y acción que tomamos, no debemos permitir que nos arrebaten la decisión autónoma e independiente de nuestro destino como provincia. Hoy tenemos el deber de continuar, ese ideal con imaginación y fuerza. ¿Estamos en condiciones? ¿Estamos actuando con el espíritu de los hombres de 1834? ¿Pensamos en lograr el progreso y desarrollo de la provincia? Dejemos de lado las individualidades, los sectarismos, las mezquindades. En los tiempos difíciles, hoy, debemos ser más jujeños que nunca.

(*) David Mareño es miembro del Instituto protagonistas de la historia de Jujuy.