¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
13 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Manos hábiles de madres que comparten con sus hijos

Abrir las puertas del universo creativo a través de las manualidades es terapéutico y motivador para las personas.
Viernes, 24 de noviembre de 2023 00:27

Sumadas a las virtudes que se dejan ver en los trabajos terminados, las manualidades y el reciclado son ideales para habilitar la destreza artesanal y enfocar la atención en la tarea, tras realizar con entusiasmo objetos funcionales.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Sumadas a las virtudes que se dejan ver en los trabajos terminados, las manualidades y el reciclado son ideales para habilitar la destreza artesanal y enfocar la atención en la tarea, tras realizar con entusiasmo objetos funcionales.

Es así que con la paciencia y la creatividad como estandartes incondicionales, las madres de la fundación "Aquí estoy" comparten semanalmente este quehacer que junto a sus hijos efectúan para contener y fomentar -desde lo lúdico- las capacidades cognitivas.

Los días lunes por la tarde, ellas brindan dedicación a través de los trabajos que realizan colmadas de sonrisas y ganas de aprender para aceptar sus historias y situaciones.

Se trata de mujeres luchadoras que tienen una meta y es la de contener a jóvenes como protagonistas, para seguir buscando un bienestar general que los nuclee.

La presidenta de la fundación "Aquí estoy", Adriana Chávez, encontró en las manualidades ese foco pleno para incentivar las acciones que le permitan estar conectadas a la realidad e incentivar a las personas con discapacidad para realizarlas con esmero.

"Mi abuela cosía y aprendí a través de ella. Hice mi primera puperita a los 14 años", expresó la referente quien es madre de una joven con discapacidad severa.

ARTE EMBOTELLADO | CON COLORES APLICADOS PARA LA CELEBRACIÓN DE NAVIDAD.

"Muchas tuvimos que dejar de trabajar para dedicarnos a nuestros hijos y buscamos algo aunque sea informalmente para ayudar en nuestro hogar", dijo Chávez, quien aseguró -en un principio- no conocer al ciento por ciento su habilidad manual sino hasta que la retomó cuando mejoró la salud de su hija Andrea Zapana.

"Cuando me dieron el diagnóstico severo de mi hija, no se me cruzaba la idea de hacer manualidades, porque mi cabeza estaba en su discapacidad y tuve que dejar de trabajar para acompañarla en todo su proceso", afirmó Chavez que se animó a concretar esta actividad primero para regalar a otras personas y, luego, para colaborar en su hogar.

Empezó con la elaboración de cajas de fibrofácil, cortaba la madera con una sierra de mano y terminaba con los brazos cansados. Pero no se dio por vencida en su lucha y siguió buscando alternativas a fin de realizar nuevas tareas.

"Mi esposo empezó de a poquito cuando se podía a comprar herramientas y me regaló mi máquina de coser, yo feliz. Él siempre tratando de ayudarme en mi emprendimiento", recordó con cariño.

Actualmente, Chávez combina costura con sublimado y realiza sets materos, botitas navideñas, bolsos, almohadones, cartucheras, manteles y fundas para notebooks, que -entiende- son desafíos importantes para superarse y ayudar. El objetivo de su tarea radica en incentivar y dar a conocer a otras madres, que además de velar por los cuidados, pueden dedicar su tiempo a otras actividades para trabajar con la severidad de sus hijos.

JÓVENES EN ACCIÓN | CANALIZAN SUS ENERGÍAS EN TRABAJOS ORIGINALES.

"Hay mamás que siguen trabajando y que para ellas es un sacrificio porque en determinados lugares no se las considera, por eso mi objetivo es poder buscar y generar también alguna posibilidad de venta. Desde la fundación oportunidad que hay, comunico para que preparen y nos vamos a exponer y vender. Varias de ellas preparan ensalada de frutas, bizcochuelos, tartas, sándwiches y jugo de pelón, es decir, lo que cada una puede hacer", dijo Chávez, considerando que las madres deben ser generadoras de sus emprendimientos y potenciarlos.

Cada viernes se prepara el material para que el lunes sean dispuestos como elementos y, así, poder trabajar. Los jóvenes con discapacidades también tienen habilidades y cuando las descubren, la sorpresa es de todos. Las madres realizan reciclado de botellas de vidrio y se predisponen al trabajo de pintura con base o sin base para adornar las futuras mesas navideñas.

Y es que las madres de personas con discapacidad tienen por preocupación solventar la salud y rehabilitación de sus retoños, pero al mismo tiempo tienen que atravesar burocracias, trámites y gestiones, como así también alegrías y evoluciones respecto de cada caso.

El año pasado se inició la modalidad de las manualidades, idea inicial que se puso en práctica, junto a la profesora Élida Arjona, donde el entusiasmo de las madres y los chicos fue notable en los trabajos que se exponen.